imagotipo

Pasión por tu Bienestar – Tips para cuidar tu glucosa

  • Veva Palacios

Hoy en día encontramos a muchas personas que, al realizarse laboratorios, descubren que tienen la glucosa limítrofe o que incluso padecen ya diabetes. La diabetes se presenta cuando el cuerpo deja de producir insulina por completo (como lo es mi caso) o cuando produce insulina pero el cuerpo no la identifica o cuando hay una cantidad insuficiente. Esto ocasiona que no se pueda convertir la glucosa en energía y por lo tanto eleve sus cifras en sangre. Sin embargo puedes tener un excelente manejo si aprendes a conocerte mejor y llevar a cabo algunos tips.

Para controlar estos casos es necesario tomar medicamento y/o en los casos donde ya no se produce insulina o se quiere un control muy minucioso de la glucosa, se puede apoyar con la aplicación de insulina. Sin embargo, existen algunos tips que están en tus manos y pueden ayudarte a manejar cifras normales:

  • Camina 30 minutos al día, el ejercicio aumenta la sensibilidad a la insulina y por lo tanto hace que la aproveches mejor. Muchas veces disminuye la dosis requerida en casos de personas que la inyectan.

  • Evita el estrés, ya que puede elevar sus cifras de glucosa. Se recomienda hacer yoga, meditación, dar un paseo en contacto con la naturaleza o simplemente hacer respiraciones profundas.

  • Elije alimentos bajos en grasas trans y sin azúcar. Aunque ciertos alimentos digan “sin azúcar”, cuida que no sean tan procesados o refinados, ya que de ser así pueden elevar la glucosa aún siendo alimentos libres en azúcar. Hay que cuidar el tamaño de las porciones.

  • Opta siempre por elegir los cereales tienen más fibra como: pastas integrales, arroz integral, etc.; ya que esta ayuda a que los picos de glucosa no sean tan acentuados.

  • Evita consumir bebidas azucaradas y las frutas en jugo, ya que la mayoría de la fibra le es eliminada en este proceso, favoreciendo que la glucosa se eleve rápidamente. Consúmela mejor entera y con cáscara si es comestible.

  • Incluye en cada comida si es posible verduras verdes (idealmente la mitad del plato) en la presentación que más las disfrutes. Ayudan a bajar de manera importante el índice glucémico (IG) de los alimentos (que es el que determina la rapidez con que los hidratos de carbono que consumimos se convierten en glucosa). Así, además de evitar picos de hiperglucemias (glucemias elevadas que son las que afectan muchas veces la vista, riñones y circulación), la energía nos dura más tiempo y nos podemos mantener más estables.

Esto y mantenernos en paz y fomentando el autocuidado y autoconocimiento, son piezas claves para un buen control de la glucosa. Recuerda que puedes apoyarte de tu nutriólogo para comer cosas deliciosas y mantener tus cifras perfectamente normales con un estilo de vida saludable.