imagotipo

Principios que deberán guiar la relación bilateral México-Estados Unidos

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

El Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales recientemente ha sido reconocido como el mejor Think Tank de México y Canadá por el Global Go-To Think Tank Index Report 2016. En este contexto, el COMEXI ha dado a conocer lo que consideran sus integrantes deben ser los 12 principios que deberán guiar la relación bilateral México-Estados Unidos, los cuales me permito reproducir.

El Gobierno de México está por iniciar conversaciones con el Gobierno de los Estados Unidos sobre los temas de la agenda bilateral, la relación más importante que guarda México por sus dimensiones e impacto sobre el bienestar de la población. A la luz de esta realidad, proponemos la adopción de un conjunto de principios:

  1. México y Estados Unidos han gozado de una relación amplia y profunda que ha servido los intereses económicos y de seguridad nacional de ambos países.
  2. La funcionalidad de la relación ha creado la percepción en Estados Unidos de que México es un blanco político fácil y que el bienestar de los mexicanos no tiene consecuencias significativas para los estadounidenses.
  3. En realidad, la prosperidad y la seguridad nacional de los Estados Unidos depende directamente de un México próspero y cooperativo. Sólo un México estable y deseoso de cooperar con el Gobierno de Estados Unidos garantiza la seguridad estadounidense.
  4. Existe una enorme asimetría de impactos: aunque hay algunos sectores industriales estadounidenses que ganan sensiblemente en su competitividad gracias a México, el impacto de las decisiones económicas y políticas estadounidenses sobre México puede ser extraordinario, como ilustran los movimientos cambiarios de los últimos meses.
  5. El Gobierno Mexicano debe enfocar su posicionamiento estratégico hacia el conjunto de la relación, no hacia sus componentes individuales. Esto es lo que sucedió en 1988 cuando México y Estados Unidos acordaron una relación de concordia y cooperación que eventualmente hizo posible el TLC.
  6. El enfoque de seguridad debe ser el eje rector de las negociaciones. En temas comerciales, es la seguridad económica y la estabilidad social en México. En temas migratorios, son los permisos formales temporales para brindar seguridad respecto de quién entra a EUA. Afectar al Gobierno Mexicano en el campo de la gobernabilidad y alimentar el descontento social en México genera riesgos para los Estados Unidos. En temas de inteligencia es indispensable la cooperación para fortalecer la seguridad.
  7. Retomar los aprendizajes y las aportaciones de la Alianza para la Seguridad y Prosperidad en América del Norte (ASPAN), que planteaban lo que debe ser el enfoque de la negociación actual: la prosperidad compartida es el eje de la seguridad regional.
  8. El tema comercial debe de ser abordado desde la perspectiva trilateral. Canadá es un mercado de importancia creciente para las exportaciones e inversiones mexicanas. En la cadena de producción y abasto en América del Norte participan los tres países. Las tres naciones saldrían fortalecidas de cooperar en el proceso de modernización y automatización de los procesos manufactureros que están teniendo lugar en el mundo.
  9. En suma, el Gobierno Mexicano cuenta con poderosas cartas de negociación que le permitirán actuar con dignidad, sin caer en provocaciones, lo que reduciría el atractivo de golpear a México como causante de los males que aquejan a una parte de la sociedad estadounidense y asi evitar amenazas.
  10. México debe abrir líneas alternas de negociación y sumar a los socios naturales de la relación entre ambas naciones, muchos de los cuales no necesariamente saben que su empleo depende de la funcionalidad y éxito de la relación bilateral.
  11. A su vez, la participación de la sociedad civil es clave para nutrir y fortalecer la postura de México a través de sus propias conexiones con la sociedad norteamericana.
  12. Urge centralizar el mensaje Mexicano (Gobierno, Empresas, Trabajadores, Sociedad Civil, Academia) para tomar el control de la narrativa y reducir los beneficios políticos de usar a México como chivo expiatorio de los problemas de los americanos.

Los asociados del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) estamos convencidos de que la relación bilateral México-Estados Unidos es un espacio en donde todos los mexicanos tenemos que participar de manera conjunta. Afirmamos que nuestro actuar no tiene ninguna otra consideración más que la del bien de los mexicanos, y de todos los habitantes de América del Norte.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)