imagotipo

Pasión por tu Bienestar – 4 mitos de nutrición

  • Veva Palacios

Especialmente en temas de nutrición existen un sinfín de mitos que ni siquiera llegamos a cuestionarnos, pero hay que tener cuidado con qué ideas permitimos se adueñen de nuestra mente y terminen rigiendo nuestra vida.

Muchos de ellos pueden tener su parte de verdad. Sin embargo, muchas veces conviene evaluar si tiene sentido seguirlos tan al pie del cañón. Por ejemplo:

  • Hay que hacer 5 comidas al día. Es verdad que en general sería una muy buena forma de distribuir los alimentos haciendo 3 tomas formales y 2 pequeñas colaciones,. Pero si alguna ocasión tuviste alguna comida muy pesada, no es necesario hacer esa tercera fuerte. Sin duda te vendrá mejor dejar descansar a tu cuerpo y compensar esa toma tan copiosa. Por otro lado, hay quienes acostumbran hacer probablemente 2 comidas y hacer 5 de jalón podría resultar poco viable y aceptable por su cuerpo. Es mejor ir haciendo cambios paulatinos adaptados a las necesidades de cada persona e inclinarnos hacia el equilibrio.

  • Comer fruta después de las 6:00pm engorda. Muchas personas con tal de evitar esas frutas nocturnas, terminan metiendo otros hidratos de carbono a esas horas o incrementando el aporte calórico con otros nutrimentos (en lugar de moderar estos) y por lo tanto, complican el conseguir perder peso. No es obligatorio eliminarlas, pero si, como todo hidrato de carbono, intentar incluir la mayor parte en las primeras horas del día.

  • Si quieres aumentar tono muscular, consume principalmente proteína en todas tus tomas. Aunque la proteína resulta indispensable para aumentar el tono muscular, recordemos también que es indispensable consumir ciertas calorías no proteicas para que estas puedan ser conformadas. El aumentar un exceso de las mismas puede resultar innecesario y encarecer tu alimentación sin sentido.

  • Debes consumir 2 litros de agua al día. En realidad esta es una generalización práctica, pero la forma adecuada de cuándo líquido debemos consumir es de 30-35 mililitros (ml) por kilogramo (kg) de peso actual. Por ello multiplica tu peso en kilogramos por 30 y 35 para sacar el estimado en mililitros. Ejemplo: 60x30ml=1,800ml y 60x35ml=2,100ml. Por lo tanto tu consumo de líquidos (incluyendo agua, tés, caldos, etc.) debe ser idealmente de 1,800ml- 2,100ml o 1.8 litros- 2.1 litros.

Muchas veces puede resultar complicado discernir los mitos nutricionales de la realidad. Sin embargo, conviene mucho analizar cuál es en realidad adecuada para tu persona. No creas, pero tampoco descartes todo lo que escuchas. Nútrete de las mejores ideas y nutrirás tu cuerpo de una mejor manera.