imagotipo

Viajeras de Ítaca – Qué es ser sustentable

  • Elizabeth Mejía

Cada año la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), elige un tema para ser el eje de ICOMOS (el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios). Éste es motivo del Día de los Monumentos y tema a lo largo de todo el año.

Así, en este 2017 el tema es la sustentabilidad o sostenibilidad, término que se ha utilizado en diversos contextos, pero en rasgos generales se refiere a la cualidad de poderse mantener por sí mismo, sin ayuda exterior y sin agotar los recursos disponibles.

En materia de sitios arqueológicos, en general, los antiguos habitantes hacían sostenibles sus pueblos en materia de materiales de construcción ya que los elaboraban con las rocas que les rodeaba, y las unían con arcillas de la misma región como argamasa. Y solamente a veces los objetos suntuarios o los símbolos del poder de los gobernantes fueron construidos con materiales ajenos al sitio para marcar su poderío, éste es el caso de las estelas mayas, por ejemplo. Esta visión cambió radicalmente con la llegada de los españoles y en nuestra vida moderna prácticamente se ha olvidado. Un ejemplo de obra con materiales ajenos es el Palacio de Bellas Artes, elaborado con mármol de Carrara, ya que procede de este lugar en Italia.

El actual reto para los arqueólogos modernos es explorar un sitio arqueológico que fue construido en forma sustentable y tratar de mantenerlo en las mismas condiciones. Este reto tiene dos vertientes, uno es cómo hacer la restauración y el otro es la operación del sitio para ser visitado por la ciudadanía.

em

En la Sierra Gorda del estado de Querétaro existen unos 1,100 sitios arqueológicos, de ellos se pueden visitar cuatro, que son Toluquilla en el Municipio de Cadereyta, Ranas en San Joaquín, Tancama en el Municipio de Jalpan y El Cerrito en Corregidora; sólo los tres primeros están abiertos al público y se cobra únicamente en Ranas y Toluquilla.

De estos cuatro sitios, Toluquilla es el de mayor tamaño con 210 monumentos, Ranas con 150, Tancama con 50 y El Cerrito con sólo 10 monumentos. Desde hace 24 años soy responsable de Toluquilla y en ese tiempo se ha realizado la restauración en forma sustentable, eso quiere decir que se usan lajas del mismo cerro y para unirlas se emplea arcilla y cal, materiales similares a los usados originalmente por los habitantes prehispánicos.

Toluquilla abrió al público en junio de 1997, por lo que cumple 20 años de estar habilitado para la visita. El reto fue dar servicios en las condiciones del lugar, ya que no existen redes de agua potable, no hay drenaje y tampoco había luz. Por ello en 1996 y para poder abrirlo a la visita, el abasto de agua lo resolvimos con la asistencia de dos jóvenes arquitectos del Instituto Tecnológico de Querétaro, entonces ideamos drenes para captar agua, misma que se reúne en piletas y luego la subimos con bombas de gasolina. Ese mismo año construimos un baño que descarga en una fosa. Si llueve con la regularidad actual, todo esto permite que con el agua reunida se realicen los trabajos de restauración y la visita de 5,000 personas. Además, en 2013 instalamos celdas solares. Por todo ello Toluquilla es el único sitio autosustentable cuando le abastece la lluvia y el sol para su operación.

toluquilla2000@yahoo.com.mx