imagotipo

Satiricosas

  • Manu Dornbierer

ADIÓS FIDEL, ADIÓS OBAMA

2016 es el último año de la presidencia de ocho años de Barak Hussein Obama. Fue por sus discursos de campaña la esperanza de muchos terrícolas, gringos o no, para cambiar el bélico, voraz y sometedor imperio de Estados Unidos en algo mejor para el resto del mundo, gracias a sus discursos que le escribieron buenos escritores. En su campaña una poeta y después, a lo largo de los dos mandatos, se proveyó de “Fays” o Fabreau, un excelente escritor, y los discursos convencieron a muchos americanos de nuestro continente y no sólo estadunideses, que creíamos que por su tan ultrajada raza (en su caso adquirida de su padre keniano) iba a combatir en grande la injusticia dentro y fuera de su país Pero no fue así

Empezó por recibir un cínico Premio Nobel de la Paz de manos de los noruegos por sacar de Iraq a las agotadas tropas gringas del agobiado y destruído Iraq que le dejó su criminal predecesor George W. Bush. Pero no tardó en abrir otros frentes y en alimentar otras fuerzas militares con el entusiasmo de su Secretaria de Estado, Hillary Clinton. La guerra es el mejor negocio de Estados Unidos. Dejaron a Iraq hecho pedazos y desde Libia hasta Siria, se dedicaron a destrozar también otros países. Con los tremendos y odiosos resultados que actualmente vemos.

Obama que los gringos eligieron y reeligieron estuvo siempre manipulado por EL CAPITAL, como se decía antes, y hoy se llama EL NUEVO ORDEN MUNDIAL.

¿QUE PASARÁ CON CUBA?

Cuando al final de su mandato fue a Cuba dentro de su magno proyecto final a nivel internacional, el cubano Darío Machado Rodríguez | internet@granma.cu 24 de marzo de 2016 dijo:

“Es el mismo Obama que solo dos meses después de haber recibido el regalo del premio Nobel de la Paz envió decenas de miles de soldados a Afganistán, el que ha autorizado cientos de ataques con drones que han costado la vida de cientos de civiles en varios países del mundo, el que participó en el complot que destruyó a Libia, el que ha armado a la llamada oposición siria fortaleciendo al autotitulado Estado islámico, el que aprobó el suministro de armas a Kiev luego del golpe de Estado, el presidente que ha estado detrás de la “primavera árabe” de fatales consecuencias en esa zona del mundo. Es el mismo Obama; como diría el poeta: “No os asombréis de nada”. Y más adelante: “Es, eso sí, un político a quien hay que reconocerle carisma, dominio escénico, sentido de la oportunidad mediática, habilidad comunicativa; probablemente el mejor y más capaz a mano para enmascarar hoy los objetivos estratégicos del imperialismo norteamericano hacia Cuba y hacia América Latina y el Caribe”.

Barak Obama ascendió magníficamente al poder cuando se iba el Klan Bush después de tirar las Torres Gemelas para tener un gran pretexto, aunque, esta vez no aceptado por la ONU como en 1990-1991, de destruir el Oriente Medio y en especial el país de su ex socio, el dictador de Iraq, Saddam Hussein quien se salió del huacal al querer vender su petróleo en otras divisas y NO SÓLO EN DÓLARES, como lo obligaban. Hoy se entiende, que si otros países hubieran podido pagar el petróleo con su propia moneda USA hubiera dejado de ser el monopolio ganador, recibiendo un golpe duro para el imperio y quizás el principio del fin del mayor dominio que ha visto el mundo. Era “democracia mundial” y eso no lo puede permitir el país que se dice, campeón y dueño de la democracia y habla de respetar los derechos humanos mientras nunca deja de estar en guerra violenta y sangrienta contra otros países porque >: LA GUERRA ES SU NEGOCIO. Y la divisa auténtica de millones es Business is Business, además de tener el aval de Dios como explica la oficial: “In god we trust”.

Volviendo a las agudas percepciones del cubano Machado:

“….. sería ingenuo pensar que los acercamientos actuales hacia Cuba son simplemente el resultado de los criterios, la voluntad y la habilidad de Obama y no parte integrada a los intereses del poder real de los EE.UU.: el del gran capital.

Si Barack Hussein Obama resultara infuncional a los poderes fácticos que rigen el Estado norteamericano difícilmente habría sido elegido presidente en el 2008, ni reelegido en el 2011, ni habría iniciado el cambio de política hacia Cuba.

Una investigación genealógica realizada alrededor de los precandidatos presidenciales demócratas de Estados Unidos cuando presuntamente luchaba Obama contra Clinton para obtener la candidatura de ese partido “arrojó algunos resultados sorpresivos que podrían explicar muchas cosas: Decía:

“Barack Obama es un familiar del presidente George W. Bush, así como también están emparentados con Angelina Jolie, quien estuvo la semana pasada pidiendo guerra contra Siria en las Naciones Unidas, Brad Pitt, Madonna, y lógicamente la candidata a la presidencia Hillary que es prima de Angelina Jolie así como también lo es de Madonna, Celine Dion y Alanis Morrisette”.

MIL CARAS TIENE LA POLÍTICA.

“En efecto, concluía Machado, no hay dos Obama, uno “bueno” y “otro malo”. No estamos frente a una personalidad bipolar, sino uno único, el político de carrera, quien más allá de sus características e historia personal, de sus modos domésticos de hacer política, y hasta de sus in­clinaciones como individuo y de su probable objetivo de dejar como legado el de ser el presidente norteamericano que cambió la política hacia Cuba, ha sido siempre y es funcional a los intereses estratégicos de los poderes fácticos que regulan el Estado norteamericano.

Es, eso sí, un político a quien hay que re­conocerle carisma, dominio escénico, sentido de la oportunidad mediática, habilidad co­mu­nica­tiva; probablemente el mejor y más ca­paz a mano para enmascarar hoy los objetivos estratégicos del imperialismo norteamericano hacia Cuba y hacia América Latina y el Caribe.

En esta visita a nuestro país, el presidente Obama no ha perdido oportunidad para re­clamar el fin del bloqueo, lo que de últimas son palabras de alguien pronto a desaparecer de la escena gubernamental norteamericana, frases que puede ahora pronunciar, de las cuales puede ahora hacerse responsable porque no aspira, ni podría aspirar a un nuevo periodo presidencial y porque las formalidades del sistema político del país norteño le permiten presentarse olímpicamente como alguien no responsable del bloqueo, opuesto al bloqueo, sostenedor de una nueva política, cuando durante casi toda su actuación presidencial lo avaló con su inercia.

(….) Mientras, fue evinte que él no quiere colaborar con Cuba, sino con aquella parte de nuestra sociedad a la que supone mejores condiciones para los intereses estratégicos que representa, él quiso seducir a la juventud, estimular en ella el egoísmo y el afán de mejoramiento puramente individual presentando el crecimiento capitalista como la panacea universal y no la causa de las crisis y del peligro del agotamiento de la naturaleza y la desa­parición de la especie humana; él quiso contribuir a fragmentar la sociedad cubana para el propósito de recuperar la hegemonía norteamericana aquí y en nuestra región, en su discurso asomó el tono sobrador de alguien que “nos concede el derecho —que nadie tiene que otorgarnos— de resolver nuestros propios problemas”. Nos toca ahora explicar y evidenciar eso.
La visita de Obama es una victoria del pueblo cubano y de todos los pueblos de América Latina y del Caribe por lo que entraña el que los Estados Unidos de Norteamérica se hayan visto obligados a reconocer que se estrellaron contra nuestra dignidad y ahora optan por hacer un rodeo amañado.

 UN CAMBIO EN LA HISTORA MUNDIAL

El año que finaliza ha sido muy especial en la Historia Mundial.

Han sucedido cosas que no se habían visto antes abiertamente,

A nivel mundial, por la constante propaganda de la Guerra Fría, Occidente creía que los soviéticos eran ahora Los Malos aunque habían ayudado bien a los gringos a derrumbar el nazismo Y los gringos seguían siendo Los Buenos, “defensores de la democracia y la libertad ” aunque en Latinoamérica, su patio trasero, bien sabíamos que apoyaron siempre a los peores y más sanguinarios, los gobernante s más brutos y crueles de Derecha, en las dictaduras militares en Argentina, Guatemala , Chile, República Dominicana etc. y destruían a los que se erigían como defensores de sus pueblos, desde Jacobo Arbenz en Guatemala hasta Salvador Allende (Chile 1973) . Esos que no querían ser sus colonias y estar al servicio de Estados Unidos.

Cuando hubo uno que no pudieron destruir jamás , no obstante sus CIENTOS de intentos de asesinarlo, su invasión de la Bahía de Cochinos , su gran campaña mundial por desacreditarlo, su asilo y apoyo a sus “rebeldes contra el dictador”, sin hablar del bloqueo monstruoso que le aplicaron a todo su país por no obedecerlos a ellos cuando tiró al que tan bien les organizaba su burdel, entonces lo declararon enemigo mundial de la democracia y de la libertad y prohibieron a sus propios ciudadanos , tan libres ellos, viajar a su país y hacer negocios con él, surtir a su pueblo de lo elemental, etc.

Del máximo poder del mundo.

Fidel Castro murió el 25 de noviembre de este finalizante 2016. De pie contra un imperio incansable, pero ya muy exhibido y desacreditado.

Barack Hussein Obama – ¿primo de los Bush?- se va y llega Trump, el terrible y majadero, pero amigo de Putin, lo que significa que no habrá esa guerra con Rusia que tanto se han empeñado los demócratas en desatar.