imagotipo

¿Qué esperar de los mercados tras las elecciones en Estados Unidos?

  • Rodrigo Chávez Fierro

Cuando a Estados Unido le da catarro a México le da pulmonía, reza un refrán popular para hablar sobre la dependencia de nuestro país con nuestro vecino del norte. Pero también podemos señalar que cuando Wall Street tose, el resto del mundo se resfría. Y es que los inversores en el mundo tienen la atención puesta en lo que podrá ocurrir el próximo 08 de noviembre tras el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. La repercusión que puede tener en diversos activos, dependiendo quién llegue a ocupar la Casa Blanca, lo vuelve el acontecimiento más importante de los próximos meses en todo el mundo.

Wall Street es claro en apoyar a Hillary Clinton. El índice S&P 500 históricamente ha tenido un mejor comportamiento cuando un demócrata es electo presidente. Pero, tras el deterioro en la salud de la exsecretaria de Estado, ya no resulta clara su delantera respecto de Donald Trump. Las ventajas que algunos sondeos le otorgan al candidato del partido Republicano ha elevado la incertidumbre en los mercados. Mientras que a Clinton se le relaciona a la continuidad, lo conocido; la campaña de Trump ha sido de gran fluctuación. Su falta de vinculación con el establishment, puede suponer que será un presidente más combativo, que traería una tensión geopolítica que poco gusta a los mercados.

La determinación sobre quién se convertirá en el presidente número 45 de la Unión Americana tendrá un impacto directo en diversos sectores de la economía. Clinton, al igual que Obama, es partidaria de la energía renovable. Asimismo, cabe recordar que bajo la administración de su esposo Bill Clinton, se impulsaron paquetes de estímulo fiscal para elevar el consumo privado y las ventas minoristas, por lo que una propuesta similar podría impulsar el sector minorista.

Trump por su parte, estaría respaldando al sector petrolero y probablemente al sector armamentístico, que se verían favorecidos por las propuestas del partido Republicano. Trump ha reafirmado su apuesta por los combustibles fósiles, el carbón y la energía nuclear; y en caso de ganar, podría disminuir la incertidumbre que generaría en el sector petrolero una fuerte regulación del fracking.

Hillary Clinton podría expandir el “Obamacare”, programa de salud impulsado por el presidente Obama, con lo que sector farmacéutico y de servicios relacionados con la atención médica se podrían ver favorecidos.

El sector de las materias primas podría verse perjudicado con la llegada de Trump, ya que ante el anuncio que ha hecho sobre imponer medidas proteccionistas sobre todo con el comercio con China, la terminación de Tratados de Libre Comercio, así como una subida en los aranceles provenientes del país asiático, podría impactar en el crecimiento de la región, afectando la demanda de materias primas.

Una victoria de Trump podría acarrear un enfriamiento en las Bolsas en el mundo con importantes retrocesos. Lo anterior, podría traer consigo un favorecimiento de los activos de refugio como el oro y el dólar. De acuerdo con The Wall Street Journal, la llegada de Trump a la Casa Blanca, elevaría en un 40% los precios del oro, en tanto que una victoria de Clinton elevaría el valor del metal dorado en un 25%. La posible volatilidad que generará el propio proceso electoral, podrá elevar la cotización del oro y el billete verde.

Por último, el propio futuro de Janet Yellen y la composición de la Reserva Federal podrían verse afectados. Trump ha sido muy crítico del trabajo de Yellen a quien la ha acusado de apoyar al presidente Obama con la política económica seguida por el Banco Central, por lo que una victoria del republicano, podría llevar a un reemplazo de Yellen en febrero de 2018 y modificar la postura de la Fed hacia una visión más “hawkish”.

Twitter: @chavezfierro

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com