imagotipo

Viajeras de Ítaca – Arqueólogos militares colonialista

  • Elizabeth Mejía

La disciplina arqueológica como ciencia es muy joven, sus precursores son apenas del siglo XIX donde especialistas de otras áreas, como la ingeniería, se dedicaron a buscar zonas arqueológicas tanto en México como en otros países. Algunos de estos primeros viajeros eran además militares, y todos ellos ocupan como punto de comparación a las culturas clásicas como Grecia y Roma, por tanto, al llegar creen ver atalayas, fortines, baluartes, trincheras y acrópolis.

Por esta razón en las zonas arqueológicas mayas encontramos que los edificios tienen nombres como: “El Castillo”, en Chichén Itzá, Yucatán; el complejo de cuartos que llamaron “El Acropolis” en Palenque, Chiapas.

Por esta visión colonialista militar, los primeros viajeros se dejaron llevar por la imaginación, así al visitar Toluquilla ven un muro de cuatro metros, con un descanso a un metro cincuenta e imaginan que si este muro es una trinchera, entonces sus habitantes deberían medir 4 metros para apoyar los pies en el descanso, luego los codos en la parte superior y desde ahí disparar a las tropas enemigas. Estas interpretaciones de ingenieros militares de 1872 llevan a la afirmación de que Ranas y Toluquilla son fortalezas militares.

Para el caso de Ranas y Toluquilla, el primer arqueólogo que practica métodos y técnicas arqueológicas es Eduardo Noguera que en 1930 al ver las trincheras corrige e informa que son los muros que delimitan la cancha de juego de pelota, por tanto, nunca hubo gigantes.

Por otro lado, es interesante como el leguaje militares está todavía tan arraigado que algunos de los arqueólogos todavía referimos a cada trabajo de excavación para la investigación como una “campaña”, el lugar de excavación es un pozo, cala y/o trinchera, además hacemos “campamentos” y, por supuesto, el trabajo es llevado por un jefe o director de campaña. Y en nuestro trabajo para localizar sitios se habla de una prospección, siguiendo esquemas de ataque a los sitios para acercarnos a su conocimiento.