imagotipo

Producción agrícola y seguridad alimentaria

  • Heidy Wagner Laclette

Desde hace décadas, la ciencia agrícola se ha centrado en impulsar la producción mediante el desarrollo de nuevas tecnologías, consiguiendo aumentar el rendimiento y disminuir costos para esta actividad a gran escala, sin embargo, estos avances han tenido un costo medioambiental, y no han resuelto los principales problemas sociales y económicos de los más necesitados.

Hoy en día privilegia el desarrollo desigual, el uso insostenible de los recursos naturales, el agravamiento de los efectos del cambio climático, la persistencia de la pobreza y la malnutrición. La agricultura está íntimamente relacionada con algunos padecimientos de salud, así como con la pérdida de biodiversidad, calentamiento global y disponibilidad del agua.

De acuerdo con expertos, ha llegado la hora de replantearse cómo los conocimientos, las ciencias y las tecnologías agrícolas pueden contribuir a un desarrollo más equitativo y sostenible, pero para ello es necesario priorizar las necesidades de la agricultura en pequeño en ecosistemas heterogéneos y zonas vulnerables.

Esto implica mejorar los medios de subsistencia en las zonas de rezago, aumentar el poder de productores en situación de pobreza, preservar los recursos naturales, potenciar los múltiples beneficios que proporcionan los ecosistemas, además de tomar en cuenta las distintas formas de conocimiento facilitando la comercialización local de productos agrícolas, cerrando así el circulo virtuoso.

Garantizar la seguridad alimentaria no debiera ser un eslogan político que implique el dispendio de recursos para ser aplicados en todo menos en quienes necesitan comer tres veces al día de manera sana, porque no se trata de una cuestión de producir más sino que  los alimentos estén disponibles siempre para quienes los requieren.

El factor clave es aumentar la seguridad alimentaria posibilitando que la población en general tenga acceso a alimentos adecuados, esto significa que no solamente deben estar disponibles sino también que la gente tenga capacidad de compra o intercambio en el caso de producción de traspatio.

Hay varias formas de aumentar la seguridad alimentaria –entre otras — aumentando localmente la producción de alimentos y la productividad, proporcionando más trabajo y mejores remuneraciones a aquellas personas de escasos recursos para comprar los alimentos que necesitan, y mejorando los sistemas de distribución de los productos locales.

**Sígueme en redes sociales

(F) Heidy Wagner Laclette

(T) @heidyDiario