imagotipo

Viajeras de Ítaca – El planeta Kapoor

  • Mariana Figueroa Márquez

“Se reconoce a la obra de arte por su vida propia. La obra de arte que no tiene vida, no es obra de arte”. La máxima de Mathias Goeritz impresa en los boletos de entrada al Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) parece una advertencia de lo que el espectador enfrentará al conocer la obra de Anish Kapoor. Y es que si hay una sensación al pararse frente a las obras de este artista indobritánico, es que están vivas.

Mi curiosidad por Kapoor nació cuando supe que él era el artífice de esa megaescultura en el Millenium Park de Chicago que parece un enorme frijol que refleja todo; su título es “Cloud Gate” (Puerta de la nube) y pesa la escandalosa cantidad de 98 toneladas. Ahora, el artista nacido en India en 1954 exhibe su trabajo por primera vez en Latinoamérica bajo el título “Arqueología. Biología”.

A lo largo de cuatro salas, la obra de Kapoor divierte, subyuga y pone a reflexionar al espectador. En una entrevista recogida por el catálogo de la exposición editado por el MUAC, el ganador del Premio Turner en 1991 se define a sí mismo como un pintor que es escultor.

“Siempre he estado involucrado -que es lo que creo que hacen los pintores- en abordar una presencia ilusoria en el mundo; una que no necesariamente está aquí. Esa es la naturaleza de la pintura. Es un paisaje mental o del alma, mientras que, en ese nivel, la escultura sería un paisaje del cuerpo. Para mí, las dos cosas parecen haberse unido de alguna manera, así que estoy haciendo cosas físicas que tratan acerca de algún otro lugar, acerca de este espacio ilusorio”.

Su visión artística la vemos plasmada, en una primera sala, en superficies circulares o en forma de estructura rectangular tridimensional que nos devuelven nuestro propio reflejo, distorsionado o de cabeza. Su obra nos tiende una trampa juguetona, nos regala una imagen a veces más delgada, a veces más ancha o, desde ciertas distancias, inexistente. Somos parte intrínseca de la exhibición.

Más allá del sentido lúdico, Kapoor nos sumerge en su universo, es como llegar a un nuevo planeta, donde reinan los cóncavos y los convexos; su arte nos invita a reflexionar sobre conceptos abstractos, como el espacio y el tiempo, lo mismo con sus superficies reflejantes, que con sus enormes montículos de cemento titulados “Ga Gu Ma”, pareciera que caminamos por primera vez por esta geografía cósmica que nos seduce con sus formas orgánicas.

Con “Al borde del mundo II”, una cúpula que flota a 2.5 metros del suelo, se da espacio a la introspección al fijar la mirada en el interior de la cúpula vacía, cuyo color oscuro nos hace sentir que estuviéramos viendo el infinito. Esta sensación no es casualidad, pues es generada por el color vantablack, el color negro más negro que existe, y cuyos derechos pertenecen a Kapoor, quien causó polémica por monopolizar este pigmento que fue desarrollado por la compañía NanoSystems para propósitos militares y de equipo astronómico. El color vantablack es la sustancia más negra conocida, tan oscura que absorbe el 99.96 por ciento de la luz.

La última sala nos aguarda con lo mejor de la muestra, la obra titulada “Mi patria roja”, que consiste en una superficie circular de 12 metros de diámetro realizada con cera pintada de rojo y un brazo de acero unido a un motor que ha creado una bien peinada superficie circular con bordes irregulares. Esta pieza está rodeada por “Esquina dorada”, donde continúa el juego de reflejos, una enorme grieta en la pared que nos da la sensación de que la sala misma del museo es un ser vivo que ha sido herido y está a punto de sangrar, y esculturas crudas de apariencia carnívora (“Madre, madre”, “Memoria de la lengua”, “3 días”) que evocan un sentido primitivo, que estruja.

En este recorrido de 22 obras, vemos un periodo de creación de 1980 a la fecha, desde las primeras obras en las que utiliza pigmentos como los que se usan en la vida ritual y cotidiana de la India hasta obras como “3 días”, realizada este mismo año. No se pierda la oportunidad de visitar el planeta Kapoor, la muestra en el MUAC termina este 27 de noviembre.

@marianfi