imagotipo

Trump, peso y petróleo

  • Rodrigo Chávez Fierro

Previo al inicio de los tres debates presidenciales en Estados Unidos y tras las dudas sobre el estado de salud de la candidata demócrata Hillary Clinton, el dólar alcanzó máximos de 19.87 pesos el 26 de septiembre pasado. A partir de esa fecha y hasta la cotización del 20 de octubre, el peso se ha apreciado en 7.1% para llegar a niveles de 18.47 unidades por cada billete verde.

Tras el primer debate, el peso ganó 2.45%; después del segundo debate la ganancia fue de 1.93%; en las tres sesiones previas al debate del miércoles, la moneda nacional mostró alza del 2.55%. Lo anterior, a pesar de las propuestas del candidato republicano de ratificar la construcción del muro con México y sobre la posible cancelación del Tratados de Libre Comercio.

Diversos analistas consideran que en caso de darse una victoria de Donald Trump, el billete verde alcanzaría cotización entre 21 y 23 pesos; en tanto que si gana Hillary Clinton las estimaciones serían entre 18 y 21 pesos. No obstante, si gana la candidata del partido demócrata, el peso mexicano se puede ver afectado en caso que Donald Trump no acepte los resultados de las elecciones, como ha dado a entrever.

Sin embargo, el proceso electoral no es el único factor que influye sobre la cotización del peso mexicano. El petróleo es otro elemento que, junto a la normalización de la política monetaria en Estados Unidos, ejerce presión sobre el tipo de cambio.

El pasado 29 de septiembre, los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) lograron un acuerdo para recortar la producción de crudo en 700,000 barriles en la reunión que tendrá el organismo el próximo 30 de noviembre en Viena. El anuncio ha llevado a las cotizaciones de petróleo por encima de los 50 dólares por barril.

Aunque los 700,000 barriles significan menos del 1% de la producción mundial, el posible acuerdo entre integrantes de la OPEP, tan disímiles como Irán y Arabia Saudita, al que se ha sumado Rusia, ha sido tomado como una buena señal de entendimiento al interior del cartel. Desde mediados de 2014 cuando inició la caída estrepitosa de los precios del crudo, la OPEP no había realizado ningún intento por limitar la producción.

Sin embargo, el simple recorte de producción al interior de la OPEP no será suficiente. Los factores que influyen en la negociación del crudo pasa por la disminución en la demanda de los principales consumidores de petróleo del mundo; el aumento en la producción de petróleo no convencional principalmente en Estados Unidos y la apreciación del dólar.

El Banco Mundial ha elevado sus previsiones para el precio del petróleo en 2017 al pasarlo de 53 a 55 dólares por barril tras el anuncio de la OPEP. Por lo que ve en sus estimaciones de 2016, el BM dejó sin cambios su previsión de 43 dólares por barril.

El anuncio de la OPEP ha ocasionado una apreciación del crudo en 15% llevándolo por encima de los 48 dólares, precios no vistos en 14 meses. Sin embargo, la capacidad de la OPEP por afectar los precios del petróleo será puesta a prueba ante la expansión del petróleo no convencional.

Pasando del otro lado del Atlántico, el Banco Central Europeo ha decido dejar para diciembre los principales anuncios en materia de política monetaria. El organismos encabezado por Mario Draghi mantuvo sus tasas de interés en mínimos históricos del 0% y advirtió que no comenzarán a retirar los estímulos económicos (QE) sino hasta después de marzo de 2017.

www.chavezfierro.com

Twitter: @chavezfierro

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com