imagotipo

Satiricosas – Trump: el majadero súper macho

  • Manu Dornbierer

Un total de 80.9 millones de personas siguieron el primer TVdebate del 26 de septiembre de los candidatos a la presidencia de USA. El segundo despertó menos interés, pero más asco.

Y es que de ser mexicanos los contendientes, su grotesca disputa – que no debate – se calificaría de “pleito de vecindad o de quinto patio”. De “conventillo”, dirían los argentinos. Euronews comentó: “se tiraron al barro”. Fue inconcebible la vulgaridad que ocupó la atención de ¿17 millones de terrícolas? que vieron y escucharon a ese par de nefastos que tienen la posibilidad de manejar el destino del planeta. Y por fin, la ONU se animó a protestar por la peligrosísima trascendencia universal de las elecciones de USA. Y la prensa le dio poca importancia porque el decidor tiene un nombre árabe (mea culpa, no lo anoté).

Salieron a relucir vergonzosamente los trapos sucios de unos supermachos gringos. ¿Qué no “les mandamos a USA violadores de México”? Trump dijo que las mujeres, “te dejan hacer de todo por ser una “estrella”, empezando por tocarles a las primeras de cambio el “PUSSY” (no es la vagina, señores traductores, es el aparato sexual externo con que la naturaleza nos dotó a las hembras humanas). Por cierto, odia Trump a los mexicanos por muchas razones, pero por lo visto “la de los cuernos” no es menor. Debería ser personal, pero se la carga a ambas naciones, el loco éste.

Seguramente lo de “estrella” es referencia a unos programas de TV asquerosos que se llamaban “El Aprendiz” en el que Trump en un reality show ofrecía puestos en sus empresas. Se trataba de ejercer su sadismo sobre gente de ambos sexos a los que le hacía pasar concursos degradantes para terminar escogiendo al que sería colaborador o colaboradora suya.

Lo curioso es que fue la propia campaña de HiIlary la que puso en juego el mentado video a través del Washington Post. Exhibe la patanería de Trump con las mujeres como si fuera un chamaco adolescente que no se puede aguantar el ansia de manosearlas, pero recordemos que es la suya una gustosa manera de degradar como en su programa del “Aprendiz”.

Era evidente, que Trump reviraría contra la pareja del presidente Bill Clinton, que estuvo punto de ser expulsado de la Casa Blanca por un escándalo sexo-político en 1998 debido a su manía de imponerle el sexo oral en la mismísima Oficina OVAL de la Casa Blanca a jovencitas “becarias”, como la hiperfamosa Mónica Lewinsky. ¡Qué monada de gringos!

En aquella ocasión Hillary fue exhibida por la prensa universal como “La Cornuda Magnífica”, diría Molière. Y bueno, entonces se portó como “la más domesticada mujercita mexicana”, a la que el macho mexicanote maltrata y esclaviza. Ah, pero la esposa del coscolino de Bill Clinton, tenía la que en marzo pasado medios informados como BBC MUNDO llamaron, “el arma secreta de Hillary”. Se llama Huma Mahmood Abedin. A los 19 años logró una plaza de pasante en el staff de la primera dama Hillary. Le reconocen un “enormous intellect”. Se casó con un congresista neoyorquino de nombre Anthony Weiner, tuvo un hijo y ahora se separaron. Huma de sangre india y paquistaní (en suma la misma sólo dividida en términos políticos) ha solicitado respeto a su privacidad y OK, hasta aquí con ella. Si es lesbiana, pues es su rollo.

Pero el “barro” al que se tiraron, como dice Euronews, los elegantes candidatos a la presidencia de USA en el segundo debate empezó y terminó con Trump entrevistándose con mujeres “víctimas de Bill Clinton” a las que posteriormente sentó en primera fila

del público en la universidad sede del “debate”.

Paula Jones, Kathleen Willey, Juanita Broaddrick y Kathy Shelton, aparecieron luego en el debate como invitadas de Trump, sentadas en la primera fila del palco de la Universidad de Washington, en St Louis en la conferencia, Trump dijo que las mujeres estaban siendo “muy valientes”.

Paula Jones es una exempleada del estado de Arkansas que llegó a un acuerdo por US$850.000 en una demanda por acoso sexual contra Bill Clinton en 1999, que terminó sin admisión de culpa.

La segunda mujer es Kathleen Willey, quien trabajó en la Casa Blanca mientras Clinton era mandatario. Willey lo acusó de manosearla en la oficina de él en 1993, pero luego negó que eso hubiera pasado

La tercera por su parte, Juanita Broaddrick, acusó a Clinton de haberla violado en una habitación de hotel en 1978, pero nunca presentó cargos.

Hubo otra, Kathy Shelton, la cuarta mujer invitada, conoció a Hillary Clinton cuando tenía 12 años, en el marco de un juicio criminal.En los inicios de su carrera legal, Hillary Clinton fue designada para defender al hombre de 41 años que violó a Shelton en el estado de Arkansas.El acusado terminó con su sentencia reducida a un cargo de menor gravedad.

Pero volvamos al presente con Trump y su víctima directa del video utilizado para atacarlo en esta campaña. La presentadora de Televisión Nancy O’Dell, quedó en el centro de la carrera presidencial en Estados Unidos.

“Esta es su primera aparición pública desde la publicación del video, que recoge una conversación informal entre el magnate y el presentador de televisión Billy Bush mantenida en el 2005. En el audio Trump explica en términos soeces cómo intentó mantener relaciones sexuales con una mujer comprometida: “Intenté follármela”, dice el multimillonario, quien admite que fue rechazado pese a intentar seducirla “como a una puta”. Aunque el nombre de la mujer no se devela en la grabación, el programa de televisión ‘Access Hollywood’ se encargó de situar a O’Dell en el centro de todas las miradas.

En su programa Entertainment Tonight, O’Dell se refirió a la polémica que la tuvo en el centro de la escena: “No hay lugar para la cosificación de la mujer, ni a nadie para el caso, ni siquiera en un vestuario”. Como periodista desde hace 26 años, es mi trabajo comunicarles noticias sobre los demás, en lugar de girar el foco hacia mí. Pero estoy segura de que la mayoría habrá escuchado el audio que se convirtió en noticia nacional y parte de la carrera presidencial”, señaló la conductora.
Mi nombre fue mencionado, y por desgracia, la divulgación del video me ubicó en el centro de la arena política de la que yo no pedí ser parte”. “Todos merecen respeto, no importa el género -precisó-, como mujer que trabajó largamente para construir su carrera y como madre, tengo la esperanza de que esta sociedad se esfuerce siempre en ser mejor”, añadió.

La conductora se está divorciando de su marido de 10 años con tres hijos. Quién sabe si por reflejo del escándalo o no. El caso es que “además de pedir perdón” que no sirve nunca, para terminar su increíble patanería, Trump dijo: “Ya no me gusta, se puso unas grandes tetas falsas”.
La conversación del video con alguien llamado Bush sucedió en 2005. Algunos republicanos actuales, asqueados por su conducta, pidieron su renuncia como candidato. ¿Y la esposa de Trump? Pues Melania que estaba embarazada en 2005, dijo tibiamente que eran “inaceptables y ofensivas” las palabras de su esposo para ella, pero que lo perdonaba. Ay, qué linda. A ésta, la hace como quiere: Un par de meses atrás, estaba ella en todas las pantallas de Tv del mundo, plagiando palabra por palabra, un discurso de Michelle Obama sin el menor rubor.

Para despedirse y para que no digan que le dio una fácil puntilla en el segundo debate, -¿qué tal si le ponen los REPS un reemplazo que la desplace? – Hillary tuvo que decirle algo amable al patán… Se refirió a lo linda que es su familia. Ahí estaban todos los trompitas y trompotas, muy sentaditos y seguramente avergonzados por la actuación del Pater Familias. Pero de monos no tienen nada. Su afición principal es ir a matar animales a África;

A la familia de Donald Trump le gusta la cacería de piezas mayores en África. Elefantes, leones, búfalos, leopardos y cocodrilos son algunas de las especies que han sido cazadas por los vástagos del magnate, que hoy pretende ocupar la Casa Blanca”. Las fotografías de los hijos de Trump con sus trofeos de caza están disponibles para quien quiera verlas en Internet. Tienen tan bonita sonrisa los muchachos sentados sobre sus víctimas o abrazados a ellas…

En cuanto a Hillary que “ganó el debate”, lo que más debe preocuparnos es su visión de la política internacional. Sigue anticuadamente aferrada a hacer de la Rusia capitalista, la temible URSS tan “redituable” para los gringos, y para volver a la política de la Guerra Fría que bien puede lograr calentar al máximo. Vemos lo que está haciendo en Suramérica que ya se había semisalvado del imperio, sin olvidar a Siria y Honduras. Ojalá los demócratas hubieran tenido más visión a futuro con justicia para ellos mismos y para el mundo y hubieran nombrado a Bernie Sanders su candidato. Eso si hubiera sido un cambio hacia la decencia.

librosdemanu@gmail.com