imagotipo

Pasión por tu Bienestar – Rompe el paradigma y cambia este fin de año

  • Veva Palacios

Pareciera que en automático se acerca el fin de año y todos vemos venir la convivencia social, la comedera desmesurada y el ganar unos kilitos pase lo que pase; como si esto fuera ya una consecuencia casi obligada de la época.

Sin embargo, este año pudieras jugar diferente tus fichas y, antes de dejar venir esta ola de descontrol, pensar en cómo puedes prevenir que pase lo que suele pasar. Primero que nada debes sentirte capaz. A pesar de que suelen haber muchas reuniones y eventos sociales, tú puedes hacer elecciones más inteligentes que todas las veces anteriores. Esto no significa no comer rico ni darte lujos, sino medir tus porciones y comer con atención plena para realmente hacer conciente a tu cuerpo del hecho de estarse alimentando con todos tus sentidos (olfato, vista, oído, tacto, gusto) y poder así disfrutarlo plenamente.

  1. Busca mantener o iniciar con los hábitos buenos como hidratarte adecuadamente, consumir frutas y verduras a diario, realizar actividad física y descansar adecuadamente.

  2. Consume frutas naturales o puedes preparar un rico ponche hirviendo las de temporada de tu preferencia (guayaba, manzana, tejocote, durazno, etc.) con canela y estevia para preparar un delicioso ponche sin azúcar.

  3. Consume suficientes verduras. Prepara cosas calientitas para que se antojen más por el clima como por ejemplo: sopas o cremas de verdura (sin leche) o parrilladas con pollo o pescado, aceite de oliva y limón.

  4. Si te cuesta beber agua natural por el clima, puedes apoyarte consumiendo tés o infusiones para completar tu consumo de líquidos y endulzar con algún edulcorante no calórico.

  5. No pongas de pretexto el clima para no realizar actividad física, busca algo que te encante o que de plano puedas hacer en casa para no tener justificación alguna para no hacerlo como brincar la cuerda, hacer abdominales o seguir alguna rutinita que puedas conseguir en internet y de la que no dependas de nada ni nadie más para llevar a cabo.

  6. A pesar de que siempre tenemos muchas cosas qué hacer, busca darte un tiempo para ti, para estar en paz, en contacto contigo mismo. Puede ser desde darte una siesta, un buen baño, dormir a tus horas o simplemente dedicar unos minutos a hacer algo que disfrutas.

  7. Intenta en cada ocasión comer el mínimo necesario para estar bien, probablemente podrás darte cuenta de que muchas veces basta menos cantidad de la que te imaginabas para quedar saciado.

  8. Cuando te toque llevar algo para alguna convivencia, lleva algo saludable para garantizar que al menos eso puedas consumirlo sin problema.

  9. Si en alguna ocasión te costó mucho controlar tus porciones, busca compensar recortando el aporte calórico de las siguientes comidas aumentando el volumen de verduras y disminuyendo el de hidratos de carbonos y grasas. También puedes ayudarte a compensar este consumo extra realizando un poco más de actividad física como caminata, bicicleta, elíptica o lo que más te guste.

Recuerda que solo tú eres responsable y el indicado para hacerte cargo de ti mismo.