imagotipo

Trump, Banxico y tasas de interés

  • Rodrigo Chávez Fierro

Como el mercado anticipaba, el Banco de México subió el pasado jueves en 50 puntos base la tasa de interés referencial después que la moneda nacional sufrió una depreciación superior al -10% tras la victoria del candidato republicano Donald Trump.

La tasa quedó en 5.25%, niveles no vistos desde abril de 2009. La tasa de referencia se encontraba en 3.25% al inicio de año, pero tras la turbulencia que registró al comienzo de 2016 en los mercados financieros, el Brexit y los resultados de la elección presidencial en Estados Unidos ha sido necesario subir en 200 puntos base el referencial.

El peso mexicano se ha visto presionado por las promesas de una posible renegociación o denuncia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte por parte de Estados Unidos que afectaría a las empresas mexicanas en su relación con la primer potencia económica del mundo.

El Banco de México indicó que “si bien todavía es difícil identificar los elementos específicos que definirán la postura de política económica que tendrá Estados Unidos en su relación bilateral con nuestra nación a partir de 2017, los riesgos que ello implica han tenido un impacto importante en los mercados financieros nacionales, donde los precios de los activos cayeron y registraron una elevada volatilidad”.

La institución encabezada por Agustín Carstens señaló en su comunicado de política monetaria la elevada incertidumbre que enfrenta la economía nacional, recalcando los riesgos que plantea la elección de Trump para nuestro país, aunque indicando que México está en una posición de fortaleza para enfrentar las nuevas condiciones.

Cabe destacar que el próximo 15 de diciembre, se espera que la Reserva Federal realice su anuncio de política monetaria respectivo con un aumento de tasas.

En tanto, el dólar interbancario se cotiza en 20.414 tras haber llegado a máximos históricos de 20.94 el pasado viernes. Destacó también en la jornada las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal Janet Yellen que afirmó que las tasas en Estados Unidos subirían relativamente pronto en caso que los datos económicos muestren una mejoría en el mercado laboral y una aceleración de la inflación.

Los datos del sector inmobiliario en Estados Unidos que resultaron mejor de lo esperado han llevado al índice que mide el comportamiento del dólar en el panorama internacional comparado con otras seis monedas a su mejor momento en más de trece años.

Estimaciones de Barclays apuntan que el dólar podría terminar el año en 21.50 por el posible impacto de las políticas de Trump en materia comercial. En tanto, el peso acumula una depreciación en el año del -18%, camino a su peor comportamiento no visto desde 2008 cuando cayó un -25%.

Junto a la renegociación del TLCAN, la posible disminución en el envío de remesas, se suma la probable baja en las inversiones y confianza en el consumidor para los siguientes periodos, afectando la inversión extranjera directa.

@chavezfierro

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)