imagotipo

TLCAN 2.0

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Comienzan a fijarse las fechas para las rondas que darán pie a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El inicio de los trabajos para modernizar la relación comercial entre México, Estados Unidos y Canadá en vigor desde enero de 1994 será el 16 de agosto en Washington, mientras que la segunda ronda de negociaciones, de un total de siete, tendrá lugar en nuestro país el 10 de septiembre.

El gobierno mexicano pretende proponer a sus contrapartes la revisión de los sistemas laborales y el establecimiento de medidas contra la corrupción para aminorar las situaciones que golpean las inversiones y el comercio de la región, al mismo tiempo que continua con la pretensión de mantener la apertura comercial.

México defenderá el sistema de solución de controversias establecido en el capítulo 19 del tratado que Washington pretende eliminar, mientras que los canadienses han sido claros también en su importancia. En más de veinte años, dicho sistema ha demostrado ser eficiente como instrumento para hacer más predecible el comercio regional. El gobierno mexicano estaría abierto a la modernización del mecanismo, pero no así a su eliminación.

Con base en la información de la Secretaría de Economía, las prioridades del país en la renegociación del TLCAN se basan en cuatro ejes: competitividad, inclusión, oportunidades de inversión y certidumbre jurídica.

Por lo que ve al fortalecimiento de la competitividad en América del Norte, se pretende el acceso preferencial, en particular de los productos agropecuarios; propiciar un comercio más predecible, ágil y transparente en la aduanas; evitar barreras injustificadas al libre comercio; y la ampliación de entrada temporal de personas de negocios mejorando los mecanismos de movilidad laboral.

Respecto al avance hacia un comercio regional inclusivo y responsable, las líneas de acción se centran en propiciar una mayor participación de las pymes en las cadenas de producción; una mejor prevención en los actos de corrupción que afecten al comercio y las inversiones; el mejoramiento de la infraestructura fronteriza; y la incorporación de la perspectiva de género en el tratado.

En el rubro del aprovechamiento de las oportunidades de inversión en el siglo XXI se priorizará el potencial energético de la región; desarrollar la economía digital; un mayor acceso para prestadores de servicios financieros e inversionistas mexicanos; y una mayor integración en los mercados de las telecomunicaciones.

En cuanto a la promoción de la certidumbre del comercio y las inversiones en América del Norte se consolidará el régimen legal de las empresas productivas del Estado; modernizar los mecanismos de solución de controversias; el mejoramiento en la cooperación y el intercambio de información; y la certeza jurídica para los proveedores mexicanos en contrataciones públicas.

El equipo negociador del TLCAN por parte de México estará encabezado por el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo que incluye a Juan Carlos Baker, subsecretario de Comercio Exterior que cuenta a sus espaldas con más de 20 años de experiencia en la secretaría en cargos como jefe negociador adjunto del Tratado de Asociación Transpacífico.

También se incluye a Kenneth Smith Ramos, representante de la secretaría en Washington quien desde 1993 ha formado parte del equipo de negociaciones de México con amplios conocimientos en sectores clave como el agropecuario y la competencia económica. De igual forma destaca Salvador Behar Lavalle, director general para América del Norte de la secretaría de Economía quien tiene quince años de experiencia como consultor jurídico de comercio internacional en la embajada de México en Washington D.C.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)