imagotipo

Pasión por tu Bienestar – Peso cíclico contra tu nuevo peso

  • Veva Palacios

Hoy por accidente abrí un libro de “Nutrición para la salud, condición física y deporte” de Melvin H. Williams en una página que hablaba acerca del “peso cíclico” o el conocido síndrome “yo-yo”, lo que llamó mucho mi atención y me parece un tema ideal del cual hablar, ya que a muchos de ustedes les sonará muy familiar. Hablaba acerca de que existe un síndrome de dieta crónica, donde en lugar de llevarse a cabo una alimentación equilibrada, se tiende a ir a los excesos con intervalos de dietas con un consumo calórico excesivo y otras con aportes muy escasos e insuficientes (mientras aguantas), convirtiéndose en el cuento de nunca acabar en cuanto a la lucha por conseguir un peso y donde rara vez se consigue mantener un peso saludable a lo largo del tiempo. ¿Te identificas con ello? Seguramente si.

Existen investigaciones que revelan que cuando se llevan a cado estas dietas de muy pocas calorías, el cuerpo tiende a disminuir de masa magra, tiende a haber una disminución en el gasto del cuerpo en reposo, un menor efecto térmico del alimento, así como una mejor eficiencia de los alimentos al gastar menos energía al por procesados por el cuerpo. Todo ello llevando a propiciar una futura ganancia de peso al volver a normalizar la alimentación, donde además la pérdida de músculo que hubo para intentar obtener glucosa (siendo algo que no es fácil de recuperar) se tiende a intentar acumular todo cuanto llega como mecanismo de defensa; y por esto se tiende a recuperar el peso perdido pero no de la misma forma, sino a través de una mayor cantidad de masa grasa.

Las primeras investigaciones muestran que este peso cíclico lleva a tener mayor cantidad de grasa corporal con el mismo peso que se tenía antes. Al mismo tiempo otros estudios dicen que la composición corporal no se ve afectada mientras no excedas la ganancia de lo que se había perdido y que tampoco existen aumento de riesgos contra la salud.

Entre que si o no, ojo, no desesperes. Sin duda será mejor que poco a poco intentes mejorar tus hábitos y perder peso paulatinamente y mantenerlo estable, que perderlo de una forma demasiado rápida y que generalmente es recuperarlo en forma de grasa, misma que tiende a ser depositada en zona abdominal, aumentando además los riesgos de la salud.

Ten presente que el chiste no es buscar hacer “dieta” temporal como se suele hacer, sino hacer una lista de hábitos saludables que pudieras ir incorporando a tu vida diaria e irlos sumando uno a uno para lograr hacer un estilo de vida más saludable, en lugar de una etapa estricta inhumana que te lleva a un desequilibrio físico, psicológico y emocional.

Acepta tu cuerpo tal cual es y has lo que esté en tus manos por estar lo más sana y cómoda posible acudiendo a pedir apoyo de profesionales de la salud que, a través de técnicas saludables, te ayuden a acercarte a tu objetivo haciendo que este proceso vaya consiguiendo una adaptación en tu cuerpo que le permita mantener estos cambios a largo plazo.

Trata a tu cuerpo con el cariño que quisieras los otros te trataran y verás cómo cualquier cambio será más fácil de mantener. Dile adiós a tu peso cíclico y consigue tu nuevo peso lleno de bienestar y con la certeza de se mantendrá.