/ miércoles 5 de febrero de 2020

De muros a lienzos comunitarios, arte urbano que transforma

El artista triqui Joel Merino pinta murales que ayudan a fortalecer la identidad cultural, en diversos barrios tradicionales y comunidades de Querétaro y Oaxaca; a la vez que tiende puente entre ambos estados y teje ideas para la segunda edición del Festival Arte Tinujei

“Pintar es la parte más fácil de todo el proceso”, dice Joel Merino mientras desciende de una escalera de seis metros, sobre la cual –desde hace unas semanas– pinta su nuevo mural. Y es que para el artista triqui, lo realmente fundamental es conocer el espacio en el que se trabaja y a la gente que lo habita; lo cual asegura, conlleva más tiempo que la misma obra.

Al bajar el último escalón, se despoja de una pañoleta boliviana que usa para protegerse del gas del aerosol y se arremanga una sudadera negra, en la que se atisban rastros de pintura y la famosa portada "The dark side of the moon", de Pink Floyd.

A espaldas de él y sobre la pared, se descubre el rostro de una mujer. Se llama Bertha y es habitante de la delegación de Carrillo Puerto desde hace más de 30 años. La gente del barrio la conoce por ser la propietaria de la papelería “Lápiz rojo”, pero también por ser una de las cofundadores de la Asamblea General del Pueblo, A.C, y de la Casa de Vinculación Social (CVS); un espacio alternativo encabezado por mujeres de la misma comunidad, enfocado en el impulso de proyectos y acciones dirigidas a la restauración del tejido social, la educación alternativa, el fortalecimiento de las culturas populares y la organización ciudadana.

“La gente siempre piensa que se tienen que pintar personajes históricos y rimbombantes, cuando pienso que lo importante es que se plasmen rostros más cercanos [a la gente]”, asegura Merino, quien semanas antes de realizar este mural fue invitado por habitantes del barrio de San Francisquito para bosquejar el retrato de Ignacio Luna Retana, antiguo jefe de la Mesa de Concheros Chichimecas de Santiago de Querétaro.

Tras dos años de su fallecimiento, sus compadres rememoraron su labor y figura con este mural inspirado en una fotografía de David Steck, al que danzaron y rindieron tributo el mismo día de su develación.

De la misma forma, el pintor fue invitado por The Board Dripper a realizar este mural en Carrillo, como parte de la conmemoración de los 10 años de su festival de arte callejero y cultura popular, y de las tres décadas de trabajo con la CVS; en cuyas inmediaciones ya han realizado 23 murales con artistas queretanos e invitados de otras ciudades mexicanas como Mexicali, Oaxaca, Chiapas y Guadalajara, además de Brasil, China y Francia.

Foto: Yolanda Longino | Diario de Querétaro

Más allá del muralismo

“A mí toda la vida me han gustado los colibríes, pues soy de la región de Michoacán; nieta de purépechas de la región de Cherán, y de un pueblito de Acuitzio del Canje”, platica Bertha. Y es que junto a su rostro, Merino esbozó el delicado vuelo de tres colibríes. Tres, en alusión a su pueblo y como símbolo de la cosmogonía indígena y de la naturaleza que antes habitó a Carrillo, una de las comunidades más antiguas de Querétaro.

“El colibrí es un animal muy importante para los pueblos originarios, y decidí poner tres. Por lo general uso ese número porque hago referencia a mi pueblo, a la tripartita de San Andrés Chicahuaxtla, San Martín Itunyoso y San Juan Copala... pero también para referenciar la cosmovisión de los pueblos originarios, quienes creen en el espíritu, el alma y el cuerpo; darle lugar a los animales y para generar una conexión con [Bertha], cuyo animal favorito es este”.

Merino dice que disiente del muralismo mexicano, aquél movimiento artístico iniciado después de la Revolución que buscaba crear una nueva identidad nacional y consolidar los ideales sociales emanados de este conflicto armado, ya que de acuerdo con Joel, en esa búsqueda los artistas e intelectuales implicados, generaron estereotipos y creencias sobre los pueblos indígenas, que hasta el día de hoy siguen estando vigentes.

“Mi prioridad no es hacer muralismo, sino pintar murales sin aquella investidura política por el alcance que tienen”, asevera y señala que lo más importante para él como artista es plasmar historias de gente real y de manera colaborativa, porque más allá de lo estético, y lejos de los intereses del Estado, los murales deben reflejar la vida, las aspiraciones y la cultura de quienes hacen de los muros parte de su cotidianidad.

“Una pieza en gran formato debe tomar en cuenta la voz de quienes están alrededor, porque uno como artista los pinta y ya, pero quienes convivirán con el muro diariamente son sus habitantes”.

Foto: Yolanda Longino | Diario de Querétaro

Murales en triqui

Más allá de sus cualidades estéticas, Joel encontró en este arte la posibilidad de establecer un diálogo con otras culturas, sin importar las fronteras políticas y lingüísticas de cada lugar, lo cual le ha permitido llevar la palabra y la historia de su pueblo a diferentes regiones de México y países como Francia, Italia, España y Bruselas.

En anteriores entrevistas, Merino ha aseverado que toda su obra está en la lengua de su pueblo, una forma en la que considera, se pueden ampliar panoramas y seguir conservando la diversidad lingüística en el país.

A través de su obra, también busca documentar y mantener tradiciones como el tejido tradicional de su pueblo, plasmando sus patrones y toda la riqueza cultural que condensan.

De la misma forma ha compartido esta labor con otras culturas y espacios, donde las paredes se han convertido en lienzos comunitarios y en vehículos del ethos (forma común de vida o de comportamiento), que refuerzan los lazos identitarios y sociales de las agrupaciones involucradas.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Festival Arte Tinujei

Aunque desde hace más de cinco años Joel ha organizado talleres en Querétaro y diferentes partes del mundo, apenas el año pasado dio lugar en Oaxaca a la primera edición del Festival Arte Tinujei; una iniciativa que busca fomentar el arte y la cultura en municipios como Tlaxiaco y Juxtlahuaca, donde se concentra la mayor parte de la población triqui.

Todo lo ha hecho con sus propios recursos y con la colaboración de gente que conoce su trabajo y que se ha sumado al proyecto, entre ellos figuran productores locales y artistas como Verónica Trujillo (Querétaro), Guillermina Romero Neri (Michoacán), Pedro con P (CDMX), Leyre Arin (España) y Flavio Díaz (Oaxaca).

“A través de Arte Tinujei buscamos generar un diálogo pluricultural, en el que incluimos también a quienes no son hablantes de alguna lengua indígena. A través de talleres de pintura, fotografía, escritura y de cartel se abordan en comunidad temas como la deforestación, el despojo territorial, la violencia y la opresión a los líderes de movimientos medio ambientales de la región”, detalló Joel sobre este festival.

Junto a los pobladores, agrega, los participantes intervienen los muros de las comunidades a manera de tequio (trabajo en colectivo), como una estrategia para estrechar lazos y reconstruir el tejido social, sobre todo en zonas donde se registran altos índices de violencia. “En el trabajo comunitario, lo importante es entender que cuando beneficias a la comunidad el primer beneficiado eres tú, porque tú eres parte de ella”, expresa sobre la visión de esta iniciativa.

Foto: Cortesía | Joel Merino

“Pintar es la parte más fácil de todo el proceso”, dice Joel Merino mientras desciende de una escalera de seis metros, sobre la cual –desde hace unas semanas– pinta su nuevo mural. Y es que para el artista triqui, lo realmente fundamental es conocer el espacio en el que se trabaja y a la gente que lo habita; lo cual asegura, conlleva más tiempo que la misma obra.

Al bajar el último escalón, se despoja de una pañoleta boliviana que usa para protegerse del gas del aerosol y se arremanga una sudadera negra, en la que se atisban rastros de pintura y la famosa portada "The dark side of the moon", de Pink Floyd.

A espaldas de él y sobre la pared, se descubre el rostro de una mujer. Se llama Bertha y es habitante de la delegación de Carrillo Puerto desde hace más de 30 años. La gente del barrio la conoce por ser la propietaria de la papelería “Lápiz rojo”, pero también por ser una de las cofundadores de la Asamblea General del Pueblo, A.C, y de la Casa de Vinculación Social (CVS); un espacio alternativo encabezado por mujeres de la misma comunidad, enfocado en el impulso de proyectos y acciones dirigidas a la restauración del tejido social, la educación alternativa, el fortalecimiento de las culturas populares y la organización ciudadana.

“La gente siempre piensa que se tienen que pintar personajes históricos y rimbombantes, cuando pienso que lo importante es que se plasmen rostros más cercanos [a la gente]”, asegura Merino, quien semanas antes de realizar este mural fue invitado por habitantes del barrio de San Francisquito para bosquejar el retrato de Ignacio Luna Retana, antiguo jefe de la Mesa de Concheros Chichimecas de Santiago de Querétaro.

Tras dos años de su fallecimiento, sus compadres rememoraron su labor y figura con este mural inspirado en una fotografía de David Steck, al que danzaron y rindieron tributo el mismo día de su develación.

De la misma forma, el pintor fue invitado por The Board Dripper a realizar este mural en Carrillo, como parte de la conmemoración de los 10 años de su festival de arte callejero y cultura popular, y de las tres décadas de trabajo con la CVS; en cuyas inmediaciones ya han realizado 23 murales con artistas queretanos e invitados de otras ciudades mexicanas como Mexicali, Oaxaca, Chiapas y Guadalajara, además de Brasil, China y Francia.

Foto: Yolanda Longino | Diario de Querétaro

Más allá del muralismo

“A mí toda la vida me han gustado los colibríes, pues soy de la región de Michoacán; nieta de purépechas de la región de Cherán, y de un pueblito de Acuitzio del Canje”, platica Bertha. Y es que junto a su rostro, Merino esbozó el delicado vuelo de tres colibríes. Tres, en alusión a su pueblo y como símbolo de la cosmogonía indígena y de la naturaleza que antes habitó a Carrillo, una de las comunidades más antiguas de Querétaro.

“El colibrí es un animal muy importante para los pueblos originarios, y decidí poner tres. Por lo general uso ese número porque hago referencia a mi pueblo, a la tripartita de San Andrés Chicahuaxtla, San Martín Itunyoso y San Juan Copala... pero también para referenciar la cosmovisión de los pueblos originarios, quienes creen en el espíritu, el alma y el cuerpo; darle lugar a los animales y para generar una conexión con [Bertha], cuyo animal favorito es este”.

Merino dice que disiente del muralismo mexicano, aquél movimiento artístico iniciado después de la Revolución que buscaba crear una nueva identidad nacional y consolidar los ideales sociales emanados de este conflicto armado, ya que de acuerdo con Joel, en esa búsqueda los artistas e intelectuales implicados, generaron estereotipos y creencias sobre los pueblos indígenas, que hasta el día de hoy siguen estando vigentes.

“Mi prioridad no es hacer muralismo, sino pintar murales sin aquella investidura política por el alcance que tienen”, asevera y señala que lo más importante para él como artista es plasmar historias de gente real y de manera colaborativa, porque más allá de lo estético, y lejos de los intereses del Estado, los murales deben reflejar la vida, las aspiraciones y la cultura de quienes hacen de los muros parte de su cotidianidad.

“Una pieza en gran formato debe tomar en cuenta la voz de quienes están alrededor, porque uno como artista los pinta y ya, pero quienes convivirán con el muro diariamente son sus habitantes”.

Foto: Yolanda Longino | Diario de Querétaro

Murales en triqui

Más allá de sus cualidades estéticas, Joel encontró en este arte la posibilidad de establecer un diálogo con otras culturas, sin importar las fronteras políticas y lingüísticas de cada lugar, lo cual le ha permitido llevar la palabra y la historia de su pueblo a diferentes regiones de México y países como Francia, Italia, España y Bruselas.

En anteriores entrevistas, Merino ha aseverado que toda su obra está en la lengua de su pueblo, una forma en la que considera, se pueden ampliar panoramas y seguir conservando la diversidad lingüística en el país.

A través de su obra, también busca documentar y mantener tradiciones como el tejido tradicional de su pueblo, plasmando sus patrones y toda la riqueza cultural que condensan.

De la misma forma ha compartido esta labor con otras culturas y espacios, donde las paredes se han convertido en lienzos comunitarios y en vehículos del ethos (forma común de vida o de comportamiento), que refuerzan los lazos identitarios y sociales de las agrupaciones involucradas.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Festival Arte Tinujei

Aunque desde hace más de cinco años Joel ha organizado talleres en Querétaro y diferentes partes del mundo, apenas el año pasado dio lugar en Oaxaca a la primera edición del Festival Arte Tinujei; una iniciativa que busca fomentar el arte y la cultura en municipios como Tlaxiaco y Juxtlahuaca, donde se concentra la mayor parte de la población triqui.

Todo lo ha hecho con sus propios recursos y con la colaboración de gente que conoce su trabajo y que se ha sumado al proyecto, entre ellos figuran productores locales y artistas como Verónica Trujillo (Querétaro), Guillermina Romero Neri (Michoacán), Pedro con P (CDMX), Leyre Arin (España) y Flavio Díaz (Oaxaca).

“A través de Arte Tinujei buscamos generar un diálogo pluricultural, en el que incluimos también a quienes no son hablantes de alguna lengua indígena. A través de talleres de pintura, fotografía, escritura y de cartel se abordan en comunidad temas como la deforestación, el despojo territorial, la violencia y la opresión a los líderes de movimientos medio ambientales de la región”, detalló Joel sobre este festival.

Junto a los pobladores, agrega, los participantes intervienen los muros de las comunidades a manera de tequio (trabajo en colectivo), como una estrategia para estrechar lazos y reconstruir el tejido social, sobre todo en zonas donde se registran altos índices de violencia. “En el trabajo comunitario, lo importante es entender que cuando beneficias a la comunidad el primer beneficiado eres tú, porque tú eres parte de ella”, expresa sobre la visión de esta iniciativa.

Foto: Cortesía | Joel Merino

Local

Al menos habría un migrante queretano en tráiler de Texas: Murguía

Aunque aún no se tienen los datos de esta persona ni tampoco se ha acercado alguna familia a pedir apoyo, indicó la secretaría de Gobierno

Local

Anuncia Nava dos nuevas rutas de transporte gratuito

Operará 11 rutas y 33 unidades en torno a la obra de 5 de Febrero

Local

CMIC: Obra generará  2 mil empleos directos

Primera etapa costará 500 mdp, lo cual representa el 7% de la inversión total, informó Óscar Hale

Policiaca

Conductora se salva de caer a dren en Satélite

Resultó ilesa y no ameritó traslado a un hospital pero el percance quedó en daños materiales

Virales

¡Increíble! Peruano conserva momias incas en su patio desde hace 26 años

Desde 1996, el hombre realizó el hallazgo en su terreno, pero las autoridades no prestaron atención a su llamado

Sociedad

Migrantes arriesgan su vida, corren entre los autos para cruzar la frontera con EU (video)

Un grupo de migrantes fue captado corriendo en una avenida principal de Ciudad Juárez para intentar llegar al río bravo

Doble Vía

¿Qué canción te salvaría de Vecna? Spotify te tiene la respuesta ante el final de Stranger Things

Spotify lanzó una playlist para que los usuarios descubran que canción puede salvarlos de Vecna