imagotipo

OPEP, pacto y dudas

  • Rodrigo Chávez Fierro

 

@chavezfierro

La Organización de Países Exportadores de Petróleo anunció la semana pasada un recorte a la producción de crudo entre sus integrantes por 1.2 millones de barriles con el propósito de eliminar la sobreoferta global y buscar un impulso en los precios. La OPEP ubicará su producción en 32.5 millones de barriles a partir del primer de enero de 2017.

Arabia Saudita llevará el liderazgo entre los recortes al disminuir en 486,000 barriles su producción. Por su parte Irak 210 mil; Kuwait 131 mil; Emiratos Árabes Unidos 139; Venezuela 95 mil; Angola 78; Argelia disminuirá 50 mil; Qatar 30 mil, Ecuador 26 mil; Gabón 9 mil. El acuerdo señala que Libia y Nigeria quedarán exentos de las rebajas, en tanto que se permitirá a Irán alcanzar su producción anterior a las sanciones calculada en 3,979,000 barriles.

La Agencia Internacional de Energía calcula que con el recorte anunciado, la producción mundial de petróleo se sitúe en los 94.70 millones de barriles, bajando desde los 95.77 millones. La demanda global es de 94.40 millones con lo que se espera ir reduciendo la brecha entre demanda y oferta del oro negro.

Todavía falta por definir si los países no miembros de la OPEP se unen al pacto con una descenso de 600,000 barriles con lo que se lograría una sobredemanda trayendo consigo una reducción en los inventarios de petróleo. Las estimaciones apuntan a que de concretarse el recorte adicional de los países no miembros se lograría un déficit entre la oferta y la demanda por 300,000 barriles al día. Asimismo se considera que en 2017, el consumo mundial de petróleo aumente 1.15 millones de barriles, generando una subida en la cotizaciones.

No obstante, desde Morgan Stanley anticipan que una subida en los precios traería consigo un aumento en la producción de petróleo obtenido a través de la técnica del fracking en Estados Unidos, así como una mayor inversión en el Mar del Norte que traería consigo una limitación en el alza de los precios, volviendo a traer un descenso en los mismos hacia finales del próximo año.

Los analistas de Goldman Sachs visualizan que los precios caerían a 50 dólares por barril para la segunda mitad de 2017 una vez que hayan llegado a niveles de 60 dólares.

En México, la Secretaría de Energía informó que el país mantendrá su meta de producción para el siguiente año calculada en 1,944,000 barriles; cifra menor a lo que se espera termine 2016 de 2,159,000 barriles.

En los días siguientes a darse a conocer el acuerdo, el crudo Brent se disparó en un 16 por ciento en dos sesiones, con lo que acumula ya una ganancia del 45.46 por ciento en lo que va de 2016 y del 94.51 por ciento desde los mínimos registrados a finales de enero cuando llegó a cotizarse en 27.88 dólares por barril.

El acuerdo tendrá una duración de seis meses, sin embargo supone el primer recorte en la oferta por parte de la OPEP desde 2008. No obstante, podrá ser insuficiente para impulsar una recuperación importante en los precios del oro negro y frenar la sobreoferta.

La influencia de la OPEP ha disminuido los últimos años ante la subida en la producción de crudo en Estados Unidos bajo la técnica del fracking, a lo que se suma la importante producción de países no miembros como Rusia, Brasil, Canadá y Kazajistán.

El repunte en los precios del crudo dependerá de la disciplina de los miembros del cartel por cumplir sus metas. En caso que los países no sean capaces de ajustar su producción a lo acordado, podremos ver de nuevo el crudo en niveles de 30 dólares por barril.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)