imagotipo

Pasión por tu Bienestar – A volar esas mil calorías de culpa, carta al 2017

  • Veva Palacios

Como todo cierre de año, seguramente estarás con ese inevitable sentimiento de culpa por haber comido de más, haber subido de peso divinamente, haber dejado el ejercicio y esos buenos hábitos que medio habías conseguido mantener; y un sinfín de cosas que no lograste y te habías prometido. Y si, es irónico, pero todos queremos tener felices fiestas aunque muchas veces llegamos por estas felices fiestas a felices (o no tan felices) dietas por la cruda que nos cargamos por haber halagado a nuestro cuerpo con deliciosas comidas en cantidades exageradas y siempre queriendo calmar la conciencia con el “total… ya en enero empiezo”. No te juzgo y, si de algo te sirve, te comparto que no eres el único y que es algo muy normal.

Me imagino que, como de costumbre en estas fechas, estos propòsitos de todos los años quieren volver a encabezar tu lista, lo cual está perfectamente bien. Sin embargo, me encantará que esta vez no cierres con el sentimiento fatalista de lo que quedó pendiente, sino con la seguridad de que algo se puede hacer y que solo requiere un cambio enfoque, asì que cuenta conmigo para acompañarte en este nuevo camino de recuperes esa confianza en ti y en tu capacidad de cambio.

Este 2017 podemos trabajar en que logres alcanzar un estilo de vida saludable, que no es sinónimo de únicamente comer pechuga y lechuga o frutas y verduras, o cuando te privas de todo lo que te gusta o crees te engorda. Un estilo de vida saludable es hacer elecciones saludables, tener pensamientos saludables, elegir alimentos saludables y elegir todo un conjunto de alternativas que te haga, sentirte feliz, verte bien y evitar malestares e incluso enfermedades. ¿Le entras al juego? ¿Por qué no ver la opción de poder combinar el nutrirte adecuadamente con los alimentos y a la vez poder disfrutar de lo delicioso que puede ser en cuanto a sabor, textura, imagen, aroma y el simple placer que te produce comerlo?

El arte de ser saludable es toda una cultura que viene desde lo más profundo de nosotros, hasta lo más superficial. Así que al manejarsanamente emociones y pensamientos puedes también aprender a comer, que no es necesariamente decir no a los antojos, es aprender a hacerlo con conciencia, moderación, en el momento y con el fin adecuado. Aprender a comer no es sacrificarte ni pasarla mal, todo lo contrario. Aprender a comer es vivir con plena libertad de elegir lo que gustes, de saber hacerlo con conciencia, haciendo elecciones inteligentes para ti y sabiendo que tú eres el que está decidiendo en todo momento qué llevar a la boca y que las consecuencias se verán reflejadas en ti; en tu estado emocional, en tu cuerpo, en tu autoestima, en tu salud.

Despide este año las culpas. Si estás hasta la verdura de dietas y este año cierras con una talla más grande ¡No te preocupes! Igual es una buena inspiración para encontrar un amor así de grande; pero que este año tu propósito sea encontrarlo con la medida que te sientas bien, con la congruencia en tus pensamientos, propòsitos y acciones, con energía, sintièndote cómodo, con vitalidad y con un estado de salud que te permita vivir la vida como siempre has querido. Imagínate ya con el objetivo alcanzado, que luces como te quieres ver, que te sientes como deseas vivir y que además estás invirtiendo en tu salud y calidad de vida, con esa intención, determinación y satisfacción te invito a decir: ¡Bienvenido 2017!