imagotipo

Pasión por tu Bienestar – Nutre tu bienestar este año nuevo

  • Veva Palacios

Estás ya en pleno arranque de año y seguramente con toda la intención de emprender todos esos cambios que te has propuesto para este 2017. Igual y ya iniciaste con algunos, pero seguramente otros te han dejado inquieto porque por alguna razón no te han sido posibles. Esto suele dejarnos inconformes, pero no te paralices, iniciar con una nutrición a tu bienestar general puede ser la clave para que la historia que sueles repetir todos los años sea distinta.

Seguramente varios de tus propósitos, como de costumbre, están enfocados en tu cuerpo y no me sorprende; pero debes tener muy presente que para que estos cambios sean definitivos, deben de partir desde la aceptación de tu propio cuerpo y con el deseo de que tu enfoque principal no sea un peso en si o una talla en especial, sino un plan de vida integral que involucre tanto nutrición de tu cuerpo, como nutrición de tus ideas, emociones y gustos. De todo aquello que te hace feliz.

Tips generales para nutrir tu año nuevo de bienestar:

  • Confía en que si haces las cosas bien, estarás bien. ¿Cuántas veces no has iniciado con un plan de alimentación y quieres saber qué tan bien resultará? ¿no te parece irónico? Si haces las cosas bien, ten la certeza de que te encontrarás mejor que como iniciaste; confía en la capacidad de cambio de tu cuerpo, háblate siempre en positivo y recuerda que la nutrición de tus ideas es el primer paso para lograr tener un cuerpo bien nutrido y sano.

  • Evita esperar resultados sobrehumanos y mejor establece metas realistas. Eres humano y debes saber no hay dietas o tratamientos milagrosos. Sin embargo, metas a corto plazo pueden ayudarte a demostrar de tu capacidad de alcanzar lo que te propones.

  • Olvídate de la palabra dieta. Este término muchas veces no toma en cuenta nuestro bienestar emocional y por lo tanto causa mucho estrés y resultados poco favorables en tu peso nada más de tener esa palabra en mente. Enfócate mejor en hacer una listita con las áreas de oportunidad que tienes para mejorar hábitos en tu vida diaria.

  • No cuentes calorías. En mi personal punto de vista, si buscas cuidar tu cuerpo, más que contar calorías debes cuidar la calidad de alimentos que llevas a la boca. Esto no solo te ayudará a evitar traumas futuros, sino que sentirás los cambios en tu digestión, peso, energía y rendimiento.

  • Rota tus alimentos. Si eres de quienes acostumbra desayunar, comer y/o cenar casi diario lo mismo, te sugiero rotar lo que comes. Esto es, comerlo un día si y dos días no. Por ejemplo: si desayunas huevos diario, procura comerlos el lunes, evítalos el martes y miércoles y puedes volverlos a tomar el jueves. Esto te permitirá evitar inflamación, eliminar síntomas de sensibilidad y ayudar a variar tu consumo de alimentos.

Pero sobre todo CONECTA CON TU CUERPO. Vive la delicia de plantearte metas y conseguir logros que enriquezcan tanto a tu cuerpo, como mente y espíritu para generar armonía y verdaderamente nutrir tu bienestar.