imagotipo

Tierra Adentro – Arte y cultura como herramienta para el desarrollo social

  • Víctor M. Sánchez Bandala

Acostumbrados al rezago, casi de todo lo que primeramente se disfruta en otras latitudes del estado, la zona norte del estado, está a punto de recibir un nuevo estímulo  para ampliar su magra infraestructura cultural.

Gracias a gestiones ante el gobierno federal, el “corazón” de la Sierra Gorda, o sea Jalpan de Serra  hará uso de poco más de once millones de pesos algunas varias obra necesarias que requiere el mal llamado Centro Cultural.

Desde su presentación en el 2011 como Centro Cultural, bajo la administración del Edil Miguel Ángel Torres Olguín, el espacio o predio donde se ubica el citado inmueble fue objeto  de una aguerrida competencia o debate político, ya que mientras unos proponían la construcción de un estacionamiento público (súper  necesario), otros, se negaban a esta propuesta y lo citaban para otro tipo de acción.

Al final, el gobierno estatal en turno, encabezado por José Calzada Rovirosa tuvo que “apechugar” y aceptar la gestión de recursos panistas de la Federación para “levantar” un “soberbio” Centro Cultural”, edificio que finalmente  careció desde su elaboración y ejecución de un “proyecto conceptual profesional.   Se trataba de medir fuerzas y/o aprovechar la coyuntura presupuestal.

Así las cosas, posteriormente el beneficiario de la obra, un contratista de Cadereyta de Montes, Qro., presentó y ejecutó la obra, obra que a todas luces mostró  su falta de capacidad, visión y calidad profesional al haber entregado un inmueble con obvias fallas tanto en su diseño constructivo  (siempre está inundado el sótano de agua),  como en el proyecto conceptual propio para un Centro Cultura.

Han pasado más de seis años desde su flamante inauguración y hasta ahora se comienza a visualizar su potencial como un espacio propio y selecto para el trabajo de la cultura, al aprovecharse las áreas mal planificadas y sobre dándole el uso para el cual fue hecho a través de la Dirección de Cultura municipal.

Hoy en día en el Centro Cultura se aprovecha hasta el estacionamiento y un pequeño patio en construcción abandonado  como foro escénico, se adaptan salones para artes plásticas, música, banda de viento y teatro,  además de utilizar un pequeño espacio de la biblioteca municipal como galería.

Felizmente, según trascendió la senadora Marcela Torres Peinbert  y la  diputada federal Mary García Pérez, logran ante la Federación  la gestión de 10 y 1.5 millones de pesos, respectivamente, por cierto sin tanta alharaca, para que a través de la Secretaría de Cultura y las Artes de Gobierno del estado se  haga la entrega de dichos recursos. Recurso que según se has explicado servirán para complementar algunas obras, -como auditorio con capacidad para 250 personas, camerinos, salón de danza, cafetería, bodega y sanitarios-,  que le den mejor viabilidad a un inmueble que fue virtualmente “olvidado” por el anterior y pésimo  gobierno tricolor municipal, encabezado por Saúl Trejo Altamirano.