imagotipo

TLCAN, Brexit y Cataluña

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Negociaciones, esa es la clave de los tres temas que titulan la columna. En Washington, dio inicio la cuarta ronda de conversaciones entre delegados de México, Estados Unidos y Canadá en busca de modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Pero las esperanzas de una renegociación del TLCAN comienzan a difuminarse en el ánimo de los negociadores.

El propio Secretario de Hacienda, José Antonio Meade ha declarado que, si bien apuesta todavía por una renegociación exitosa, el gobierno federal comienza ya a identificar mercados sustitutos para los productos mexicanos.

Donald Trump no ha dejado pasar la oportunidad para volver a amenazar con sacar a su país del acuerdo comercial con más de veinte años de vigor. En tanto, la moneda nacional sigue resintiendo las incertidumbres entorno a las negociaciones del tratado registrando sus peores niveles desde mayo pasado al alcanzar los 18.920 por cada billete verde.

Trump sigue apostando por la creación de acuerdos bilaterales, mientras que su obsesión con reducir el déficit y aumentar los porcentajes de las reglas de origen sobre todo en el sector automotriz comienzan a limitar el margen de maniobra de los negociadores. A esto, tenemos que agregar la nueva cláusula que los negociadores estadounidenses quieren incluir en el TLCAN 2.0 sobre la caducidad del tratado de cinco años debiendo ser renegociado en cada periodo.

Como hemos mencionado en esta columna en reiteradas ocasiones, en caso que las negociaciones fracasaran y se llegara al final del TLCAN, en su lugar se aplicarían los aranceles de la Organización Mundial del Comercio; con lo que si bien es cierto, México perdería cierta competitividad, resultaría benéfico comparado con un mal acuerdo alcanzado.

Estados Unidos se encuentra presionando para que el contenido de origen en el sector automotriz pase del 62.5% al 85% además de contener 50% de partes fabricadas en Estados Unidos.

En tanto en Bruselas, tuvo lugar la quinta fase de negociaciones del Brexit que continúan estancadas por el rechazo del Reino Unido a las condiciones de los 27 países restante de la Unión Europea; incluso el propio Michel Barnier, negociador por parte de la Unión Europea recomendará a los Jefes de Estado y de Gobierno no avanzar a la segunda etapa en el proceso de divorcio.

En España, por su parte, aumenta la tensión con motivo del movimiento de independencia de Cataluña; Carles Puigdemont presidente del gobierno catalán recibió un ultimátum de Mariano Rajoy para confirmar si declaró o no la independencia de Cataluña. El plazo vence el lunes 16 de octubre. En caso que la respuesta sea a favor de la independencia, se le dará un plazo de tres días más para que ordene la revocación. Aunado a esto, Rajoy ha activado el artículo 155 de la Constitución española que suspende la autonomía de una comunidad cuando viola la ley

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)