imagotipo

Satiricosas – México herido

  • Manu Dornbierer

TERREMOTOS

 “México se encuentra en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de cinco placas tectónicas: La placa de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe. Por esta razón no es rara la ocurrencia de sismos. El Servicio Sismológico Nacional reporta en promedio la ocurrencia de 40 sismos por día (…)

Pero si usted puede ver un mapa de los sismos que a lo largo del otro y este siglo han sacudido el país por movimiento de las placas citadas, se dará cuenta que todos tuvieron epicentros bajo el mar, en diferentes puntos de la costa del Pacífico. Pero el epicentro del sismo del 19.9.17 fue tierra adentro.

Wyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional Explicó: que “afectó más a una franja ubicada al centro de la Metrópoli, donde se encontraba el extremo poniente del Lago de Texcoco antes de la llegada de los españoles”. La franja abarca, continúa la experta, desde la delegación Gustavo A. Madero, pasa por Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán, Iztapalapa y Xochimilco. Sólo uno se registró en Álvaro Obregón, fuera de la mencionada franja. El sismo del 19 de septiembre de 2017 ocurrió a las 13:14:40, tuvo su epicentro en la latitud 18.40 norte, longitud 98.72 oeste, a una profundidad de 57 kilómetros, a 12 kilómetros al sureste de Axochiapan, Morelos, en el límite con el estado de Puebla”.

Pero dijo que era normal, insisto porque otros numerosos epicentros se ubicaron bajo el mar. Por otra parte, recordarán, lectores, que hablamos de lagos el pasado sábado y no hay que quitar el dedo del renglón pues sobre el ex lago Texcoco, mencionado, se construye el controvertido nuevo aeropuerto de la CDMX. Hay que saber más y entender mejor a nuestro país.

Pero sigamos con la declaración de Wyoli: “La distancia de este epicentro respecto a la Ciudad de México es de 120 kilómetros. Se originó en una falla considerada como “normal” de profundidad intermedia, es decir, un desplazamiento de bloques de tierra en sentido opuesto uno del otro. Se originó en una falla considerada como “normal” de profundidad intermedia, es decir, un desplazamiento de bloques de tierra. Este tipo de sismos de falla normal de profundidad intermedia reflejan un mayor contenido de alta frecuencia, es decir, pueden causar no sólo daños a la estructura de los inmuebles, sino también a sus componentes no estructurales. Por ello es posible observar edificios en apariencia severamente dañados, pero que en realidad no están en riesgo de colapso. El porqué el sismo del pasado 19 de septiembre, de magnitud 7.1 causó más daños que el del pasado 7 de septiembre, se explica por la aceleración de los movimientos que el sismo produce en el suelo la intensidad, es decir, los daños se miden en la escala de Mercalli modificada, que va de 1 a 12. Magnitud e intensidad no son sinónimos, no son lo mismo. Magnitud se refiere al tamaño, intensidad se refiere a la percepción y efectos, daños, ejemplo, sismo de 1985 tuvo una magnitud de 8.1, en la Ciudad de México y hubo puntos donde también se alcanzó intensidades de nueve, a pesar de estar a más de 400 km de distancia del epicentro”, explicó”.

Bueno algo es algo en materia de información. Pero si vivimos en una zona de semejante vocación sísmica habría que tener más explicaciones como ésta, más amplias y precisas, para conocer literalmente , adónde estamos parados. Y sobre todo adónde se puede construir y adónde no y porqué. Todo explicado con pertinente claridad.

¿Y LA LLUVIA Y TANTOS HURACANES?

En el Caribe, la población de una isla entera inhabitable se tuvo que mudar a otra. El propio Puerto Rico, estado de la “Unión” pero sin los mismos derechos, está sumido en agua y en obscuridad. En México los que perdieron sus viviendas duermen sin cobijo y bajo la lluvia, los coches en Monterrey están “ahogados, etc. ¿Se divierten en Haarp?

El sitio “OrbesArgentinas” dice: La modificación del clima es uno de los secretos públicos del complejo industrial militar. La siembra de nubes y la aspersión atmosférica, están bien documentados. Son a menudo discutidos en los medios de comunicación. Sin embargo, por alguna razón, la cuestión es muy difícil de considerar para la mayoría de la gente”. Por ejemplo para los empleados de Carlos Salinas en El Financiero, Adela Micha y el pariente de Pinochet , Pablo Hiriart.

¿SERÁ HAARP?

Los que aún no sepan qué es HAARP, busquen información importante en Internet por su parte. Sólo tienen que escribir en su buscador las letras fatídicas que significan en inglés: HIGH FRECUENCY ACTIVE AURORAL RESERCH y cuyas criminales antenas, pueden manejar el clima mundial. Se encuentra en Gakoma, Alaska. Y desde 1997 el Ejército de Estados Unidos construyó esa arma mucho más peligrosa que cualquier bomba. Manipula la ionosfera que no es sólo o.1 de la atmósfera. Se aprecia en la parte blanca superior en la ilustración y las antenas de HAARP son capaces de distorsionarla con graves consecuencias para nuestro planeta. HAARP dejó de funcionar en 2015, dijeron, y hasta permitió entrar gente a sus instalaciones, pero está de nuevo en acción. Lean las opiniones de gobiernos, como el de INDIA que presentó incluso una protesta: …” el proyecto Haarp consiste en unas 180 antenas que apuntan hacia la atmósfera emitiendo simultáneamente 1 billón de megavatios en ondas de alta frecuencia, energía suficiente para alterar y dirigir el comportamiento climático global. Y lo que dicen los chilenos, cuyos efectos les tocó sufrir cuando Hillary quiso y logró imponer como presidente de Chile a su amigo millonario de New York, Piñera, y para tal efecto habría provocado el ya clásico terremoto más el consecuente tsunami. La víspera había barcos gringos listos “para ayudar”. Aún no pasaba nada, pero por lo visto ellos sabían que algo grueso iba a pasar y pasó. Hoy esos agoreros dicen que lo que sucede ahora mismo en México es cosa de Trump. Bueno, es el jefe del Ejército, a su vez dueño de semejante juguete….

librosdemanu@gmail.com