imagotipo

Yemen, el conflicto olvidado

  • Rodrigo Chávez Fierro

@chavezfierro

Sin tener la notoriedad mediática de las guerras en Irak o Siria; la guerra en Yemen que se ha intensificado desde hace dos años, ocasiona ya como muestra sintomática la aparición de una epidemia de cólera. La Organización Mundial de la Salud estima que la enfermedad ha matado ya a 1,817 personas y que otros 360,000 yemenitas la han contraído.

Desde marzo de 2015, Yemen se encuentra sumida en un enfrentamiento entre su ejército, bajo el mando del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi apoyado por una alianza militar liderada por Arabia Saudita; y por otro lado, los militantes chiitas hutíes, con ex combatientes del ejército yemení, fieles al expresidente Ali Abdalah Salem derrocado en 2012 en el contexto de la “primavera árabe”, son respaldados por Irán.

Como consecuencias adicionales del conflicto, 2.2 millones de personas han tenido que abandonar sus hogares víctimas del hambre y la violencia. El Comité Internacional de la Cruz Roja informa que solamente el 45% de los hospitales está en condiciones de atender pacientes. La infraestructura de agua potable y electricidad se encuentra colapsada en grandes regiones del país. La guerra en Yemen ha cobrado la vida de unas 10,000 personas (4,000 de ellas civiles); con un 80% de la población necesitada de auxilio urgente. Siete millones de personas están al borde del hambre.

Yemen, cuya extensión es similar a la de España, se encuentra poblado por 26 millones de personas y es el país árabe más pobre del mundo. Su posición geopolítica como puerta de entrada al Mar Rojo lo convierte en una parte importante del tránsito de gas y petróleo que van del Golfo Pérsico hacia Europa. Desde su unificación en 1990 y tras veinte años de gobierno de Ali Abdullah Saleh, los choques entre las dos confederaciones tribales que dominaban el territorio han vuelto a resurgir.

Arabia Saudita, que siempre ha intervenido en Yemen de forma política, económica y militar, considera al país como tierra de gente poco educada, con altos índices de consumo de narcóticos, pero proveedora de mano de obra para el reino. Sin embargo, la intervención saudí en el país a partir de 2015 ha sido radical y riesgosa, pues provoca que se perciba al gobierno de Riad como un fracaso en su intento por exhibirse como potencia militar en la región.

Esta intervención militar no advierte un final a corto plazo, ante una pasividad y desinterés por los actores políticos internacionales, a pesar de las continuas violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario por parte de todos los combatientes en el conflicto.

Siguiendo el análisis de Félix Flores: “La versión simplificada de esta guerra dice que Riad pretende la restitución del presidente Hadi, a la que se oponen los rebeldes, llamados hutíes por el nombre de su fundador, el diputado Hussein al Huthi, fallecido en 2004, y su hermano menor y sucesor al mando, Abdul Malik al Huthi, los cuales se han aliado de manera táctica con su antiguo enemigo Saleh, que pretende recuperar el poder. Hadi no tiene base popular, mientras que Saleh es denostado por una mayoría de yemeníes.”

Sobre las influencias de los actores regionales en el conflicto Nasser Hadien citado por Flores subraya que “Yemen tiene mucho más que ver con el fracaso de la política saudí que con el éxito de la política iraní, que simplemente ha aprovechado la oportunidad. Irán se dio cuenta de que podía tener influencia en Yemen gastando unos pocos millones de dólares, eso es todo”. En cambio, Irán puede observar Yemen como un fangal para Arabia Saudí. Al fin y al cabo, “está en el patio trasero de su casa”, dice Hadian, señalando que “Yemen es como un cuadrilátero de boxeo, todo aquel que entre permanece. Es imposible retirarse”.

En tanto, la cobertura mediática da mayor importancia a los apretones de manos entre Trump y Putin mientras la vida de miles de yemenitas parece indiferentes en el contexto internacional.

Correo electrónico: rodrigo@chavezfierro.com

www.chavezfierro.com

Miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi)