imagotipo

¿Son sostenibles los máximos históricos en Wall St?

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

La Bolsa estadounidense está cara. Esa parece ser una de las ideas más repetidas entre los diversos analistas de Wall St. Y es que el índice industrial Dow Jones terminó la semana marcando un nuevo record rebasando la barrera psicológica de los 22,000 puntos. De la mano de las empresas tecnológicas, en concreto Apple que superó las previsiones en la presentación de sus resultados que elevaron sus acciones un 4.7%.

A pesar de la idea recurrente sobre el encarecimiento de la Bolsa estadounidense; los inversores se siguen decantando por incluir el Dow Jones en sus carteras. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca provocó un revulsivo en los mercados por sus distintas promesas. Como muestra, basta señalar que desde el pasado 8 de noviembre, fecha de la victoria del magnate neoyorkino, el índice industrial se ha revalorizado en un 20%. En los últimos diez meses, el índice pasó de las 18,300 unidades a los 22,000. Lo anterior es parte de las advertencias al recordar que al índice le tomó 23 meses pasar de las 18.000 a las 19.000 unidades.

Comportamiento similar hemos visto en el  S&P 500 y en el Nasdaq, llegando también a máximos históricos. Desde la victoria de Trump los índices han tenido ganancias del 15.8% y del 17% respectivamente. El índice Russell 2000, representativo de empresas más pequeñas subió 16% en el mes siguiente a la victoria de Trump.

Todo lo anterior, a pesar que la administración del presidente no ha podido sacar adelante sus principales reformas en el Congreso. Los votos en contra de senadores republicanos le han impedido derogar el Obamacare, que ha venido a retardar las medidas destinadas a dar impulso a la economía como es la anunciada rebaja de impuestos a empresas y familias dada a conocer el pasado mes de abril.

A esto, comienza a reaparecer el posible enfrentamiento comercial con China. De acuerdo con el Financial Times, el presidente estadounidense considera empezar una investigación sobre propiedad intelectual en contra de China y le acusará de practicar dumping en sus exportaciones de acero y aluminio. Esto llevó a que los metales industriales cerraran a la baja el viernes ante los temores de nuevas trabas por parte de Trump a las importaciones de acero provenientes del gigante asiático, a lo cual el país no tendrá más remedio que responder a Washington.

Wall St. se sigue manteniendo firme apoyado en la fortaleza de los beneficios empresariales y en la debilidad del dólar en el contexto internacional. No obstante, es posible una corrección en los índices ya que la relación precio/beneficio por acción (PER) en el Dow Jones es de 18.83 veces, que significa la ratio más alta desde 2005. En el S&P 500 lo es de 21.27 veces, sólo visto desde 2001.

Las expectativas generadas por la victoria de Trump estaban basadas en su propuesta de eliminación de regulaciones laborales y medioambientales, una reducción y simplificación de las contribuciones y un plan de renovación de la infraestructura.

Pero tras el fallo del Obamacare y el incremento de las investigaciones por parte del fiscal Robert Mueller sobre la trama rusa, ha debilitado fuertemente la figura de Trump. De momento, sólo el 33% de los votantes aprueba la gestión del presidente estadounidense y un 62% lo considera poco o nada honrado y sin dotes de liderazgo.

Los buenos beneficios empresariales añaden justificación al buen momento que se vive en Wall St. se tienen calma en los mercados, sin conflictos geopolíticos graves al momento y unos precios del petróleo estabilizados en los últimos meses. Los datos económicos en Estados Unidos también son fuertes con un crecimiento del PIB del 2%, una tasa de desempleo del 4.4% y un déficit del 3.2%.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)