imagotipo

Viajeras de Ítaca – El chapopote

  • Elizabeth Mejía

Es indudable que existen materiales ligados a la modernidad, y uno de ellos es el petróleo y sus derivados, sin embargo, el chapopote fue conocido y usado por los antiguos mexicanos desde hace miles de años. Los arqueólogos suponemos que debió tener un gran valor simbólico al ser un elemento pegajoso, negro, inflamable y de olor penetrante que salía de la tierra en escasos lugares muy apartados.

Por ello su uso fue ritual, se sabe que los Olmecas de Veracruz y La Venta, Tabasco lo ocuparon en contextos rituales –por ejemplo en los mangos de cuchillos del sitio de El Manatí, Veracruz (Ortiz Ceballos y Rodríguez, 1994)–. Además de una utilidad práctica, es el caso de un gran aliado para la impermeabilización de los acueductos subterráneos y embarcaciones olmecas. De este modo, suponemos que las élites olmecas controlaron los yacimientos, para que solo algunos individuos de alto estatus tuvieran el acceso al chapopote procesado, lo exigieran como tributo y lo comerciaban, ya que en Tlatilco, al norte de la Ciudad de México, se hallaron esferas de chapopote. Y es muy posible que varios sectores de la sociedad, esto es algunas familias, se dedicaran a explotar los diferentes yacimientos de chapopote.

Pasados los tiempos olmecas, el chapopote no se olvidó, durante los periodos Clásico y Posclásico, algunos grupos en Veracruz y los toltecas y los aztecas lo utilizaron para la decoración de objetos como figuritas, en la construcción, como impermeabilizante, como un excelente pegamento, e incluso los españoles lo registran como goma de mascar, incienso, para adorno corporal, como pintura y como combustible (Sahagún, 1956).

En la actualidad, en Veracruz se le asocia con el chamanismo. Y en general, a los habitantes de la costa del Golfo, y de las áreas cercanas a los yacimientos, utilizan el chapopote para calafatear o impermeabilizar las embarcaciones como lanchas u canoas, además de ser empleado para aplanar patios, pisos y carreteras.

Nos interesa tu opinión al correo toluquilla2000@yahoo.com.mx