/ domingo 30 de abril de 2017

Carlota regente: miradas cruzadas

Por Edgardo Moreno Pérez

Primera parte

Al abordar el tema de Carlota en su papel de regente, es casiinevitable caer  en el lugar común toda vez que el personaje seha construido entre tintes de novela de folletín, de leyendacortesana y del empoderamiento feminista.

En el proceso de analizar el estado de la cuestión, sonreiterativas las conclusiones. Una mirada de conjunto nos pondráen el contexto de la época del llamado Segundo Imperio y en lavida cotidiana palaciega. Pretendo en unas cuantas cuartillascederle la voz al personaje que podemos percibir en su escritura,por la semiosis que representan los signos consignados al papel.Acudiremos a la visión periférica de algunas personas cercanasíntimas o subordinadas con las que tuvo trato directo. Tal vezpodamos abrir nuevas ventanas para bosquejar al personajemitificado, plantearnos nuevas preguntas o seguir manteniendo velosde misterio y de melodrama que forma parte de nuestra cultura. Lacursilería como género estético.

Vislumbres

La historia, la re construcción de la memoria es un procesodinámico, los retos actuales como la incursión de la mujer en lavida política a través de “cuota de género”; el trabajoinfantil; la esclavitud en los campos agrícolas en nuestro país;la reforma educativa; el plebiscito, entre otros fueron cuestionesa resolver en la década de los sesenta del siglo decimonono; comolo son hoy mismo. La forma de vida de una época determinada;costumbres que reflejan de manera dialéctica las convenciones, deuna sociedad estamental, La literatura que se leía, la música, elvestido como estatus, los juegos de salón, los placeres de lamesa, la cubertería, y otras nimiedades que conformaban aquelgrupo donde habitó Carlota. Un vistazo al ceremonial del ImperioMexicano nos ayuda para entrar a la atmósfera imperial. Porejemplo la recepción para el cumpleaños de los emperadores. “Eltraje de los concurrentes a la solemnidad será el siguiente: LasGrandes Cruces de Guadalupe se pondrán sus collares. Lo señoresque tengan uso de uniforme estarán de gran gala. Los que no lolleven, de frac, corbata blanca y condecoraciones. Las señoras, devestido escotado, alhajas y condecoraciones. La servidumbre dePalacio estará de gran librea.”

Narrativas

Dentro de estas convenciones  Carlota asumió el cargo de laregencia del Imperio durante los viajes de Maximiliano. Fue elparapeto de intrigas cortesanas y el instrumento negociador o veces impositivo de los asuntos políticos. Por su forma de pensary actuar se decía que la emperatriz era “roja”, (quizá lehubiera gustado ser “turquesa” o pintarse de “azul”). Elcargo de regente se encontraba como figura jurídica en el Decretopublicado en 1865, donde se establecía la “Forma de gobierno" en18 títulos y 81 artículos. Él primero establecía que elgobierno era una monarquía moderada, hereditaria, con un príncipecatólico. El segundo a la letra dice: “En el caso de la muerte ocualquier otro evento que ponga al emperador en imposibilidad decontinuar con el ejercicio del mando, la emperatriz, su augustaesposa, se encargará ipso facto, de la Regencia delImperio.”

“Un horizonte más amplio…”

En Miramar, Carlota había escrito a la condesa d'Hulst:“Llevamos ahora una vida muy pacífica, tratando de hacer que lagente nos olvide.” Más tarde consignó: “No sé lo que pasaráen el futuro, pero la situación debe retornar a la normalidad yllegaré entonces el día, y no estoy siendo movida sólo por laambición, cuando el archiduque juegue otra vez un papel importanteen los asuntos mundiales, ya que él nació para gobernar, y poseeademás todas las cualidades para hacer feliz a la gente.” En eseestado de cosas discurría la vida de Charlotte y Max, cuandoempezaron a voltear los ojos a la corona imperial que ofrecían enMéxico un grupo de “notables” del partido conservador.Después de leer sobre el exótico país y pedir consejosdecidieron embarcarse en la aventura imperial con el apoyo delemperador francés. No sin antes sortear la opinión de laarchiduquesa Sofía y de la abuela de Carlota, la ex-reina MaríaAmalia de Francia. Carlota escribió a su abuela: "Soy la últimapersona en querer un trono. Como recordarás, una vez pude teneruno (se refiere al pretendiente rey de Portugal) cuando teníadiecisiete años, el cual rechacé por estar más interesada enotras cosas, pero hay mucha diferencia entre ir en busca de untrono y en tomarse uno mismo la gran responsabilidad de rechazaruno, particularmente cuando uno siente en sí mismo, la habilidad yposibilidad de llevar a cabo una empresa de tanto mérito. Hacereso sería oponerse uno mismo a su propia conciencia y fallar en sudeber ante Dios. Cuando uno siente que está llamado a reinar,aparece entonces una vocación, como cualquier vocaciónreligiosa... Mucha gente me acusa de ambiciosa... pero lo únicoque quiero es proporcionar un bien al mundo y necesito un horizontemás amplio del que tengo actualmente".

“Los asesinaran”

 En Inglaterra la reina Victoria  trató dedisuadir del sueño imperial a Carlota y Maximiliano: les dijo:“¡los asesinarán! “Posteriormente en Viena Francisco Josépone como condición de ayuda la renuncia de Maximiliano a susderechos al trono. Carlota actúa tratando de moderar. No hayresultados positivos y una vez en Miramar convence a Max de firmarlos papeles de renuncia e inmediatamente después acepta el tronomexicano el 10 de abril de 1864. La Novara llegó aMéxico el 28 de mayo de 1864 y a la mañana siguiente Maximilianoy Carlota se introdujeron al agreste paisaje atravesando pueblos yciudades semiderruidas. La condesa Paula de  Kolonitz acompañó aMaximiliano y Carlota como parte de su séquito. Escribió en susMemorias publicadas como Un viaje a México en 1864. "Nadie semovía en el puerto, el nuevo soberano de México estaba frente asu propio imperio, pero sus súbditos se habían escondido. Nadielo recibía". En la tarde del 7 de junio llegaron a Cholula endonde se había congregado una multitud de indígenas parapresenciar una ceremonia en que se coronó de flores a losemperadores. Como era su cumpleaños número veinticuatro, Carlotadonó siete mil pesos para reedificar el albergue paraindigentes.

En traje de rancheros

El 12 de junio Maximiliano y Carlota hicieron su entrada solemneen la ciudad de México en un lujoso carruaje y se les dio unostentoso recibimiento. El viejo Palacio de los virreyes y sede dela presidencia nacional fue la primera residencia de la parejaimperial. Más tarde escogió el Castillo de Chapultepec comoresidencia denominándola castillo de Mira valle. Por su mandatofue trazado el camino para la ciudad  conocido entonces como"Paseo de la Emperatriz". O delos “emperadores”. Maximilianocomenzó a seguir sus inclinaciones liberales. Rivera escribe ensus Anales del Segundo Imperio que Maximiliano y Carlota pasearonpor las calles de México a caballo, “con el traje de losrancheros mexicanos ricos, hecho que a los republicanos hizo reíry a los monarquitas ponerse las manos en el rostro”.

 Desencanto y engaño

Durante los primeros meses Maximiliano y Carlota vandescubriendo la realidad, las cajas con muestras de adhesión querecibieron en Miramar son falsas en la mayoría.  Carlota escribeen su diario: "Apenas en los meses que llevamos aquí hemos vividoun día tranquilo. Nadie está contento con nosotros. Losconservadores, que nos apoyaron antes, encuentran ahora muy liberala Maximiliano, mientras que los liberales  le llaman tirano,pasándose en masa a las huestes de Juárez. Los francesespromueven  disgustos diarios porque estiman que el emperador haceuna política demasiado nacional y no tiene  en cuenta losintereses de Francia. El nuncio también se ha disgustado connosotros  y nos amenaza con una ruptura con la Santa Sede  si nodamos inmediata satisfacción a las pretensiones del cleromexicano". Los nobles que les animaron a ir ahora también lesexigen "Otros muchos, que en Miramar nos ilusionaron con el país,no sólo no nos han acompañado, prefiriendo la vida placentera deEuropa a esta barahúnda, sino que, encontrando que es poco paraellos el haberles devuelto las inmensas tierras que la Repúblicales confiscó, reclaman ahora cuantiosas indemnizaciones." Ytermina reconociendo que les han engañado llevándoles a unavispero "Nos prometieron que encontraríamos la paz a nuestrallegada, pero nada más lejos de la realidad".

¡Mamá Carlota!

Los signos y gestos de Maximiliano y Carlotamanifiestan el estudio que hicieron de los mexicanos. Por ejemploal iniciar el mes de agosto de 1863. Paseando en carretela por lasegunda de Plateros se encontraron con la estufa delSantísimo que era llevado como viaticoa la casade un moribundo. La pareja descendió y se pusieron de rodillas.Los periódicos de la época le dieron gran importancia a esteacto. Había pues que ponerse a trabajar. Algunas de lasiniciativas fueron de orden social y las finanzas públicas.Mejorar las condiciones de vida y el fortalecimiento de áreaseducativas y culturales. Son creadas comisiones para tal efecto.Encargándose en primera instancia a José Fernando Ramírez laplaneación y ejecución para crear una biblioteca nacional ymuseos, refundación de la Academia, escuela Imperial de Minas conlaboratorios y observatorio; escuelas primarias, normales y centrospolitécnicos. Así como el ministerio de educación pública.Frías y Soto describe la entrevista que tiene Maximiliano conRamírez. “Uno de sus deseos más vivos había sido atraerse unade las ilustraciones del partido liberal; pero habían sido en vanohalagos, promesas, empeños, y todo se había estrellado en lafirmeza del viejo patricio. Este se vio un día arrastrado algabinete imperial donde lo recibió el emperador. La conferenciafue larga […] Razones de alta conveniencia política, depatriotismo, todo fue inútil; el antiguo demócrata, aunque sesentía conmovido y convencido, no quiso quebrantar su resoluciónni dejar de ser fiel a la causa republicana. Entonces se descorrióla cortina que cerraba la puerta del gabinete que conducía a lashabitaciones interiores. Apareció la emperatriz Carlota en eldintel de aquella puerta. Avanza lentamente acercándose a los dosinterlocutores. Y, tendiendo la mano a Ramírez, le dijo con su vozbreve y armoniosa: Todo lo he oído. Al negaros a servir a nuestropaís, ayudando en su obra grandiosa al emperador, no demostráismucho patriotismo. Pero lo que no habéis cedido en el debate, locederéis a una mujer que os lo suplica; y yo, la emperatriz, osruego que ingreséis al Consejo de Ministros, pues no creo quetemáis correr nuestra buena o mala suerte. Ramírez inclinóaquella cabeza prominente y nutrida en el estudio: ¡Su almaapasionada no pudo resistir aquel ataque, y cedió!” El episodioanterior nos refleja el voluntarismo de Carlota Amalia.

Muchos machos y una sola estadista

La emperatriz intervenía en las reuniones del consejo deministros y, como se dolió el monárquico Francisco de Paula yArrangoiz, “desgraciadamente en todos los negocios públicos.Además, en la ausencia de Maximiliano la resuelta soberana semostraba bastante autoritaria, porque no sometía los asuntos adiscusión, sino que presionaba su aprobación en el consejo deministros, el cual presidía" Su presencia no era bien aceptada poraquellos hombres que no estaban acostumbrados ni educados a recibirórdenes de una mujer. En el Seminario de las señoritasmejicanas [sic]publicado en 1859. Aconsejaba a las mujeres deesa época: “Que, por ningún concepto, la haga presumir debachillera” […] que si educaban, pintaban o ejecutaban algúninstrumento no “debían buscar la celebridad o aparato que hagadegenerar el fin a que están dedicadas”. […] que si pintaban,que pintaran correctamente pero “sin hacer alarde de su habilidady perfección". En el Correo de los niños de la mismaépoca: manifestaba el “ideal de la mujer”. Cito: “El hombretiene más fuerza orgánica y más poder de genio. La mujer másespíritu y un tacto exquisito. El hombre raciocina; la mujerobserva, el hombre es menos sensible. La mujer menosreflexiva.”  La representación femenina será mayor en lapróxima Legislatura del estado de Querétaro, nos refiere nuevaspercepciones). Igler menciona además, que: “no sólo durante laausencia del emperador, sino también en su presencia, la resueltasoberana se mostraba bastante autoritaria, porque no sometía losasuntos a discusión, sino presionaba su aprobación en el consejode ministros, el cual presidía”.

“Demasiado jóvenes para no hacer nada”

Otras iniciativas de Carlota serán otorgar becas para los quese encuentran en pobreza extrema, fundación de una escuelaespecial de comercio, creación de talleres en la Academia de SanCarlos para jóvenes de más de 16 interesados en las artes. Unproyecto establecía la fundación de hospicios con carácterescolar, formación de parteras para mujeres mayores de 24 años.Creación de un colegio que llevaría el nombre de Carlotapara formar a jovencitas  de entre 8 y 18 de la oligarquíamexicana. Pues le preocupaba la ignorancia o poca cultura de lasdamas de honor cuando preguntaba sobre monumentos, pasajes de lahistoria, autores y creadores locales. Las señoras solo abrían“tremendos ojos” con cara de interrogación. En la mayoría delos casos no se llevaron a efecto en su totalidad. Carlotaseleccionaba de entre sus damas a quien otorgar La ImperialOrden de San Carlos que fuera creada por Maximiliano el 10 deabril de 1866 para condecorar de manera exclusiva a las mujeres quehubiesen destacado en el servicio a la comunidad. La orden hacíahonor a San Carlos Borromeo, el santo patrono de la EmperatrizCarlota, quién la encabezaba. Se dividía en dos clases: Gran Cruz(para un máximo de 24 damas) y Cruz (sin límite alguno).El 10 deseptiembre de 1864 escribió desde el Castillo de Chapultepec a suabuela, la reina María Amelia diciéndole: "Soy completamentefeliz aquí; y Max también. La actividad nos sienta bien: somosdemasiado jóvenes para no hacer nada”.

Miradas cruzadas

El conde de Kératry describe a Carlota como “hermosa ella,aunque contorneados su rostro y su talla por líneas algo duras yfuertes, poseía una lama apasionada y un juicio admirable.”Iturriaga, por su parte, menciona que: “Llegados a México, ellarevela cómo su espíritu de predestinación o mesianismo teníamucho de ocio o spleen.” No ocultaba sus ímpetus de mando: «sifuera necesario, iría a la cabeza de un ejército», comentabaCarlota. Como a Europa llegaban noticias acerca de quién llevabala batuta en el imperio mexicano, Carlota creyó necesarioexplicarse ante su abuela y asegurarle que ella no gobernaba,agregando que “me toman como una especie de marimacho”que en laforma no lo era, pero de fondo un poco. Luís Weckmann, asegura queen Europa "hay más de 8,000 documentos primero como archiduquesa yluego como emperatriz que evidencian que Carlota pasaba variashoras al día sentada al escritorio, práctica que era habitual ensu familia... en la lectura de su correspondencia se entrevé a unamujer que sabía haber nacido para los altos destinos, o sea unaverdadera femme d'Etat.”Un sirviente austriaco de Maximiliano,Antonio Grill, observó que la joven pareja lleva una vida sexualnormal hasta la visita a Viena en 1860; a partir de entonces todohabía cambiado. Ignacio Aguilar y Morocho se había referido aella como: “Figúrate una joven alta, esbelta, llena de salud yde vida y que respira contento y bienestar, elegantísima, pero muysencillamente vestida: frente pura y despejada; ojos alegres,rasgados y vivos” […] Blasio se refiere a ella cuando estánalojados en un hotel en Roma en espera de ser recibidos por elPapa. Roma  "La emperatriz recorría la habitación de un lado aotro, en apariencia estaba tranquila. Su cara estaba tirante ydelgada, sus pómulos prominentes y rojos; sus pupilas dilatadas yen cuanto a su mirada, era incapaz de posarla en un puntofijo."

Seguimiento a peticiones

Carlota puso coto a las gavillas de salteadores de caminos quemerodeaban en la periferia de la ciudad imperial. Entones pudopasear por el bosque de Chapultepec montando como diestra amazona asu yegua Isabella. También tenía un caballo al que lepuso “Chulo”. A decir de Conte Corti, Carlota se quejabadirigiéndose a Metternich en 1866 que su esposo “desde hacíados años se encontraba en un completo abatimiento, de que no seocupaba ya apenas de los asuntos de gobierno y dedicaba a su JulioCesar las fuerzas que todavía le quedaban. Ni siquiera estaba encondiciones de dirigir las sesiones del consejo de ministros.Apenas si podía andar y comer, no dormía.”Carlota el 15 deagosto de 1864 escribe a Maximiliano[…] Ayer transcurrió muybien la audiencia.[Que llevaba religiosamente todos los lunes] Hicetodas las observaciones y que se dé seguimiento a todas laspeticiones. Por último llegó un lépero cualquiera sin ropa, demodo que [el gentilhombre de cámara, marqués] del Barrio declaróque, por decencia había que ponerle algo encima, como se hizo. Hoyy ayer me saludó amablemente la gente. […]Les sonreíespecialmente. […] Recibí a tres indios que vinieron de lejoscon un papel y quejas en contra del comandante de la fuerzarural.”

Bienestar social

Entre otras experiencias como la de su viaje a la penínsulayucateca Además, impulsó el “Proyecto Indígena”, la “JuntaProtectora de la Clases Menesterosas” y decretó la personalidadjurídica de los pueblos y terrenos de comunidad. Otro tendrá quever con el trabajo infantil, la regulación de las jornadaslaborales, la abolición de las tiendas de raya, la obligación delos hacendados de pagar por la educación de sus peones cuandohubiese más de 20 familias a su servicio; la prohibición de loscastigos corporales, la sujeción forzada, las deudas hereditarias,entre otros. Como sabemos las condiciones de peonaje en el campo,la de los obreros de textileras y mineros sufrieron condicionesinfrahumanas. Otras condiciones son las del siglo XXI, en muchoscasos se presta a las analogías.

“Con la iglesia hemos topado”

El desencuentro con el poder clerical fue por parte deMaximiliano y Carlota a la vez. Católicos pero escépticos delejercicio de sus prelados. Las negociaciones que más bien eranimposiciones no fueron aceptadas por el Imperio Mexicano. El 29 denoviembre de 1864 llegó a México el nuncio papal que Pío IXhabía prometido enviar a México con el propósito de solucionarel asunto de los bienes incautados. Era el cardenal Pedro FranciscoMeglia. Maximiliano trató de negociar con Monseñor Meglia unarreglo para la situación de la Iglesia, Pero el nuncio notransigió. En la víspera de Nochebuena de 1864 Carlota platicóen privado con Meglia. Las posiciones se radicalizaron y elrompimiento fue eminente. Ella manifestó que entonces supo los que“era el infierno”. Bazaine posteriormente dijo que laEmperatriz  le había confiado que tenía la fantasía de “tiraral nuncio apostólico por la ventana”. Casi inmediatamente el 27de diciembre Maximiliano decreta la libertad de cultos y reafirmalas llamadas Leyes de Reforma de los juaristas.

 Un heredero

Al no tener descendencia Maximiliano se propone contar con unheredero y fija su mirada en Agustín, nieto de Agustín deIturbide. Se firma un convenio secreto con la familia Iturbide, enel cual se estipulaba que el emperador se convertía en tutor delpequeño Agustín, que recibía el título de príncipe y presuntoheredero del trono imperial, quedando como co-tutora su tía JosefaIturbide. Carlota escribe a s abuela: “Me siento vieja, si no alos ojos de los demás, si a los míos propios y mis pensamientos ysentimientos están muy lejos de ser lo que exteriormenteaparento.... La adopción del pequeño Agustín de Iturbide ha sidosólo una necesidad dinástica. Es un acto de justicia el tomarbajo nuestra protección a la descendencia del antiguo régimen....la gente dice que tengo influencia y que la uso de una o de otramanera. Pero Max es muy superior y no puedo entender cómo es quepuedo influenciar en él en cualquier cosa. Soy demasiado leal paraintentarlo. Sólo trato de ayudar en lo que puedo. […] Por todolo que te digo querida abuela, tú podrás juzgar por ti misma laverdad sobre las críticas que han llevado de mí a Roma. Dicen quesoy una especie de arpía, cuando soy como tú siempre me hasconocido... Quizá sólo tenga la ambición de hacer el bien, perosólo como esposa de Maximiliano...

Certificado de incapacidad

Las condiciones a nivel internacional cambian. Juárez esapoyado por el gobierno estadounidense y Napoleón III, decideretirar de forma escalonada las tropas del territorio mexicano. ElHabsburgo piensa en abdicar. Carlota le escribe: “Abdicar esprecipitar una condena, despachar un certificado de incapacidad; noes admisible más que en el caso de los viejos y los débiles deespíritu, de ningún modo es la forma de actuar de un príncipe de34 años, pleno de vida y con un porvenir por delante".

Carlota reitera a Max. "La soberanía es el más sagrado deberque existe en el mundo; no se abandona el trono  como se deja unlugar sitiado por la policía. En cuanto uno acepta el destino deuna nación, también se aceptan sus riesgos y peligros, y jamásse debe abandonar. Aunque nos esté permitido jugar con personasindividuales, de ninguna manera debemos jugar con las naciones, ymucho menos debemos fallarlas, porque, al final, Dios las venga"“Alegre el marinero./Con voz pausada canta./ Y el ancla yalevanta /Con extraño rumor./La nave va en los mares”…

Por Edgardo Moreno Pérez

Primera parte

Al abordar el tema de Carlota en su papel de regente, es casiinevitable caer  en el lugar común toda vez que el personaje seha construido entre tintes de novela de folletín, de leyendacortesana y del empoderamiento feminista.

En el proceso de analizar el estado de la cuestión, sonreiterativas las conclusiones. Una mirada de conjunto nos pondráen el contexto de la época del llamado Segundo Imperio y en lavida cotidiana palaciega. Pretendo en unas cuantas cuartillascederle la voz al personaje que podemos percibir en su escritura,por la semiosis que representan los signos consignados al papel.Acudiremos a la visión periférica de algunas personas cercanasíntimas o subordinadas con las que tuvo trato directo. Tal vezpodamos abrir nuevas ventanas para bosquejar al personajemitificado, plantearnos nuevas preguntas o seguir manteniendo velosde misterio y de melodrama que forma parte de nuestra cultura. Lacursilería como género estético.

Vislumbres

La historia, la re construcción de la memoria es un procesodinámico, los retos actuales como la incursión de la mujer en lavida política a través de “cuota de género”; el trabajoinfantil; la esclavitud en los campos agrícolas en nuestro país;la reforma educativa; el plebiscito, entre otros fueron cuestionesa resolver en la década de los sesenta del siglo decimonono; comolo son hoy mismo. La forma de vida de una época determinada;costumbres que reflejan de manera dialéctica las convenciones, deuna sociedad estamental, La literatura que se leía, la música, elvestido como estatus, los juegos de salón, los placeres de lamesa, la cubertería, y otras nimiedades que conformaban aquelgrupo donde habitó Carlota. Un vistazo al ceremonial del ImperioMexicano nos ayuda para entrar a la atmósfera imperial. Porejemplo la recepción para el cumpleaños de los emperadores. “Eltraje de los concurrentes a la solemnidad será el siguiente: LasGrandes Cruces de Guadalupe se pondrán sus collares. Lo señoresque tengan uso de uniforme estarán de gran gala. Los que no lolleven, de frac, corbata blanca y condecoraciones. Las señoras, devestido escotado, alhajas y condecoraciones. La servidumbre dePalacio estará de gran librea.”

Narrativas

Dentro de estas convenciones  Carlota asumió el cargo de laregencia del Imperio durante los viajes de Maximiliano. Fue elparapeto de intrigas cortesanas y el instrumento negociador o veces impositivo de los asuntos políticos. Por su forma de pensary actuar se decía que la emperatriz era “roja”, (quizá lehubiera gustado ser “turquesa” o pintarse de “azul”). Elcargo de regente se encontraba como figura jurídica en el Decretopublicado en 1865, donde se establecía la “Forma de gobierno" en18 títulos y 81 artículos. Él primero establecía que elgobierno era una monarquía moderada, hereditaria, con un príncipecatólico. El segundo a la letra dice: “En el caso de la muerte ocualquier otro evento que ponga al emperador en imposibilidad decontinuar con el ejercicio del mando, la emperatriz, su augustaesposa, se encargará ipso facto, de la Regencia delImperio.”

“Un horizonte más amplio…”

En Miramar, Carlota había escrito a la condesa d'Hulst:“Llevamos ahora una vida muy pacífica, tratando de hacer que lagente nos olvide.” Más tarde consignó: “No sé lo que pasaráen el futuro, pero la situación debe retornar a la normalidad yllegaré entonces el día, y no estoy siendo movida sólo por laambición, cuando el archiduque juegue otra vez un papel importanteen los asuntos mundiales, ya que él nació para gobernar, y poseeademás todas las cualidades para hacer feliz a la gente.” En eseestado de cosas discurría la vida de Charlotte y Max, cuandoempezaron a voltear los ojos a la corona imperial que ofrecían enMéxico un grupo de “notables” del partido conservador.Después de leer sobre el exótico país y pedir consejosdecidieron embarcarse en la aventura imperial con el apoyo delemperador francés. No sin antes sortear la opinión de laarchiduquesa Sofía y de la abuela de Carlota, la ex-reina MaríaAmalia de Francia. Carlota escribió a su abuela: "Soy la últimapersona en querer un trono. Como recordarás, una vez pude teneruno (se refiere al pretendiente rey de Portugal) cuando teníadiecisiete años, el cual rechacé por estar más interesada enotras cosas, pero hay mucha diferencia entre ir en busca de untrono y en tomarse uno mismo la gran responsabilidad de rechazaruno, particularmente cuando uno siente en sí mismo, la habilidad yposibilidad de llevar a cabo una empresa de tanto mérito. Hacereso sería oponerse uno mismo a su propia conciencia y fallar en sudeber ante Dios. Cuando uno siente que está llamado a reinar,aparece entonces una vocación, como cualquier vocaciónreligiosa... Mucha gente me acusa de ambiciosa... pero lo únicoque quiero es proporcionar un bien al mundo y necesito un horizontemás amplio del que tengo actualmente".

“Los asesinaran”

 En Inglaterra la reina Victoria  trató dedisuadir del sueño imperial a Carlota y Maximiliano: les dijo:“¡los asesinarán! “Posteriormente en Viena Francisco Josépone como condición de ayuda la renuncia de Maximiliano a susderechos al trono. Carlota actúa tratando de moderar. No hayresultados positivos y una vez en Miramar convence a Max de firmarlos papeles de renuncia e inmediatamente después acepta el tronomexicano el 10 de abril de 1864. La Novara llegó aMéxico el 28 de mayo de 1864 y a la mañana siguiente Maximilianoy Carlota se introdujeron al agreste paisaje atravesando pueblos yciudades semiderruidas. La condesa Paula de  Kolonitz acompañó aMaximiliano y Carlota como parte de su séquito. Escribió en susMemorias publicadas como Un viaje a México en 1864. "Nadie semovía en el puerto, el nuevo soberano de México estaba frente asu propio imperio, pero sus súbditos se habían escondido. Nadielo recibía". En la tarde del 7 de junio llegaron a Cholula endonde se había congregado una multitud de indígenas parapresenciar una ceremonia en que se coronó de flores a losemperadores. Como era su cumpleaños número veinticuatro, Carlotadonó siete mil pesos para reedificar el albergue paraindigentes.

En traje de rancheros

El 12 de junio Maximiliano y Carlota hicieron su entrada solemneen la ciudad de México en un lujoso carruaje y se les dio unostentoso recibimiento. El viejo Palacio de los virreyes y sede dela presidencia nacional fue la primera residencia de la parejaimperial. Más tarde escogió el Castillo de Chapultepec comoresidencia denominándola castillo de Mira valle. Por su mandatofue trazado el camino para la ciudad  conocido entonces como"Paseo de la Emperatriz". O delos “emperadores”. Maximilianocomenzó a seguir sus inclinaciones liberales. Rivera escribe ensus Anales del Segundo Imperio que Maximiliano y Carlota pasearonpor las calles de México a caballo, “con el traje de losrancheros mexicanos ricos, hecho que a los republicanos hizo reíry a los monarquitas ponerse las manos en el rostro”.

 Desencanto y engaño

Durante los primeros meses Maximiliano y Carlota vandescubriendo la realidad, las cajas con muestras de adhesión querecibieron en Miramar son falsas en la mayoría.  Carlota escribeen su diario: "Apenas en los meses que llevamos aquí hemos vividoun día tranquilo. Nadie está contento con nosotros. Losconservadores, que nos apoyaron antes, encuentran ahora muy liberala Maximiliano, mientras que los liberales  le llaman tirano,pasándose en masa a las huestes de Juárez. Los francesespromueven  disgustos diarios porque estiman que el emperador haceuna política demasiado nacional y no tiene  en cuenta losintereses de Francia. El nuncio también se ha disgustado connosotros  y nos amenaza con una ruptura con la Santa Sede  si nodamos inmediata satisfacción a las pretensiones del cleromexicano". Los nobles que les animaron a ir ahora también lesexigen "Otros muchos, que en Miramar nos ilusionaron con el país,no sólo no nos han acompañado, prefiriendo la vida placentera deEuropa a esta barahúnda, sino que, encontrando que es poco paraellos el haberles devuelto las inmensas tierras que la Repúblicales confiscó, reclaman ahora cuantiosas indemnizaciones." Ytermina reconociendo que les han engañado llevándoles a unavispero "Nos prometieron que encontraríamos la paz a nuestrallegada, pero nada más lejos de la realidad".

¡Mamá Carlota!

Los signos y gestos de Maximiliano y Carlotamanifiestan el estudio que hicieron de los mexicanos. Por ejemploal iniciar el mes de agosto de 1863. Paseando en carretela por lasegunda de Plateros se encontraron con la estufa delSantísimo que era llevado como viaticoa la casade un moribundo. La pareja descendió y se pusieron de rodillas.Los periódicos de la época le dieron gran importancia a esteacto. Había pues que ponerse a trabajar. Algunas de lasiniciativas fueron de orden social y las finanzas públicas.Mejorar las condiciones de vida y el fortalecimiento de áreaseducativas y culturales. Son creadas comisiones para tal efecto.Encargándose en primera instancia a José Fernando Ramírez laplaneación y ejecución para crear una biblioteca nacional ymuseos, refundación de la Academia, escuela Imperial de Minas conlaboratorios y observatorio; escuelas primarias, normales y centrospolitécnicos. Así como el ministerio de educación pública.Frías y Soto describe la entrevista que tiene Maximiliano conRamírez. “Uno de sus deseos más vivos había sido atraerse unade las ilustraciones del partido liberal; pero habían sido en vanohalagos, promesas, empeños, y todo se había estrellado en lafirmeza del viejo patricio. Este se vio un día arrastrado algabinete imperial donde lo recibió el emperador. La conferenciafue larga […] Razones de alta conveniencia política, depatriotismo, todo fue inútil; el antiguo demócrata, aunque sesentía conmovido y convencido, no quiso quebrantar su resoluciónni dejar de ser fiel a la causa republicana. Entonces se descorrióla cortina que cerraba la puerta del gabinete que conducía a lashabitaciones interiores. Apareció la emperatriz Carlota en eldintel de aquella puerta. Avanza lentamente acercándose a los dosinterlocutores. Y, tendiendo la mano a Ramírez, le dijo con su vozbreve y armoniosa: Todo lo he oído. Al negaros a servir a nuestropaís, ayudando en su obra grandiosa al emperador, no demostráismucho patriotismo. Pero lo que no habéis cedido en el debate, locederéis a una mujer que os lo suplica; y yo, la emperatriz, osruego que ingreséis al Consejo de Ministros, pues no creo quetemáis correr nuestra buena o mala suerte. Ramírez inclinóaquella cabeza prominente y nutrida en el estudio: ¡Su almaapasionada no pudo resistir aquel ataque, y cedió!” El episodioanterior nos refleja el voluntarismo de Carlota Amalia.

Muchos machos y una sola estadista

La emperatriz intervenía en las reuniones del consejo deministros y, como se dolió el monárquico Francisco de Paula yArrangoiz, “desgraciadamente en todos los negocios públicos.Además, en la ausencia de Maximiliano la resuelta soberana semostraba bastante autoritaria, porque no sometía los asuntos adiscusión, sino que presionaba su aprobación en el consejo deministros, el cual presidía" Su presencia no era bien aceptada poraquellos hombres que no estaban acostumbrados ni educados a recibirórdenes de una mujer. En el Seminario de las señoritasmejicanas [sic]publicado en 1859. Aconsejaba a las mujeres deesa época: “Que, por ningún concepto, la haga presumir debachillera” […] que si educaban, pintaban o ejecutaban algúninstrumento no “debían buscar la celebridad o aparato que hagadegenerar el fin a que están dedicadas”. […] que si pintaban,que pintaran correctamente pero “sin hacer alarde de su habilidady perfección". En el Correo de los niños de la mismaépoca: manifestaba el “ideal de la mujer”. Cito: “El hombretiene más fuerza orgánica y más poder de genio. La mujer másespíritu y un tacto exquisito. El hombre raciocina; la mujerobserva, el hombre es menos sensible. La mujer menosreflexiva.”  La representación femenina será mayor en lapróxima Legislatura del estado de Querétaro, nos refiere nuevaspercepciones). Igler menciona además, que: “no sólo durante laausencia del emperador, sino también en su presencia, la resueltasoberana se mostraba bastante autoritaria, porque no sometía losasuntos a discusión, sino presionaba su aprobación en el consejode ministros, el cual presidía”.

“Demasiado jóvenes para no hacer nada”

Otras iniciativas de Carlota serán otorgar becas para los quese encuentran en pobreza extrema, fundación de una escuelaespecial de comercio, creación de talleres en la Academia de SanCarlos para jóvenes de más de 16 interesados en las artes. Unproyecto establecía la fundación de hospicios con carácterescolar, formación de parteras para mujeres mayores de 24 años.Creación de un colegio que llevaría el nombre de Carlotapara formar a jovencitas  de entre 8 y 18 de la oligarquíamexicana. Pues le preocupaba la ignorancia o poca cultura de lasdamas de honor cuando preguntaba sobre monumentos, pasajes de lahistoria, autores y creadores locales. Las señoras solo abrían“tremendos ojos” con cara de interrogación. En la mayoría delos casos no se llevaron a efecto en su totalidad. Carlotaseleccionaba de entre sus damas a quien otorgar La ImperialOrden de San Carlos que fuera creada por Maximiliano el 10 deabril de 1866 para condecorar de manera exclusiva a las mujeres quehubiesen destacado en el servicio a la comunidad. La orden hacíahonor a San Carlos Borromeo, el santo patrono de la EmperatrizCarlota, quién la encabezaba. Se dividía en dos clases: Gran Cruz(para un máximo de 24 damas) y Cruz (sin límite alguno).El 10 deseptiembre de 1864 escribió desde el Castillo de Chapultepec a suabuela, la reina María Amelia diciéndole: "Soy completamentefeliz aquí; y Max también. La actividad nos sienta bien: somosdemasiado jóvenes para no hacer nada”.

Miradas cruzadas

El conde de Kératry describe a Carlota como “hermosa ella,aunque contorneados su rostro y su talla por líneas algo duras yfuertes, poseía una lama apasionada y un juicio admirable.”Iturriaga, por su parte, menciona que: “Llegados a México, ellarevela cómo su espíritu de predestinación o mesianismo teníamucho de ocio o spleen.” No ocultaba sus ímpetus de mando: «sifuera necesario, iría a la cabeza de un ejército», comentabaCarlota. Como a Europa llegaban noticias acerca de quién llevabala batuta en el imperio mexicano, Carlota creyó necesarioexplicarse ante su abuela y asegurarle que ella no gobernaba,agregando que “me toman como una especie de marimacho”que en laforma no lo era, pero de fondo un poco. Luís Weckmann, asegura queen Europa "hay más de 8,000 documentos primero como archiduquesa yluego como emperatriz que evidencian que Carlota pasaba variashoras al día sentada al escritorio, práctica que era habitual ensu familia... en la lectura de su correspondencia se entrevé a unamujer que sabía haber nacido para los altos destinos, o sea unaverdadera femme d'Etat.”Un sirviente austriaco de Maximiliano,Antonio Grill, observó que la joven pareja lleva una vida sexualnormal hasta la visita a Viena en 1860; a partir de entonces todohabía cambiado. Ignacio Aguilar y Morocho se había referido aella como: “Figúrate una joven alta, esbelta, llena de salud yde vida y que respira contento y bienestar, elegantísima, pero muysencillamente vestida: frente pura y despejada; ojos alegres,rasgados y vivos” […] Blasio se refiere a ella cuando estánalojados en un hotel en Roma en espera de ser recibidos por elPapa. Roma  "La emperatriz recorría la habitación de un lado aotro, en apariencia estaba tranquila. Su cara estaba tirante ydelgada, sus pómulos prominentes y rojos; sus pupilas dilatadas yen cuanto a su mirada, era incapaz de posarla en un puntofijo."

Seguimiento a peticiones

Carlota puso coto a las gavillas de salteadores de caminos quemerodeaban en la periferia de la ciudad imperial. Entones pudopasear por el bosque de Chapultepec montando como diestra amazona asu yegua Isabella. También tenía un caballo al que lepuso “Chulo”. A decir de Conte Corti, Carlota se quejabadirigiéndose a Metternich en 1866 que su esposo “desde hacíados años se encontraba en un completo abatimiento, de que no seocupaba ya apenas de los asuntos de gobierno y dedicaba a su JulioCesar las fuerzas que todavía le quedaban. Ni siquiera estaba encondiciones de dirigir las sesiones del consejo de ministros.Apenas si podía andar y comer, no dormía.”Carlota el 15 deagosto de 1864 escribe a Maximiliano[…] Ayer transcurrió muybien la audiencia.[Que llevaba religiosamente todos los lunes] Hicetodas las observaciones y que se dé seguimiento a todas laspeticiones. Por último llegó un lépero cualquiera sin ropa, demodo que [el gentilhombre de cámara, marqués] del Barrio declaróque, por decencia había que ponerle algo encima, como se hizo. Hoyy ayer me saludó amablemente la gente. […]Les sonreíespecialmente. […] Recibí a tres indios que vinieron de lejoscon un papel y quejas en contra del comandante de la fuerzarural.”

Bienestar social

Entre otras experiencias como la de su viaje a la penínsulayucateca Además, impulsó el “Proyecto Indígena”, la “JuntaProtectora de la Clases Menesterosas” y decretó la personalidadjurídica de los pueblos y terrenos de comunidad. Otro tendrá quever con el trabajo infantil, la regulación de las jornadaslaborales, la abolición de las tiendas de raya, la obligación delos hacendados de pagar por la educación de sus peones cuandohubiese más de 20 familias a su servicio; la prohibición de loscastigos corporales, la sujeción forzada, las deudas hereditarias,entre otros. Como sabemos las condiciones de peonaje en el campo,la de los obreros de textileras y mineros sufrieron condicionesinfrahumanas. Otras condiciones son las del siglo XXI, en muchoscasos se presta a las analogías.

“Con la iglesia hemos topado”

El desencuentro con el poder clerical fue por parte deMaximiliano y Carlota a la vez. Católicos pero escépticos delejercicio de sus prelados. Las negociaciones que más bien eranimposiciones no fueron aceptadas por el Imperio Mexicano. El 29 denoviembre de 1864 llegó a México el nuncio papal que Pío IXhabía prometido enviar a México con el propósito de solucionarel asunto de los bienes incautados. Era el cardenal Pedro FranciscoMeglia. Maximiliano trató de negociar con Monseñor Meglia unarreglo para la situación de la Iglesia, Pero el nuncio notransigió. En la víspera de Nochebuena de 1864 Carlota platicóen privado con Meglia. Las posiciones se radicalizaron y elrompimiento fue eminente. Ella manifestó que entonces supo los que“era el infierno”. Bazaine posteriormente dijo que laEmperatriz  le había confiado que tenía la fantasía de “tiraral nuncio apostólico por la ventana”. Casi inmediatamente el 27de diciembre Maximiliano decreta la libertad de cultos y reafirmalas llamadas Leyes de Reforma de los juaristas.

 Un heredero

Al no tener descendencia Maximiliano se propone contar con unheredero y fija su mirada en Agustín, nieto de Agustín deIturbide. Se firma un convenio secreto con la familia Iturbide, enel cual se estipulaba que el emperador se convertía en tutor delpequeño Agustín, que recibía el título de príncipe y presuntoheredero del trono imperial, quedando como co-tutora su tía JosefaIturbide. Carlota escribe a s abuela: “Me siento vieja, si no alos ojos de los demás, si a los míos propios y mis pensamientos ysentimientos están muy lejos de ser lo que exteriormenteaparento.... La adopción del pequeño Agustín de Iturbide ha sidosólo una necesidad dinástica. Es un acto de justicia el tomarbajo nuestra protección a la descendencia del antiguo régimen....la gente dice que tengo influencia y que la uso de una o de otramanera. Pero Max es muy superior y no puedo entender cómo es quepuedo influenciar en él en cualquier cosa. Soy demasiado leal paraintentarlo. Sólo trato de ayudar en lo que puedo. […] Por todolo que te digo querida abuela, tú podrás juzgar por ti misma laverdad sobre las críticas que han llevado de mí a Roma. Dicen quesoy una especie de arpía, cuando soy como tú siempre me hasconocido... Quizá sólo tenga la ambición de hacer el bien, perosólo como esposa de Maximiliano...

Certificado de incapacidad

Las condiciones a nivel internacional cambian. Juárez esapoyado por el gobierno estadounidense y Napoleón III, decideretirar de forma escalonada las tropas del territorio mexicano. ElHabsburgo piensa en abdicar. Carlota le escribe: “Abdicar esprecipitar una condena, despachar un certificado de incapacidad; noes admisible más que en el caso de los viejos y los débiles deespíritu, de ningún modo es la forma de actuar de un príncipe de34 años, pleno de vida y con un porvenir por delante".

Carlota reitera a Max. "La soberanía es el más sagrado deberque existe en el mundo; no se abandona el trono  como se deja unlugar sitiado por la policía. En cuanto uno acepta el destino deuna nación, también se aceptan sus riesgos y peligros, y jamásse debe abandonar. Aunque nos esté permitido jugar con personasindividuales, de ninguna manera debemos jugar con las naciones, ymucho menos debemos fallarlas, porque, al final, Dios las venga"“Alegre el marinero./Con voz pausada canta./ Y el ancla yalevanta /Con extraño rumor./La nave va en los mares”…

Local

Inauguran Centro de Conciliación laboral

Atención a controversias laborales serán ahí a partir del tres de noviembre

Local

Hasta el jueves habrá suministro de agua

Titular de la CEA aseguró que hay atención a través de seis horas, en lugar de las 24 horas

Local

Querétaro en top 5 de animación digital

Anuncian el In Motion Fest, arranca este jueves y termina el sábado

Gossip

Camilo encabeza los Latin Grammy 2021

Con 10 nominaciones, el intérprete de "Vida de rico" se posiciona como el artista más popular del año

Deportes

Busca llegar a la UFC

David Jessel Briones Ramos, es el mejor queretano en el ranking tanto nacional como de Latinoamérica

Local

Mariela Ponce, nueva presidenta del Poder Judicial

Rindió protesta para el periodo del 1 de octubre de 2021 al 30 de septiembre de 2024

Deportes

Unen fuerzas contra cáncer de mama

El equipo femenil y Charly Futbol, presentaron un jersey rosa

Policiaca

Policías apoyaron a mujer a dar a luz

La madre de la mujer embarazada buscó apoyo de los elementos de seguridad

Local

Lanzan programa enfocado al emprendimiento, negocios e innovación

El programa radio inició transmisiones a través de Radar 107.5 Fm, Radar Tv en el canal 71 Del Sistema Wizz, y Facebook todos los lunes a las 7 de la tarde