imagotipo

Viajeras de Ítaca – El hombre de las cavernas

  • Elizabeth Mejía

En la escuela nos hablaron de la hipótesis de Charles Darwin del proceso de evolución que en el caso de nuestros ancestros, los hominidos, se les conoce mejor como “hombres de piedras” y “hombres de las cavernas”, en los que se basan algunas caricaturas y películas. Los arqueólogos, paleontólogos, geólogos y antropólogos físicos que han adoptado este tema como materia de estudio, en los últimos años han estado muy activos ya que las nuevas tecnologías informáticas y forenses como el ADN y la reconstrucción facial han permitido nuevos datos. Además, en los últimos años también se han realizado nuevos hallazgos. Los homínidos más conocidos son el Neardental o el Homo habilis, entre muchos más, además se han hallado nuevas especies como el Homo Nalebi. La cuna de todos estos restos es África y de ahí se trasladaron a Europa.

El 6 de enero se dio una nota respecto a nuevos hallazgos relativos a los restos del Homo Neanderthalensis, sabemos que se descubrió esta especie en 1829 y desde ese entonces generó polémica porque muchos creían que eran seres brutos, sin vida ceremonial y sin habilidades para hacer herramientas complejas, por ello suponían que no emparentaban con los humanos, intelectualmente hablando.

Este hallazgo tiene dos tiempos diferentes porque en 1990 un chico de 15 años, llamado Bruno Kowalsczewski reportó la presencia de restos de cerca de 400 huesos y fragmentos de estalactitas y estalagmitas formando dos círculos dentro de la cueva Bruniquel de Francia. En la primera nota el arqueólogo Francois Rouzaud usando datación por radiocarbono, estimó que un hueso quemado de oso encontrado dentro de la cámara, era 47.600 años. Lamentablemente el arqueólogo murió y el estudio quedó suspendido.

En tiempos modernos se reúnen varios especialistas, la geóloga Sophie Verheyden que trabaja en el Real Instituto Belga de Ciencias Naturales y se especializa en el estudio de estalagmitas y estalactitas, que integra a los investigadores Jacques Jaubert de la Universidad de Bordeaux, Dominique Genty del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia, CNRS, y el espeleólogo Michel Soulier de la Sociedad Espeológica de Caussade, para la investigación de las estructuras en detalle.

Los nuevos datos revelan una fecha de 147,500 años con un rango de 2,000 años. Por su antigüedad y que se liga con los Neardentales se inició un proyecto con este nombre, de modo que realizaron estudios de ADN y la reconstrucción de los círculos en modelos 3D en la computadora concluyendo que: “se trata de construcciones elaboradas que nunca se han reportado antes, hechas con cientos de estalagmitas rotas y parcialmente equilibradas, que fueron deliberadamente movidas y colocadas en sus ubicaciones actuales, junto con la presencia de varias zonas intencionadamente calentadas (…). El grupo de Neanderthal responsable de estas construcciones tenía un nivel de organización social que era mucho más complejo de lo que se pensaba”.

Por todo ello este tipo de homínidos no solo controló el fuego, sino que tenía un nivel de organización y vida ceremonial que se desconocía, de modo que todavía tenemos mucho que aprender de estos restos.