imagotipo

Viajeras de Itaca – Una cita pendiente

  • Guadalupe Mendoza Alcocer

“La borra de café…”

Conocí a René Avilés Fabila hace aproximadamente tres décadas a través de las páginas del Búho suplemento Cultural de Excélsior que él dirigió por más de 13 años. Yo entraba a la casa de mi mamá y mi hermano, que tenía suscripción al periódico, apenas me oía llegar separaba las páginas del Búho para mí, yo les daba una primera ojeada y luego con calma en mi casa releía mis artículos preferidos: Cuevario de José Luis Cuevas, “l enfant terrible” que por entonces tendría cincuenta años. Cada artículo estaba ilustrado con un rostro humano, muy a lo Cuevas, con ese dibujo lineal tan particular. El texto de una extensión aproximada de tres cuartillas solía versar sobre un contenido erótico imaginario, el artista se veía en situaciones en las que mujeres bellísimas que acudían, por ejemplo, a una exposición en el Camino Real Polanco, se acercaban a él y deslizaban en su bolsillo del saco la llave de su habitación y susurraban: “te espero”. Yo siempre lo leía, aunque repetitiva, me encantaba su prosa.

El siguiente artículo de mi preferencia era el del propio René, quizá había un paralelismo con Cuevas, René viajaba mucho invitado por Universidades, Escuelas de periodismo o bien la presentación de sus libros. El autobiográfico, siempre ponía atención en las mujeres hermosas, algunas eran sus lectoras y en forma semejante que el pintor anteriormente citado, René se veía en situaciones más realistas, en las que la sensualidad y el erotismo sugerían algún encuentro que no narraba su conclusión. Federico Ortiz Quezada, con artículos más científicos era sin duda un atractivo. Para terminar con el Búho, cuando anunciaron el festejo de los 500 ejemplares del suplemento no dudé en desplazarme a la “CDMX” al viejo edificio del Excélsior, ahí estaban los colaboradores y mucha gente de Cultura. René mencionó: Saludo a mi amiga que viene de Michoacán.

*

“Domingo nueve de octubre de 2016” a través de las redes sociales me entero de la muerte de René Avilés Fabila, un infarto fulminante acabó con su vida a los 75 años. Su presencia llena de vitalidad deja un enorme hueco. El decía de sí mismo “que nació en la Ciudad de México y estudió en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Luego fue a la Universidad de París, la Sorbona, a realizar estudios de posgrado.- No se para que pues siempre quise ser escritor, autor de novelas y de cuentos-. (Biografía procaz), Fue alumno de Juan José Arreola y Juan Rulfo. René cumplió su sueño: escribió 13 Novelas, varios libros de cuentos y libros autobiográficos a los que bautizó como Recordanzas además de su obra periodística. Es difícil señalar cuál es su mejor novela ya que Tatandel le dio gran fama internacional y ha sido traducida al inglés, francés, alemán, italiano, ruso y coreano, sin embargo Los Animales Prodigiosos tiene un grado de refinamiento especial ya que además está prologada por Rubén Bonifaz Nuño e ilustrada por José Luis Cuevas. La Canción de Odet, Los Juegos, El Solitario de Palacio, Etc.

Cuando René Avilés Fabila asistió en octubre de 2014 como invitado especial al XXI Congreso Mundial de la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, AMMPE, fracción Querétaro, el autor contestó en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía de la UAQ algunas preguntas sobre su obra periodística y literaria. A una pregunta específica sobre el epígrafe de la novela Tatandel extraído de la novela “La Borra de Café”, aclaró con sencillez que la cita correspondía a otro autor pero que en el ejemplar que llevaba consigo se encontraba incluida y, con la voz de quien conoce un texto en su profundidad lo leyó para la complacencia de los asistentes. Fue al final del Congreso cuando quedó con una socia queretana en reunirse para trabajar un tema específico. -Esa cita tendrá que posponerse indefinidamente-

René Avilés Favila fue un ser especial, desde la secundaria fue contemporáneo y amigo de José  Agustín y Parménidez García Saldaña (La generación de ruptura)

Realizó su sueño de escribir Novela y Cuento, es uno de los autores más sobresalientes en el Periodismo cultural del siglo XX mexicano. Siguiendo la tradición familiar de sus padres y su abuelo se dedicó a la academia en la UNAM y en la UAM. En 2014 fue reconocido con la Medalla Bellas Artes  celebró sus 50 años como creador literario y académico. Entre otros reconocimientos, recibió el grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad Popular Autónoma de Veracruz. Pareciera que René Avilés presintiera que iba a partir temprano, creó una Fundación para promover la Cultura siendo un elemento central “El Museo del Escritor”.

Está bien René, mientras volvemos a reencontrarnos, me quedo con el recuerdo del escritor vital, paladín de la cultura a quien tendré que conformarme con mirar a través del youtube en charla con Cristina Pacheco o entrevistando a Vargas Llosa.

guayus@hotmail.com