/ miércoles 13 de noviembre de 2019

Contraluz: El Muro

Discernimiento, compromiso y responsabilidad corresponden hoy a todos si queremos un mundo de puentes, de entendimiento, de paz y de concordia.

En las calles de Munich, de Berlín, de Hamburgo, de Colonia, de Frankfurt había optimismo; era fácil escuchar anhelos de reunificación de las dos alemanias en aquel mayo de 1987; preveía la mayoría que pasando el año 2000 se daría el trascendental paso de retornar a la unidad, luego de que los aliados, Estados Unidos, Inglaterra, Francia y la Unión Soviética, en agosto de 1945 en Potsdam, habían acordado el reparto y con ello dado inicio a la guerra fría.

Celebraciones en la caída del “muro” /CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

El muro de Berlín, erigido como ignominioso signo en 1961 para evitar el éxodo de alemanes del este al oeste de su país, marcaba la división de la capital entre las zonas occidental y soviética, en tanto que a lo largo de Alemania se extendía la cortina de hierro dividiendo la parte de Occidente y la de Oriente conocidas entonces como la RFA y RDA.

En aquel mayo de 1987 en la zona occidental, la gente se veía optimista y gozaba de pleno despegue económico, apuntando ya al liderazgo en Europa; no les gustaba mucho su canciller Helmut Kohl a quien tildaban de timorato y calculador; y también habían surgido los primeras “cabezas rapadas” con sus visos neonazis así como pululaban en los jardines decenas de indigentes a quienes llamaban “pájaros” que vivían de seguros de desempleo y que simplemente habían “tronado” dejando familia y trabajo, hartos de la exigente organización social y laboral.

Eran días de la llamada guerra fría, de un mundo percibido como el enfrentamiento entre capitalismo y comunismo; en el que en medio de euforias democráticas se apuntaban ya esperanzadoras premoniciones de globalización, de desarme, de desarrollo para todos.

La Unión Soviética había empezado a cambiar con un líder, Mijail Gorbachov que por primera vez reconocía, especialmente después de la tragedia nuclear de Chernobyl, que en su país se había mentido mucho y que no era tan fuerte como se había divulgado, ni en lo económico, ni en desarrollo, ni en armamentismo. Hablaba entonces de “perestroika” –reforma económica y acercamiento con occidente- y de “glasnost” –transparencia-.

En Alemania Occidental RFA la gente trabajaba con denuedo y con su impresionante organización. Los jóvenes iban a las universidades y las fábricas bullían de actividad, de creatividad y de producción.

Puerta de Brandemburgo y el muro de Berlín/CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

Eso sí, había un tema, que no abordaban, aunque algún imprudente se los planteara: en ese entonces todavía no hablaban de Hitler; era un tema tabú, cuya sola mención les abrumaba.

Había ya, grupos de cabezas rapadas –hombres y mujeres jóvenes-, violentos y agresivos, que caminaban en medio de estoperoles y de ropas negras hincando los tacones de sus botas por las calles.

Las gentes se hacían a un lado a su paso; y era frecuente que policías los cercaran y dispersaran mediante estrategias cuasi militares.

Fue en ese tiempo cuando conocí el muro de Berlín y la cortina de hierro a lo largo de la capital y de todo el país.

Era una barda inmensa llena de pintas y de letreros que llevaba 26 años de haber sido levantada; como todo muro, era un signo brutal de estupidez y confesión de incapacidad.

Crucé con otros compañeros el punto de control Charlie – Checkpoint Charlie, el famoso paso fronterizo – y el Museo del Muro. Fuimos a la Alemania del Este animado por los anfitriones del Occidente que ya soñaban con la reunificación –al final de cuentas adhesión-, para volver a ser el país unido que anhelaban.

Alemania Occidental tenía ya muchos estantes de gran desarrollo: igual existían empresas formidables tanto automotrices como metalúrgicas y agropecuarias, como investigadores y científicos de altísimo nivel en muchas de sus universidades; en política “los verdes” alcanzaban ya presencia y propuesta en todos los departamentos. La libertad de manifestación se expresaba en todas partes en pequeños o grandes grupos: contra los bancos, contra los partidos políticos, contra las autoridades civiles, contra las bases extranjeras, contra las sectas novedosas.

La gente ya vivía bien, se advertía en todas partes, Berlín era un lugar donde las 24 horas podía encontrarse fiesta; Hamburgo recibía a miles de barcos y de sus puertos salían contenedores con toneladas de productos a todo el mundo; Munich seguía siendo turística, industrial y católica con grandes templos y enorme organización; Bonn, la capital elegida por Konrad Adenauer, era una ciudad pequeña y agradable muy cercana a Colonia y su gran Catedral, y a su esplendoroso río Rhin.

Casi todo iba bien entonces, menos el Muro.

Historias de audacia y liberación en torno al ícono de la ignominia /CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

Berlín Oriental era muy distinto, tanto que parecía otro pueblo en otra dimensión. Había más niños y menos fiesta.

Al lado del otro Berlín, era como una ciudad provinciana con muchos edificios multifamiliares, con grandes parques, con edificios icónicos bien reconstruidos y con museos esplendorosos.

El pasado sábado se conmemoraron los 30 años de la “caída del muro” y a reunificación.

Hubo fiesta y vítores y advertencia clara de que los muros no resuelven los problemas.

Pero el trabajo y la adaptación ha sido harto difícil. En el Este muchas fábricas cerraron porque no pudieron emparejar salarios con el Oeste o porque las tecnologías del Occidente arrasaron con los viejos moldes artesanales que se mantenían en el Este.

Las diferencias en ingresos y salarios en general no han logrado, a 30 años, suplirse; y muchos de los alemanes de Oriente se consideran de segunda clase ante sus hermanos que habitaban al otro lado del muro.

El 30 aniversario de la “caída del muro” es hoy advertencia contra los nuevos muros de hormigón que se extienden por todo el mundo; y también contra los otros muros, los del odio, del racismo, de la guerra y la violencia; contra los muros que erigen el discurso divisionista y soberbio; contra los muros de las “noticias falsas” que tanto dañan…

Discernimiento, compromiso y responsabilidad corresponden hoy a todos si queremos un mundo de puentes, de entendimiento, de paz y de concordia.

En las calles de Munich, de Berlín, de Hamburgo, de Colonia, de Frankfurt había optimismo; era fácil escuchar anhelos de reunificación de las dos alemanias en aquel mayo de 1987; preveía la mayoría que pasando el año 2000 se daría el trascendental paso de retornar a la unidad, luego de que los aliados, Estados Unidos, Inglaterra, Francia y la Unión Soviética, en agosto de 1945 en Potsdam, habían acordado el reparto y con ello dado inicio a la guerra fría.

Celebraciones en la caída del “muro” /CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

El muro de Berlín, erigido como ignominioso signo en 1961 para evitar el éxodo de alemanes del este al oeste de su país, marcaba la división de la capital entre las zonas occidental y soviética, en tanto que a lo largo de Alemania se extendía la cortina de hierro dividiendo la parte de Occidente y la de Oriente conocidas entonces como la RFA y RDA.

En aquel mayo de 1987 en la zona occidental, la gente se veía optimista y gozaba de pleno despegue económico, apuntando ya al liderazgo en Europa; no les gustaba mucho su canciller Helmut Kohl a quien tildaban de timorato y calculador; y también habían surgido los primeras “cabezas rapadas” con sus visos neonazis así como pululaban en los jardines decenas de indigentes a quienes llamaban “pájaros” que vivían de seguros de desempleo y que simplemente habían “tronado” dejando familia y trabajo, hartos de la exigente organización social y laboral.

Eran días de la llamada guerra fría, de un mundo percibido como el enfrentamiento entre capitalismo y comunismo; en el que en medio de euforias democráticas se apuntaban ya esperanzadoras premoniciones de globalización, de desarme, de desarrollo para todos.

La Unión Soviética había empezado a cambiar con un líder, Mijail Gorbachov que por primera vez reconocía, especialmente después de la tragedia nuclear de Chernobyl, que en su país se había mentido mucho y que no era tan fuerte como se había divulgado, ni en lo económico, ni en desarrollo, ni en armamentismo. Hablaba entonces de “perestroika” –reforma económica y acercamiento con occidente- y de “glasnost” –transparencia-.

En Alemania Occidental RFA la gente trabajaba con denuedo y con su impresionante organización. Los jóvenes iban a las universidades y las fábricas bullían de actividad, de creatividad y de producción.

Puerta de Brandemburgo y el muro de Berlín/CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

Eso sí, había un tema, que no abordaban, aunque algún imprudente se los planteara: en ese entonces todavía no hablaban de Hitler; era un tema tabú, cuya sola mención les abrumaba.

Había ya, grupos de cabezas rapadas –hombres y mujeres jóvenes-, violentos y agresivos, que caminaban en medio de estoperoles y de ropas negras hincando los tacones de sus botas por las calles.

Las gentes se hacían a un lado a su paso; y era frecuente que policías los cercaran y dispersaran mediante estrategias cuasi militares.

Fue en ese tiempo cuando conocí el muro de Berlín y la cortina de hierro a lo largo de la capital y de todo el país.

Era una barda inmensa llena de pintas y de letreros que llevaba 26 años de haber sido levantada; como todo muro, era un signo brutal de estupidez y confesión de incapacidad.

Crucé con otros compañeros el punto de control Charlie – Checkpoint Charlie, el famoso paso fronterizo – y el Museo del Muro. Fuimos a la Alemania del Este animado por los anfitriones del Occidente que ya soñaban con la reunificación –al final de cuentas adhesión-, para volver a ser el país unido que anhelaban.

Alemania Occidental tenía ya muchos estantes de gran desarrollo: igual existían empresas formidables tanto automotrices como metalúrgicas y agropecuarias, como investigadores y científicos de altísimo nivel en muchas de sus universidades; en política “los verdes” alcanzaban ya presencia y propuesta en todos los departamentos. La libertad de manifestación se expresaba en todas partes en pequeños o grandes grupos: contra los bancos, contra los partidos políticos, contra las autoridades civiles, contra las bases extranjeras, contra las sectas novedosas.

La gente ya vivía bien, se advertía en todas partes, Berlín era un lugar donde las 24 horas podía encontrarse fiesta; Hamburgo recibía a miles de barcos y de sus puertos salían contenedores con toneladas de productos a todo el mundo; Munich seguía siendo turística, industrial y católica con grandes templos y enorme organización; Bonn, la capital elegida por Konrad Adenauer, era una ciudad pequeña y agradable muy cercana a Colonia y su gran Catedral, y a su esplendoroso río Rhin.

Casi todo iba bien entonces, menos el Muro.

Historias de audacia y liberación en torno al ícono de la ignominia /CORTESÍA CARLOS JIMÉNEZ

Berlín Oriental era muy distinto, tanto que parecía otro pueblo en otra dimensión. Había más niños y menos fiesta.

Al lado del otro Berlín, era como una ciudad provinciana con muchos edificios multifamiliares, con grandes parques, con edificios icónicos bien reconstruidos y con museos esplendorosos.

El pasado sábado se conmemoraron los 30 años de la “caída del muro” y a reunificación.

Hubo fiesta y vítores y advertencia clara de que los muros no resuelven los problemas.

Pero el trabajo y la adaptación ha sido harto difícil. En el Este muchas fábricas cerraron porque no pudieron emparejar salarios con el Oeste o porque las tecnologías del Occidente arrasaron con los viejos moldes artesanales que se mantenían en el Este.

Las diferencias en ingresos y salarios en general no han logrado, a 30 años, suplirse; y muchos de los alemanes de Oriente se consideran de segunda clase ante sus hermanos que habitaban al otro lado del muro.

El 30 aniversario de la “caída del muro” es hoy advertencia contra los nuevos muros de hormigón que se extienden por todo el mundo; y también contra los otros muros, los del odio, del racismo, de la guerra y la violencia; contra los muros que erigen el discurso divisionista y soberbio; contra los muros de las “noticias falsas” que tanto dañan…

Discernimiento, compromiso y responsabilidad corresponden hoy a todos si queremos un mundo de puentes, de entendimiento, de paz y de concordia.

Local

Niega embargo la ex Caja Libertad

Afirma que el documento presentado “integra todo un proceso judicial”

Local

Crece 7.7% casos de Covid-19 en menores de 19 años

En toda la pandemia se han reportado 7 mil 303 contagios en este grupo de edad

Local

Pedirán más unidades de transporte público a los concesionarios

Se requieren un 30% más para mejorar las frecuencias, señaló Mauricio Kuri

Deportes

“Príncipe” Cuadras estuvo en Querétaro

El pugilista sinaloense realizó parte de su preparación en nuestra entidad, busca el título supermosca del CMB

Ecología

Hong Kong sacrificará hámsters tras dar positivo a Covid-19

La decisión de sacrificar unos 2 mil hámsters y otros animales pequeños fue tomada luego de que las autoridades de salud detectaron los casos en una tienda de mascotas

Mundo

Blinken visitará Ucrania en medio de temores de una invasión rusa

Posteriormente, viajará el jueves a Berlín para mantener conversaciones con Gran Bretaña, Francia y Alemania sobre la crisis de Ucrania, según el mismo texto

Policiaca

Qrobús embiste a dos autos y se estrella contra casa en Lomas de Casa Blanca

Los primeros reportes de testigos establecieron que el operador perdió el control de la unidad de pasajeros, presuntamente por una falla mecánica que le bloqueó el volante

Mundo

Diez muertos en inundaciones tras lluvias en Madagascar

Más de 500 personas tuvieron que dejar sus casas y una veintena de comunas fueron puestas en alerta por "peligro inminente"

Mundo

El número dos del Vaticano y su adjunto, positivos al Covid-19

El cardenal Parolin, de 67 años, tiene síntomas leves, y se encuentra aislado, mi4ntras que Eel arzobispo Edgar Peña Parra, es asintomático