imagotipo

Satiricosas – “No entregues tu mente”

  • Manu Dornbierer

A mi nieto Ian, seguidor de Epicteto, al inicio de su segunda carrera

 En estos momentos de la historia del mundo que obviamente se está transformando como pocas veces, es indispensable PENSAR y tratar de entender que la ciencia y la tecnología han permitido a la humanidad, no obstante su propensión a la violencia y la crueldad extremas, sobrevivir en este planeta, hoy por cierto en peligro. Y han producido avances maravillosos, pero al mismo tiempo esclavizantes y de los cuales no disfruta actualmente más que una minoría de terrícolas, amén de haber casi aniquilado a la filosofía que antes de ellas estaba a disposición. Era la mente nada más la que sacaba adelante al mundo. Por algo en este milenio ha sobrevivido fresco y potente, el gran pensamiento de los filósofos griegos, que no sólo es vigente en esta época sino absolutamente indispensable.

Por otra parte, no es ninguna novedad comprender que en muchos países los gobiernos son los que se encargan de evitar que las poblaciones a su cargo PIENSEN. Hoy por ejemplo, en Turquía el presidente Erdogan, para mantenerse en el poder en el destrozado Medio Oriente está cancelando hasta con la peor violencia la cultura y el pensamiento moderno de ese gran país, imperio inclusive, que fue su nación. En China hubo, no olvidemos, una terrible “revolución cultural” que resultó anticultural. ¿Y qué decir de Estados Unidos hoy con alguien como Trump manejando sus destinos ¡ y los del mundo! apoyado en conceptos mercantilistas, imperialistas , injustos, y sobre todo de una ignorancia crasa de la filosofía. Por la fuerza del poder y del dinero está poniendo al mundo de cabeza con su soberbia y ocurrencias, más que pensamientos.

En México, en los últimos años la educación que fue programada por el PRI para mantener tranquila a la población más que para enseñarla a pensar, se organizó en una “dictadura blanda” y no tanto, pero hábilmente conducida para dejar muda a la gente en algunos rubros vitales por casi todo el siglo XX. Posteriormente la educación se convirtió en inmenso negocio de sindicatos más o menos aliados al gobierno, productores de millones de votos y ni hablar de millones y millones de pesos. Y luego… pues ya vimos o lo estamos viendo la caída del sistema. Todo por permitir que la educación del pueblo quedara detrás del de los intereses de los intereses del gobierno y de los propios intereses gremiales.

  EPICTETO

  “No entregues tu mente. Si alguien pretendiera ofrecer tu cuerpo a cualquier transeúnte, naturalmente te pondrías furioso. ¿Entonces por qué no tienes ningún pudor en prestar tu valiosa mente a cualquier persona que desee influenciarte?”. Epicteto, en versión de Sharon Lebell ).

En términos más crudos, actuales, referentes a la política entre mucho más, “entregar la mente” es una prostitución más grave que la que conocemos como tal, la entrega del cuerpo por dinero. La mente, la inteligencia, según Epicteto es nada menos que la presencia de la divinidad dentro de la materia.

 Ese filósofo griego, nacido en Frigia en la actual Turquía, esclavizado y exportado a Roma, finalmente se estableció al norte de Grecia. Un “moralista” lo consideran algunos, pero el término moderno para definirlo sería quizás un “pragmático”, más preocupado por la realización de las acciones que por la teoría. Ofrecía la llave de la tranquilidad y de la felicidad personal a aquel que pudiera discernir entre lo que “era útil” y lo que no. Hay cosas sobre las que el ser humano tiene control y otras en las que no. Bueno, pues que se ocupe de las que le tocan y que haga caso omiso de las que no. Pero de las primeras debe ocuparse con discernimiento y benevolencia en bien propio, pero también general. De acuerdo con la Naturaleza, por ejemplo.

Si Donald Trump leyera, cosa de dudarse, podría encontrar en Epicteto, el guía filosófico que le falta, en muchos aspectos , pero hoy especialmente en su capricho reprobable de sacar del pacto de París que versa sobre la ineludible necesidad de que todos los terrícolas colaboremos en la solución si no detención del cambio climático, más allá de los intereses bastardos, mercantilistas y dictatoriales que exhibe el presidente de Estados Unidos.

Pero en cambio está soltando capitales para explorar el planeta Marte

¿Poner una pica en el Flandes marciano para los hiperricos del Nuevo Orden Mundial?

 PRAGMATISMO, PERO…

Tras las elecciones de Francia queda claro que no nos queda de otra…

El mundo está globalizado sin remedio y hay que ser pragmático como aconsejaba Epicteto que nació en el año 55, al mero inicio de este milenio, y murió en 135.

De lo que se trata es de crear países o conjuntos de países fuertes y solidarios para enfrentarlos en la lucha por el poder sobre la Tierra. En lo personal creo que no hay de otra en la política de nuestros días más que el pragmatismo estoico volitivo, pensado y benevolente, como repetía. Y en México como en otras partes, hay que desear más nunca, un voto convencido, un voto pensado. Ya basta de venderlo por un refresco y una torta o por dinero. ¡POCO A LOS POBRES, MUCHO A LOS RICOS!

Tal es la realidad y hay que leer a Epicteto, pero antes si no se ha leído la supernovela de George Orwell “1984”, lectores, corran a comprarla. Hay varias editoras que divulgan a buen precio a este genio. Escribió en 1949 el libro, pero era vidente y ya sabía lo que iba a pasar más adelante, por ejemplo en 2017 así se haya preparado por siglos. Era inglés, nacido en la India. Cada vez que pasa algo que él previó, sus lectores nos emocionamos. Lo que realmente enseña a PENSAR es la lectura, pero dentro de esa costumbre tan deseable, hay que buscar la comunicación con grandes pensadores de todas las épocas, maestros, y no políticos más o menos merolicos.

 ASI SE PENSABA EN EL SIGLO PRIMERO

 Leyendo el “Manual de Vida” de Epicteto que escribió uno de sus discípulos porque él como Sócrates, su ejemplo, no escribió nada y tuvo que ser Platón el que rescatara su filosofía que sería famosa a lo largo de toda la historia de esta humanidad, uno tiene la impresión de estar leyendo un superlibro de “autoayuda”, un término que quién sabe quién inventó, pero que abarata la filosofía y da cabida a la más ramplona mediocridad a veces.

A propósito de la participación política Epicteto pensaba:

“El hombre sabio no debe abstenerse de participar en el gobierno del Estado, pues es un delito renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos”.

Las enseñanzas del filósofo estoico Epicteto de Frigia, llamadas Disertaciones o Diatribas, conformaron ocho libros de los que hay aún cuatro y se conservan en dos obras con el nombre de “Manual de Epicteto”. Son compilaciones de su alumno, el historiador y filósofo griego Flavio Arriano, como decíamos más arriba, “el Platón” de este filósofo.

Uno de los puntos en los que Epicteto hace más hincapié es en la idea de que el estudio de la filosofía «no es un fin en sí mismo, sino un medio necesario para aprender a vivir conforme a la naturaleza».

                                                          Librosdemanu@gmail.com