imagotipo

Los Constituyentes: una larga travesía

Por Ricardo Carapia

Fotos Yarhim Jiménez/Cortesía

 

Hace casi diez años, Giancarlo y Édgar Pulido visitaban el Teatro de la República, y Édgar concibió lo que sería tiempo después el espectáculo “Los Constituyentes”, al descubrir que el recinto podría tener un plus como un espacio vivo donde pudieran representarse los trabajos que se vivieron en el Congreso Constituyente; y en que el espectador pudiera revivir el momento histórico a partir del lenguaje audiovisual, “dominado por las nuevas generaciones educadas con la imagen”, según señala el productor.

“Se visualizó a partir del debate en el propio espacio donde tuvo lugar la discusión parlamentaria, sumando con lo que no tiene registro histórico, cómo los personajes protagónicos de la historia tienen una vida cotidiana, esos entretelones en el espacio íntimo”, por lo que consideró importante una mirada y “un panorama completo de cómo se gestó este proceso de crearse una nueva Constitución”.

Al ver que la parte escénica podría cumplir el cometido de recrear la discusión parlamentaria, se le pidió a Juan Carlos Zerecero, quien fue alumno de Giancarlo, que escribiera la obra bajo esas líneas, intercalando la parte narrativa escénica y cinematográfica. Le llevó cerca de medio año “con una investigación muy acuciosa. Juan Carlos estudió leyes y era autodidacta como escritor” además de ser artista plástico. Él fue el escritor de los recorridos turísticos en San Juan del Río, y responsable de la obra “El nido de las urracas”, dirigido por Giancarlo Pulido; donde retrataba el México de los años 30, el  cardenismo, la postrevolución y el tema del nacionalsocialismo y su nacimiento en Europa. “Me pareció que era la persona ideal para desarrollar este trabajo literario”.

El trabajo de los actores previo al estreno.

El trabajo de los actores previo al estreno.

Se hizo una primera lectura en 2008 en la Casa Universitaria donde Andrés Garrido del Toral, Roberto Servín, gente de teatro y cine escucharon el texto y “encontraron una obra bien planteada y una investigación muy cuidada, y desde luego una trama con personajes vivos, de carne y hueso”.

Narra entonces Pulido que “se hizo la búsqueda de poder imprimir la obra editorial y finalmente se pudo editar en 2009 en coedición entre el Consejo Editorial del Congreso de la Unión, el Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Dirección de Publicaciones del Instituto Politécnico Nacional y una asociación que organizó el tema conmemorativo del Bicentenario y Centenario en Chihuahua, ‘Tres siglos tres fiestas’ que además celebraba los 300 años de la fundación de Chihuahua”.

Pulido recordó que en ese entonces no pudo lograrse la participación de alguna instancia local, pues aunque hubo interés de Municipio de Querétaro y de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) al final no se consolidó, señalando que cuando intentaron hacer algo que tenía que ver con la historia del Estado y el país, había “una especie de ceguera, de miopía, y no se valoró el esfuerzo de lo que se estaba tratando de construir”.

El equipo de producción.

El equipo de producción.

El rodaje

Finalmente, en noviembre de 2009 logra presentarse la obra en el Teatro de la República y comenzaron las gestiones con el área de Vinculación Cultural del entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) para realizar el espectáculo en noviembre de 2010, ya con el aval de Álvaro Matute y Aurelio de los Reyes. Sin embargo, no había suficiencia presupuestal.

En mayo de 2010 se firma un convenio por un fondo de un tercio del monto solicitado originalmente, recurso que se recibe hasta octubre de ese mismo año. “Como se requería tener la parte audiovisual construida, con la Comisión de los Festejos del Bicentenario y el Centenario con Manuel Naredo” se agendaron tres funciones para el mes de noviembre, y con el anticipo pudieron iniciar el rodaje, el cual seguía su curso precisamente en el Teatro de la República el día del aniversario de la Revolución Mexicana, fecha cuando debía estarse estrenando el espectáculo.

Al concluir los trabajos,  refiere Pulido que había sucedido algo mágico en el ambiente y era notorio para todos los participantes, pues era un trabajo “con un elenco completamente queretano en escena, en locaciones de Querétaro, con una infraestructura profesional, con un crew local y un elenco con mucha experiencia gracias a la riqueza de la tradición teatral del Estado”. Y es que “dimos un entrenamiento  que pudo ejecutarse en la Facultad de Bellas Artes, donde pudo permear la posibilidad de que el realizador cinematográfico pudiera ensayar para involucrar al elenco en un set, lo que ayudó muchísimo”. Y reconoce que aunque el proyecto cautivó y provocó expectativas, en algunos casos también generó recelos. “Movió cosas”, dijo.

La temporada finaliza el miércoles 8 de febrero.

La temporada finaliza el miércoles 8 de febrero.

Al terminar 2010 y los festejos centenarios quedaron atrás, “teníamos un material de muchas horas y había algo interesante que podría funcionar”, y tenía la idea de continuar con el espectáculo, sin embargo el incumplimiento del contrato con la Comisión de los Festejos hizo que devolvieran el anticipo en mayo de 2011, “lo que anuló la posibilidad de pensar en la continuidad”. Sin embargo, se dio a la tarea de darle un uso al material que permanecía inédito, y a lo largo del año “se realizaron los diferentes cortes de edición para que pudiera funcionar como algo, aún sin saber bien a bien cómo”.

Al tener en sus manos un corte final de 50 minutos que funcionaba y con la coherencia debida, se presentó a los estudios Churubusco donde se logró hacer la postproducción en 2012, incluyendo la corrección de color y el procesamiento de sonido en THX para estrenarse al año siguiente en Grupo Milenio con el patrocinio de Gobierno del Estado de Querétaro. “El espacio se compra y se transmite un sábado a las siete de la noche sin corte comercial, presentado por la Secretaría de Turismo”. Cerca de 200 mil televidentes vieron el documental.

Buscaron otras alternativas y por invitación directa del presidente del Festival Pantalla de Cristal en 2013, Edgar Pulido inscribió el material  en el rubro de documental, recibiendo cinco nominaciones: Mejores Valores de Producción, Mejor Guión, Casting, Actor (Leonardo Kosta) y Direccion de Arte, recibiendo tres de los premios.

El talento escénico, el cuidado en la estética y la elección de actores y actrices queretanos, junto a la decisión de evitar contratar actores reconocidos que pudieran ser interesantes al gran público, señala Pulido, le hicieron constatar que la elección no fue equivocada.

El festival permitió una plataforma de reconocimiento que les permite transmitir el material en TV UNAM, logrando en 2015 vender los derechos a un canal de cable en el sur de los Estados Unidos, y a una televisora en Ecuador, transmitiéndose también en Canal 22 y el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano (SPR) al siguiente año.

Luis Martín Solís es el director de escena.

Luis Martín Solís es el director de escena.

El Centenario de la Constitución

Al acercarse el 2017, se llevó la propuesta al Instituto Queretano de la Cultura y las Artes (IQCA), y en agosto de 2016 fueron convocados a presentarla al Consejo Asesor de la Comisión Organizadora de los Actos Conmemorativos del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, encabezada por el gobernador Francisco Domínguez Servién y representantes del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Para la presentación se hizo acompañar de Leonardo Kosta, para transmitir “esa sensación de lo que representó para él la película y de lo que a la comunidad escénica podría representar el ver su trabajo en un espacio como el Teatro Metropolitano”.

Y es que el Teatro de la República había sido descartado desde hacía tiempo por la producción al no reunir las características técnicas necesarias para un espectáculo de este tipo, “además que (el Teatro Metropolitano) no ha sido ocupado por la comunidad escénica local. En ese sentido hay una deuda, una necesidad de que sea ocupado y qué mejor que mejor que con una obra de Querétaro, escrita por un queretano, con un tema histórico que sucede aquí. Es su espacio natural”.

El Consejo dictaminó favorablemente y a finales de noviembre pasado a través de la Secretaría de Cultura se programan ocho funciones del 4 al 8 de febrero del presente, “como una inversión y no como un gasto a fondo perdido, para generar un referente artístico al turismo cultural del centro del país, de manera que poder conectar un producto a un sector de la economía con el cual hay vínculos estrechos en Querétaro por su historia, patrimonio y tradición, no limita la posibilidad de extenderlo o replicarlo, generando fuentes de trabajo; darle solidez a la industria cultural conectada a un sector tan dinámico y de tanto peso en el PIB como es el Estado”.

Y es que Edgar Pulido opina que la dinámica teatral en Querétaro y su oferta en cartelera son motivo por el cual se ha pensado en ocasiones la creación de una Compañía Estatal de Teatro cosa que, señala. no sucede en cualquier plaza.

El elenco está o ha estado vinculado a la UAQ.

El elenco está o ha estado vinculado a la UAQ.

El elenco y la dirección

Sobre la elección de Luis Martín Solís como director de escena alejado de los entretelones de la comunidad escénica local y especializado en ópera, asegura que permitió tener una sinergia muy particular y aglutinar muchos intereses e inquietudes legítimos para los que pudieran participar como elenco. Miembro del Sistema Nacional de Creadores y un director probado, “da un referente a la dimensión de la escena vista desde la ópera, y su trabajo ha permitido que la historia sea terrenal, contrastando con la seriedad y reflexión de  la película, provocando un contrapunto de ver a los personajes desnudos y sometidos a la mirada del espectador”.

En el espectáculo hay un elenco “que juega en ambas pistas: nueve actores que juegan en el cine y en el teatro, el más nutrido en cine (cerca de 80) y en la escena casi cuarenta”, destacando que del total del staff y el elenco, un 80% está o ha estado vinculado de alguna manera a la UAQ, lo que habla, dijo, de su importancia como semillero y formador de cuadros de la comunidad escénica.

Ante lo que definió como una apuesta atinada, gozosa y celebratoria, Édgar Pulido agradeció a la Secretaría de Cultura y al Gobierno del Estado, añadiendo que “ojalá despierte la sensibilidad e interés de las autoridades para que no se quede ahí”. La película irá a los 18 municipios en estos meses, lo que “es un componente  que puede permear a que pueda seguirse difundiendo el trabajo en los espacios públicos, que puede resultarles interesante y entretenida”.

Este domingo se presenta el espectáculo “Los Constituyentes” en el Teatro Metropolitano a las 17 horas y se transmite la película en el Canal 22, pero las funciones continuarán a las 18 y 20 horas del miércoles con entrada libre, hecho que señaló como un gran reto por el acceso que se limita para un sector económico de la población que no puede trasladarse al recinto; “pero aspiramos a que el joven queretano que tiene ciertas aspiraciones y busca algunas experiencias determinadas, pueda darse la oportunidad de vivir y compartir experiencias en un espectáculo que le permita asomarse al talento local, en un teatro que debe dar una oportunidad de ser ocupado por los queretanos”.