imagotipo

Viajeras de Ítaca – Código Postal

  • Guadalupe Mendoza Alcocer

Las mañanas del lunes preparo la comida de la semana, me gusta hacerlo frente a la ventana de la cocina que mira hacia la calle (CP 76125). Entre las 8 y las 10 de la mañana veo circular por la acera de enfrente un gran número de mujeres que caminan hasta la casa donde realizan el trabajo doméstico, entran el lunes y salen el sábado temprano. Veo pasar mujeres de diferentes edades, desde los 17 años hasta pasados los 60. He hablado algunas veces con dos o tres de ellas que tocaron a mi puerta en busca de empleo; me dicen que vienen de diversas comunidades. Desde antes de vivir aquí conocía un poco más a las de Cadereyta y a las de Amealco (CP 76885), porque muchas de ellas han trabajado con mis primas y amigas (CP 76050) y han conseguido paisanas para trabajar con otros familiares. Estos dos municipios, entre otros, exportan mucha mano de obra para el trabajo doméstico y las mujeres se van recomendando de boca en boca.

Qué poco cocemos de estas jóvenes y de sus familias, muchas de ellas tienen numerosos hermanos y el padre se fue a trabajar al norte; ellas trabajan para apoyar con su sueldo el gasto familiar. A veces son dos hijas las que vienen a Querétaro a trabajar, otras más chicas ayudan en las tareas de la casa, trabajo más rudo y sin sueldo: cultivar las verduras sembradas en el solar, preparar el nixtamal, cocer el frijol, recoger leña y ayudar a la madre a echar las tortillas que traerán a  vender a las diferentes colonias, todo esto sin descuidar a los chiquillos que han dejado ahí sus hermanas grandes para continuar trabajando en la ciudad.

Al ver pasar caminando a las jóvenes trabajadoras desconocemos todo acerca de ellas, esa que camina con su trenza, bien derechita, el año anterior fue reina de las fiestas de San Gaspar, el santo patrono de un pueblo en Cadereyta, (CP 76504) en el Semidesierto Queretano, de ahí son los músicos más reconocidos de la región, la fiesta dura tres o cuatro días, la banda de viento no para y acompaña las danzas de apaches y soldados y a los concheros, el mayordomo organiza sus cuadrillas y hay que alimentar a todos los vecinos que se acerquen a la fiesta además de preparar un menú especial para las autoridades eclesiásticas que los  acompañen. La reina de las fiestas se sienta en la mesa principal y aunque no hable mucho, ella representa a la comunidad. Quién diría cuando barre la calle que se sentó en la mesa con el Vicario Episcopal.

Las mujeres que vienen a trabajar en las distintas colonias de la ciudad, tienen suerte según la familia a la que llegan (CP 76146). Hay patronas que son exigentes y aunque tengan cocinera y recamarera, supervisan que desde temprano barran la calle, laven los autos y el patio, que ayuden a hacer el desayuno. Desde el día que llegan les tienen sus uniformes azules o rosa con mandil blanco, lo podrán lavar entre semana, pero su propia ropa la usarán hasta que salgan de su trabajo. Conozco de todos tipos de “patronas” como la que cito arriba, otras son más consecuentes, sí hay una rutina laboral que cumplir pero les permiten el uso de su celular, el uniforme es opcional y se las arreglan para que después de levantar la cocina del mediodía, su o sus ayudantes domésticas tengan tiempo de tejer o salgan a platicar con su vecina de trabajo que en ocasiones vino del mismo pueblo para trabajar, de preferencia cerca de su amiga.

Así pasa la semana y llega el sábado por la mañana, con horas de diferencia van saliendo las muchachas. Es un espectáculo verlas recién bañaditas con su pelo largo suelto. Vestidas según la edad. Las jovencitas con pantalón de mezclilla, una blusita linda casi igual que la de la señorita de la casa, una comprada en el Mercado de la Cruz o en el Escobedo, la otra en Antea. Hay una frescura sabatina en estas chicas, Como me gustaría seguirlas, viajar a su pueblo y presenciar el encuentro con el novio que trabaja en la construcción. Daría la vida por saber qué piensan mientras trabajan y cómo se siente su corazón. Ya inicia julio, quién de ellas será la reina de la próxima fiesta patronal.

guayus@hotmail.com