imagotipo

Viajeras de Ítaca – El vecindario de Cri- Crí

  • Elizabeth Mejía

El pasado 6 de octubre recordamos el natalicio de un ilustre mexicano, Francisco Gabilondo Soler. Oriundo de Orizaba, Veracruz, fue astrónomo y músico por excelencia. “Cri-Crí, el grillito cantor” fue compañero de la infancia de muchos niños mexicanos. La siguiente estampa se hizo con viejos recuerdos de mi infancia, un atisbo a la memoria sobre las letras y los títulos de las canciones de Cri-Cri. Di porque, dime abuelita, di porque eres viejita, dime abuelita porque?, dime tú porque al perrito le duele la muela, porque el comal pelea continuamente con la olla por el brasero; y como desde el desván rodando van bajando las canicas, formando un torrente de bolitas saltarinas en alegre libertad con sus rebotes de cristal y marcha de las canicas.

Mientras, afuera, por el caminito de la escuela va el chivo piocha, sobre su bici aprendiendo a guardar equilibrio y le gritan: !que se caé, que se cae! y como en su caída 30 carros fue a romper, justo detrás de la marcha de las vocales, con la patita ataviada con su rebozo de bolitas, al lado de la negrita cucurumbe que va del brazo del negrito sandía, Chonita y la muñeca fea, que seguidos por la carrera de los caballitos cierran la marcha. Van pasando junto a la casa de papá elefante, donde el elefantito no quiere comer lentejas y prefiere un pedazo que sea muy grandote de aquel pastel de limón. Enfrente un rey canta un vals a un habitante tan solo nomás y que tenía seis meses de edad. A un lado, hay una fiesta, celebrada por el ratón vaquero, que hace un baile con los muñecos y el ropavejero, mientras bailan la jota de la jota, y bailando la jota va el fantasma bailarín y chambón que se escapó de un castillo de España pidiendo un viejas ruinas con más calidad.

Más adelante, se abre el bosque tenebroso, habitado por gentecilla de pelo y pluma, en un claro, el chorrito sube y baja en un lago de cristal donde flota un barquito de nuez y donde el venadito trata de convencer a su reflejo para que salga a jugar, a un lado del castillo azul propiedad del rey de chocolate y junto al lugar donde se celebra la boda de los palomos, apadrinados por el Jicote aguamielero con bigotes de aguacero que junto con el perrito que trata de controlar el dolor de muelas, ve a los pollitos jardineros que riegan flores y les rodean huyendo del gato carpintero y detrás de don Pinpirulando. Hasta que todos huyen porque ¡llueve y llueve!, mientras los conejos se divierten con las gotitas que hacen pin pin pon, pin, pin pon…

Saliendo del bosque y en una tarde después de la lluvia, se ve la casa de los cochinitos dormilones, junto a otra donde un niño no quiere merendar, mientras en la puerta de enfrente el chinito Chon Ki Fu, que escapó del gran jarrón y de las garras del dragón, estaba a punto de tocar en casa del zapatero remendón que ya no puede trabajar porque de noche y de día está de gran fiesta los zapatos, ya que las chancletas, las zapatillas y las botas viejas bailan sin parar un tango medroso,  y al sonar las 3 de la mañana salen los muñecos a bailar, hasta que aparezca el sol, y en un rincón un osito barrigón toca la balalaica. A lo lejos se escucha al gato de barrio y la cantaleta diaria de metete Tete, que te metas Tete y es que desde la mañanita esta niña Esther soñando con su príncipe azul.

Por último quiero recordar las palabras de Cri- Crí: “no traten de hacer lo que yo he hecho, será muy divertido entrar en el país de los cuentos, es encantador tocar instrumentos y podrá parecer agradable escribir 100 mentiras con faltas de ortografía. Pero aparte de esas pequeñas diversiones la vida consiste en educar el esfuerzo, cada día hay que hacer más siguiendo el consejo de los viejos, obedeciendo los mandatos de mamá, y perdonando torpezas a niños que conocemos. Hacer más, cada vez más, así ha ido el mundo rodando y en sus vueltas aprendiendo. No destruir ni libros, ni animalitos, ni flores o arbolitos esbeltos, seremos cada vez más ricos queriendo ser cada vez más buenos…”. Nos gustaría conocer tu opinión al correo toluquilla2000@yahoo.com.mx