imagotipo

Tierra Adentro

  • Víctor M. Sánchez Bandala

Con sincero reconocimiento  por su labor de concientización, pero sobre todo con amplia  aceptación a su tenaz  trabajo en favor del medio ambiente, expresamos a través de esta columna  nuestra atención para resaltar los primeros treinta años del Grupo Ecológico Sierra Gorda, IAP.,  organización social única en su género y honrosamente serrana.   Más allá de “grillas”, fobias o inclinaciones partidarias o ideológicas, esta agrupación que nace en 1987 ha refrendado su vocación en favor del cuidado, protección y salvamento de un área sensible y vital no sólo para el estado y la región,  sino incluso para el medio ambiente mundial por su aporte en materia de oxigenación.

Como se sabe y lo destaca Roberto Pedraza Ruiz, el Grupo Ecológico Sierra Gorda I.A.P. (GESGIAP) se fundó en 1987 por un grupo de pobladores locales de la Sierra Gorda de Querétaro, una de las regiones más eco-diversas de México. La organización ha demostrado que un proyecto para la conservación y protección de la biodiversidad y desarrollo sustentable, es exitoso cuando está basado en una estrategia social que involucre a la sociedad y cuenta  con el apoyo de una alianza con el gobierno y los sectores privados, además de que puede lograr mejoras medibles. Cuando GESGIAP inició su trabajo, la Sierra Gorda enfrentaba numerosas amenazas típicas de áreas con alta biodiversidad de México y Latinoamérica: ganadería extensiva, prácticas agrícolas ineficientes, incendios forestales, inadecuado manejo forestal, contaminación, residuos sólidos y obra pública que no cumplía con la regulación ambiental, aunado a la ignorancia y pobreza extrema de sus habitantes. Hoy, encabeza a la Alianza para la Conservación de la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda, conformada por organizaciones hermanas nacidas de su propio quehacer, como Bosque Sustentable A.C., que coordina el desarrollo de productos ecosistémicos y compensaciones de carbono, aplicación de pagos por servicios ambientales, y la regeneración de suelos a través de mejores prácticas y las directrices del manejo holístico con productores agropecuarios. Joya del Hielo A.C., custodia a las reservas naturales privadas, donde ocurre conservación real de bosques de niebla y especies amenazadas. Viva Sierra Gorda es nuestra contra-parte en San Francisco, CA, como un proyecto del Earth Island Institute, y Productos y Servicios Sierra Gorda es una empresa que permite el autofinanciamiento para el proyecto.

En 1997 consiguió el decreto de la región como Reserva de la Biosfera para el 33% del estado de Querétaro, es decir, 383,567 has bajo un manejo de conservación. El trabajo del GESG ha permitido la capitalización de la región con nuevas destrezas, infraestructura, y valores económicos para los servicios ambientales de los bosques. La trayectoria del GESG le ha valido recibir más de 30 premios nacionales e internacionales de primer nivel, entre los que destacan el World Legacy Awards de la National Geographic en 2016, Waangari Matthai en 2014 y el Campeones de la Tierra del PNUMA en 2013 entre muchos otros.

Bajo este legado, hoy por hoy,  esta organización, prestigiada a nivel internacional,  ha sentado las bases de una innovadora “economía de la conservación” mediante la diversificación de distintas actividades productivas, concretándose en acciones de capacitación, asesoría, organización y apoyo a la comercialización de productos y servicios ecoturísticos y ecosistémicos del área. Logrando con esto último un sólido proyecto socio-económico de gran beneficio a familias y comunidades que ahora sí, pueden ganarse un sustento a  través de del eco- turismo sustentable.

Desde luego, también es importantísimo hacer hincapié en la imperiosa urgencia de aplicar, a través de los tres niveles de gobierno políticas públicas que atiendan problemas de salud como el alcoholismo que afecta la actividad turística, por ejemplo en Río Escanelilla y Puente de Dios(por ser de los lugares de mayor atracción)  en Pinal de Amoles que amaga y trasgrede la confianza del turismo. Así como evitar la “campaña fácil” gubernamental  que promueve sin regulación el uso y abuso de cuatrimotos en veredas y arroyos de la reserva de la Biosfera Sierra Gorda.