imagotipo

Satiricosas – Una clase de historia

  • Manu Dornbierer

La  mujer de Felipe Calderón a la que muchos llamamos Margarita ABC, pero que en realidad se apellida Gómez del Campo, como la esposa del secretario de Relaciones Videgaray, su prima, fue a Washington a ofrecerse, no se puede pensar otra cosa. Dijo al senador McKain, cuate del citado secretario y al cubano-gusano, Marco Rubio que no da una, lo mismo de siempre “que López Obrador es un peligro para Estados Unidos” y sería un bad man y que ella en cambio, sería good woman.

Claro, no en esos términos, pero tal es la esencia “patriótica” de su vileza de querer alertar al pobrecito e inerme Estados Unidos de lo malísimo que es AMLO. De rodillas ante Trump, la ñora, ya que su amiga Hillary no ganó, ¿porqué no recurrir a su verdugo? Con esa misma cantilena del peligro de AMLO fue con la que robó su marido la elección presidencial de México en 2006. Por lo visto no sólo la derecha mexicana nos impuso a semejante individuo, sino el Gobierno de Bush, al que obedeció Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y nos aplicó una atroz guerra “contra el narco” que no sirvió para nada a no ser para matar durante los 10 años que lleva a 150 mil desconocidos de varias nacionalidades, género y  edades.

A Rubén Rolando Ríos González, lector de Reynosa, Tamaulipas <rriosrevolucion@gmail.com  le recordó lo hecho por Margarita ABC el ofrecimiento que llevó a Francia a Miramón y Mejía para ofrecer a Maximiliano de Habsburgo el trono de México a través del emperador de Francia, Napoleón III. Y Don Rubén, relata lo que sucedió después para darnos una clase de Historia de primera:

“El 13 de julio de 1863 la junta de notables entrega a la regencia del imperio mexicano, el acta en que se define la forma monárquica de Gobierno, acta firmada por el presidente de la asamblea, el señor Teodosio Lares y es entregada al general Juan Nepomuceno Almonte bajo las siguientes resoluciones:

1.- La nación mexicana adopta por forma de Gobierno la monarquía moderada, hereditaria, con un príncipe católico.

2.- El soberano tomará el título de emperador de México.

3.- La corona imperial de México se ofrecerá a S.A.I. y R. el príncipe Fernando Maximiliano, archiduque de Austria para si y sus descendientes.

4.- En el caso de que por circunstancias imposibles de prever, el archiduque Fernando Maximiliano no llegase a tomar posesión del trono que se le ofrece, la nación mexicana se remite a la benevolencia de su majestad Napoleón III, emperador de los franceses, para que le indique otro príncipe católico.

En la ciudad de México a 7 de julio de 1863, reunidos para celebrar junta preparatoria, los señores que forman la asamblea de notables, tomó el asiento de presidente, como el de mayor edad entre los presentes, el Sr. Don Manuel Tejada e hicieron de secretarios como los más jóvenes, los señores Germán Madrid y Luis Landa. A continuación el señor presidente nombra a los señores Monjardín Bonilla y Díaz de la Vega para que participasen al supremo poder ejecutivo. Los señores vocales de la junta citaron a reunirse al siguiente día, a las 8 de la mañana en la iglesia catedral, para asistir a la misa del espíritu santo, con el objeto de implorar el auxilio divino, para lograr el acierto de sus deliberaciones.

El señor Monjardín presidente de la comisión enviada al supremo poder ejecutivo, dio cuenta con su resultado exponiendo: que el mismo poder ejecutivo hacía saber a la asamblea haber quedado altamente complacido de que hubiese tenido lugar la reunión. Con lo que concluyó este acto, al que concurrieron 217 notable”.

Para el citado y culto lector de Reynosa, Tamaulipas, lo que hoy ha sucedido es comparable a lo del siglo XIX y continúa así su misiva a mi correo:

“Ciento cincuenta y cuatro años después los notables neoliberales, representados por Felipe Calderón, Monsieur Diego Fernández de Cevallos, Consejo Coordinador Empresarial, el Yunque, Televisa, Consejo Episcopal Mexicano, Claudio X. González, El Opus Dei, Peña Nieto, Carlos Salinas de Gortari, Norberto Rivera Carrera y todas las fuerzas sociales del pasado, deciden entrevistarse en la ciudad de Washington DC a través de su emisaria la Sra. Margarita Zavala Gómez del Campo, con el senador John McCain y el secretario de Seguridad John Kelly, para poner del conocimiento de ambos, que el triunfo de la izquierda mexicana sería de terribles consecuencias para Estados Unidos de Norteamérica, así también para México; esto causó fuerte impacto en ambos funcionarios, que dieron la voz de alerta, expresando ambos que un Gobierno de izquierda en México, no tendría buena relación con Estados Unidos ¿Por qué asustarse senador McCain, secretario Kelly? Si el país de ustedes, mientras esté Donald Trump como jefe del ejecutivo, jamás tendrá una buena relación con ningún país del mundo.

Además si ustedes conocieran la historia de México, se darían cuenta que en el capítulo relativo al dogma de la soberanía del pueblo, ésta, la soberanía, le otorga al pueblo todo el tiempo el derecho de alterar o modificar la forma de Gobierno y si por decisión soberana del pueblo de México habremos de sufragar por un Gobierno de izquierda, usted, su presidente y todos los países del mundo, tendrán que acatar dicho acto soberano reconociendo en todo momento y en todo tiempo, el resultado de las elecciones del 2018, ténganlo presente senador McCain, secretario Kelly, no somos ni nunca hemos sido ni seremos una república bananera, ni mucho menos una colonia de Estados Unidos, somos una república y una nación libre, soberana e independiente, recuerden siempre aquellas célebres palabras que el 15 de julio de 1867, pronunció el padre republicano Benito Juárez “QUE EL PUEBLO Y EL GOBIERNO RESPETEN LOS DERECHOS DE TODOS. ENTRE LAS NACIONES COMO ENTRE LOS INDIVIDUOS EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ, REGLA SUPREMA DE UNA CONVIVENCIA PACÍFICA ENTRE TODOS LOS PUEBLOS DE LA TIERRA”. Los diputados constituyentes de 1917 expresaron en la nueva Constitución el principio de la soberanía popular de la que dijeron “Es una de las conquistas más preciadas del espíritu humano en su lucha contra los poderes opresores, pues siendo el pueblo el soberano, es el que se da su Gobierno, elige los representantes y los cambia según sus intereses.

Pero si la info es excelente, no lo es menos la “cueriza” a los gringos:

“Senador McCain, secretario Kelly, congresista Marco Rubio, de sus palabras vertidas en contra de un Gobierno de izquierda, podemos intuir que ustedes quieren un Gobierno a modo, sumiso, entreguista, arrodillado, antipatria, se los repito tercia de ignorantes, México tiene historia, rechazamos y derrotamos al colonialismo español, al intervencionismo francés (Napoleón III, archiduque austriaco Maximiliano de Habsburgo y los traidores mexicanos aliados a ellos), la dictadura de Porfirio Díaz, además de las 3 injustas y desiguales guerras con ustedes, que contraviniendo todo derecho internacional, nos despojaron la mitad de nuestro territorio ¿A eso cómo le llamarían ustedes?, colonialismo, despojo, “acuerdos”, expansionismo, tengan presente que si están tragando es por el territorio que le robaron a México, pero de cualquier forma les hemos dejado buenos recuerditos, El Álamo 1836, La Angostura 1847, El Carrizal 1916 y den gracias malnacidos, que mi general Francisco Villa estaba herido en la sierra de Chihuahua (1916), de otra forma a la expedición punitiva comandada por Pershing y Eisenhower, les hubiera enseñado las andanzas de la guerra y a hacerse hombres cabrones”

Por qué no le declararon la guerra a México cuando las tropas revolucionarias estaban calientitas y teníamos todo el apoyo de Europa (1914) y si no les atoramos las diuresis (los orines) en 1914, cuando ocuparon Veracruz, fue por no entorpecer la campaña contra Victoriano Huerta.

Relativo al comentario del congresista clasista Marco Rubio de que AMLO es un populista que se aprovecha del sentimiento nacionalista del pueblo mexicano, a ese respecto le mando el siguiente mensaje “será tan grande el complejo de este híbrido paria (congresista Marco Rubio) que por no ser aceptado como cubano en la isla, que por ser rechazado por la élite anglosajona de los estadunidenses y por no tener cabida con los judíos sionistas, se sienta con el derecho de intervenir en las decisiones soberanas de un país (que no es el de él) y criticar el histórico nacionalismo de los mexicanos, lo dicho comendador, es usted un paria sin bandera ni principios que defender ni nada que ofrecer, nunca será usted un ciudadano por excelencia en Estados Unidos, no nos obligue a los mexicanos a rechazarlo por igual”.

Reynosa, Tamaulipas a 10 de abril de 2017.

Como dicen los chavos agringados ¡GUAU!

Librosdemanu@mail.com