imagotipo

Sierra Goda con aroma a café

  • Heidy Wagner Laclette

Hablar de comercio justo y agricultura ecológica, biológica u orgánica, quiere decir respeto por la Tierra, conservación y cuidado de los recursos naturales, combinados con el acatamiento  de los valores tradicionales, del trabajo de mujeres y hombres, de sus derechos y los de sus familias, haciéndoles posible una vida digna y sostenible.

La agricultura biológica proporciona un grado más de información al consumidor en la perspectiva del Comercio Justo de una economía más igualitaria que reduce el desequilibrio entre el Norte y el Sur. Los productos biológicos son de la más alta calidad, pues provienen de cultivos que potencian al máximo sus características naturales: color, sabor, aroma.

El café es una bebida que se obtiene de las semillas tostadas de las plantas del café o cafetos (Coffea spp). Los cafetos son arbustos de hoja perenne de la familia de las rubiáceas. Con una larga tradición,  el  cultivo del café protege el suelo pero además sirve de casa para infinidad de especies vegetales y animales.

Los cafetales orgánicos en  México  y específicamente en Landa de Matamoros en Querétaro zona donde alrededor de 200 productores locales siembran café de la especie cereza o arábiga sirven de amortiguamiento de áreas naturales protegidas, como es el caso de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda.

Los frutos son carnosos, rojos o púrpuras, se conocen como cerezas de café, tienen dos núcleos, cada uno con un grano de café, es decir,  la semilla de la planta, que se encuentra en el interior de la baya. Con respecto al ámbito social, los cafetales orgánicos por más de 20 años se han convertido en importante fuente de empleo de familias, quienes sustituyen los agroquímicos que se usan en la caficultura convencional por mayor empleo de mano de obra.

Para controlar las hierbas utilizan machetes, y se hace manual en lugar de aplicar herbicidas. Para el control de plagas se aplican diferentes técnicas entre las cuales podemos mencionar la regulación de sombra, podas de los cafetos, recolección de todo el café, en lugar de aplicar insecticidas. También el café orgánico permite la conservación y mejora de la fertilidad de los suelos, pues los caficultores preparan sus propios abonos orgánicos, como compostas o vermicompostas, utilizando los residuos de las cosechas y otros materiales que tienen en la misma unidad de producción.

Desde el punto de vista productivo, el café orgánico se define como aquel sistema sostenible de producción y procesamiento en el cual no se utilizan químicos de síntesis como plaguicidas, defoliantes, herbicidas y fertilizantes, los cuales se reemplazan por métodos naturales o con mínimo riesgo para la salud de los seres vivos y que preservan el medio ambiente.

Los cafés orgánicos requieren de una cadena de comercialización que los mantenga separados de otros cafés y de cualquier tipo de contaminación con productos no permitidos, para lo cual se requiere de verificación de los organismos certificadores. Para que un cultivo de café pueda considerarse orgánico no basta que en la plantación no se apliquen productos químicos.

Es necesario que este se adelante dentro de un detallado y explícito plan de manejo que busque la preservación de los recursos naturales. En consecuencia, los productos químicos deben erradicarse de toda la unidad productiva, de tal suerte que la producción orgánica es una forma de manejo de la siembra y de cierta manera, una forma de vida.

Las acciones tendientes a generar una estabilidad de la producción en el ámbito cafetalero se encuentra representado por organismos públicos como la SEDEA y  SAGARPA que han  permitido generar acciones productivas entre los pequeños productores de la zona serrana que inducen la productividad y la incorporación de cultivos orgánicos.

  • Agradezco de antemano sus comentarios en el correo electrónico heidydiario@yahoo.com.mx en Facebook Heidy Wagner Laclette y Twitter @heidyDiario
El cultivo de café en Landa de Matamoros representa un gran aliciente para aproximadamente 200 productores locales.

El cultivo de café en Landa de Matamoros representa un gran aliciente para aproximadamente 200 productores locales.