imagotipo

Viajeras de Ítaca – “Ella no se rinde, eso lo respeto”: Donald Trump

  • Levy Barragán

“Ella no se rinde, eso lo respeto…es una luchadora y eso es muy positivo”, reconoció Donald Trump al cierre del segundo debate que tuvo lugar el pasado domingo 9 de octubre, durante la contienda electoral, cuando el moderador Anderson Cooper, periodista de la CNN, le preguntó cuál es la cualidad o virtud que admira en Hillary Clinton.

Pero más allá de su opinión, de una contienda electoral histórica que jaló reflector como ninguna otra y de que la representante de los demócratas haya perdido las elecciones, me concentraré en Hillary Diane Rodham, la mujer descendiente de inmigrantes galeses, escoceses y franceses; hija de padre empresario textilero y de madre dedicada al cuidado de su familia, orientada ésta a la Iglesia metodista, y políticamente conservadora. Chicago fue la ciudad que vio nacer, un 26 de octubre de 1947, a una de las mujeres más poderosas en el mundo a sus 69 años de edad.

Ya desde los 18 años gustaba de la ciencia política, especializándose en el Wellesley College, donde fue presidenta de los Jóvenes Republicanos. Cuatro años después, en 1969, ingresó a la Universidad de Yale para estudiar Derecho y donde colaboró para la revista sobre Leyes y Acción Social.

Su vocación social y política se consolidó cuando se integró a la Children Defense Fund en 1974 para, tres años más tarde, cofundar el Arkansas Advocates for Children and Families, una organización orientada a la defensa de mejores condiciones de vida para los niños. Destaco su pasión en un tema tan sensible como es la niñez porque muestra su lado protector y materno, condición de fortaleza, valor y espíritu de justicia.  Son muchos los logros y metas que Hillary Diane Rodham conquistó y que este breve espacio no sería suficiente para abordarlos, solo para terminar, decir que en su brillante carrera ha sido considerada una de las mujeres más poderosas, durante más tiempo, en el mundo y que, pese a haber sido la esposa de un presidente de los Estados Unidos, ella se encargó de salvaguardar su carrera y sobresalir por sus propios méritos en un ecosistema rabiosamente competitivo como es el político y en un país que se ostenta entre los más poderosos del planeta.

Sabías que…

Fue catalogada entre los 100 abogados más influyentes del país.

En el año 2000 fue la primera mujer senadora de Nueva York, reelegida en 2006.

Fue Secretaria de Estado desde 2009 hasta 2013.

Su primera postulación a la presidencia fue en 2008 y la segunda en 2016.