/ miércoles 26 de agosto de 2020

El drama del Covid-19, foro abierto

Ante el embate causado por la pandemia, las instituciones culturales del Estado han brindado apoyos a la comunidad, que los llevan del alivio de nuevo a la preocupación, por ello miembros del gremio local como gestores, directores y artistas opinan sobre la situación, proponen estrategias para aminorar la crisis y siguen de cerca los eventos que se llevan a cabo

Han pasado 22 semanas desde que las actividades culturales y artísticas fueron suspendidas en el espacio público. Ante el embate económico que esta parálisis ha causado en el sector debido a la contingencia sanitaria por Covid-19, las instituciones culturales han ofrecido iniciativas como el Apoyarte 1 y 2, además de la convocatoria del PECDA.

Sin embargo, gestores culturales, directores, docentes y artistas locales se han cuestionado si estos beneficios han sido suficientes para evitar un salto al vacío, por lo que BARROCO abrió sus páginas para no sólo prestar atención a su visión y experiencia, sino también para ofrecer sus páginas en pro de generación de un diagnóstico, así como propuestas que podrían contribuir a suplir las necesidades del gremio.

Una mirada crítica

Al poeta y crítico Rafael Volta, la pandemia lo obligó a cerrar, durante dos meses y medio el restaurante Zeppelin Music Factory, del que es artista y gestor, lo que evidentemente afectó sus ingresos en un 100%.

Sobre los apoyos que han implementado las instituciones culturales, tales como las dos ediciones de Apoyarte, señala que han impactado positivamente, sin embargo, aclara que ante la situación actual “nunca hay dinero que alcance”.

Por ello considera que son programas que deberían marcar un precedente y continuar de manera permanente y al respecto también se refiere al Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA). “La última convocatoria fue del 2018 y en el 2019 no la hubo. Creo que son programas que necesitan una mejor calendarización para que cada año existan artistas beneficiados”.

Aunque derivado de la pandemia recibió un apoyo por parte de la instancia municipal de 4 mil pesos, asegura que hasta el momento no ha contado con otro incentivo. “Todo mi obra literaria la he escrito de manera autogestiva. Escribir para obtener un proyecto o beca es un género literario aparte que a lo mejor todavía no domino”, señala.

Con miras hacia el futuro sugiere que deberían promoverse talleres artísticos de forma permanente, lo que exigiría la contratación de maestros para brindar su experiencia para cada área, ya que advierte, “no necesariamente ser un artista destacado te lleva a ser un buen docente de artes”.

Asimismo sugiere la integración de creadores en una bolsa de trabajo, donde puedan ser llamados para fungir como consultores en áreas que incluso pueden ser productivas y de la industria. “Si algo tiene el artista es que vemos cosas que los demás no”, dice.

Finalmente, confiesa que a lo largo de los años ha mantenido una postura crítica con respecto al Hay Festival, ya que considera, se invierten demasiados recursos en éste, empero reconoce que esta iniciativa ha impulsado el turismo local, así como el prestigio cultural de la ciudad.

“Si se gasta tal cantidad de dinero las entradas debieron ser gratuitas desde el inicio. Ahora en esta edición 100% digital, la entrada es libre y eso es positivo. Ojalá se quede así para las siguientes ediciones”, puntualiza.

Foto: Cortesía | Rafael Volta

Pensar y actuar desde lo local: Estefanía Palacio

Como muchos espacios culturales independientes en Querétaro, la Central de Cultura Compartida (CCC) tuvo que cerrar sus puertas por la pandemia. Y ahora, ante la imposibilidad de mantener económicamente un espacio físico, el equipo de gestores cuestiona su viabilidad para el futuro.

Estefanía Palacio, gestora cultural y encargada de producción y comunicación en el espacio, afirma que es necesario que se trabaje de manera conjunta (Gobierno e instancias culturales) para la reactivación del sector, priorizando para ello las iniciativas y proyectos locales.

“Nos parece inconsciente destinar apoyos tan grandes a un solo programa anual que apoya directamente a muy pocos artistas locales mientras que a los que estamos constantemente construyendo la escena artística del estado nos ofrecen, por concurso, después de hacer malabares y dar brincos a través de aros en llamas, entre 20 mil y 50 mil pesos una vez al año, pero sabemos que los beneficios culturales y artísticos que el gobierno logra con el Hay Festival son efectos colaterales y no el objetivo principal de realizarlo”, manifestó la gestora sobre este macro evento, que tras su anuncio y la difusión del monto invertido para su quinta edición en digital (2.5 millones de pesos), desató la inconformidad en una parte del sector, que acusó la distribución desigual del presupuesto por parte del Municipio de Querétaro y la falta de apoyo a las iniciativas queretanas.

Al igual que otros gestores, Palacio propone el diseño de estrategias más oportunas y apropiadas a la situación actual del gremio. “En estos meses han habido más convocatorias e inversión para becas y concursos, que pueden servir como oportunidades de fondeo para artistas. Sin embargo, los montos otorgados suelen ser insuficientes para un proyecto profesional y/o colaborativo y para este período tan largo sin poder trabajar”.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Hacia adelante

Judith Guerrero Ramírez es representante de la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas y fundadora de La Noria Taller de Arte y Diseño, espacio que considera “su proyecto de vida”.

Guerrero Ramírez reconoce que la pandemia ha representado un momento clave para la creación, pero también habla de los problemas económicos a los que se ha enfrentado.

“Ha sido preocupante ya que se ha procurado cubrir los sueldos de los colaboradores, ya llevamos seis meses y son familias que dependen de ese ingreso, los gastos fijos y de servicios no esperan, además del pago de impuestos que no se pueden dejar de lado puesto que repercute directamente en el historial crediticio. He dejado de cobrar o siquiera pensar en adquirir algo no esencial, porque no alcanza”, dice.

Razón por la cual, este año ha optado por solicitar la ayuda del “Apoyarte” para espacios independientes, y con ello “respirar y poder continuar con el proyecto”.

A modo de reflexión señala que existe un antes y después de la pandemia, en la que se han gestado cambios impresionantes en todos los rubros y sentidos.

“Es el momento de replantearnos y avanzar, avanzar es aprender a vivir con lo que nos acontece. El arte, en cualquiera de sus disciplinas ha sido lo más noble y ha permitido a muchos sobrellevar el aislamiento, embriagarnos de la ilusión de que todo estará bien. Si no somos optimistas para reactivar nuestra vida, nuestra economía, no hemos aprendido nada”, advierte.

De tal manera insiste en su visión de ver más allá y dedicar los esfuerzos a enseñar a las nuevas generaciones sobre una mentalidad pro ambiente. “[Enseñar] cómo a través de la creación artística se logran grandes formas de concientizar para dejar un mejor mundo”.

Finalmente y refiriéndose a la inyección económica que se realiza a eventos como el Hay Festival reconoce que sí es costoso, sin embargo, ve en su desarrollo la generación de fuentes de empleo para brindar seguridad económica a las familias, además de tener de por medio la cultura para la sociedad.

Foto: Cortesía | Judith Guerrero


Cruzada Central por el Teatro en peligro

Tanto el cierre de los recintos teatrales, el cese de programas artísticos y la imposibilidad de continuar con los propios proyectos, ha ocasionado no sólo una pérdida monetaria considerable, sino también el desánimo entre los artistas, lamenta la directora de la compañía Atabal Creación Artística, Ana Bertha Cruces.

“Se detuvieron tres temporadas, se aplazó un estreno y, en estos momentos, estamos cuestionándonos fuertemente si debemos continuar esperanzados en que el Museo de la Ciudad abrirá sus puertas en septiembre, con la planeación de la Onceava Cruzada Central por el Teatro, pues tanto el espíritu del intercambio como su financiamiento dependen absolutamente de la presencia del público”, dice Cruces.

Pese a esta situación, la directora afirma que lucha por mantener el ánimo y la esperanza en alto “pues hay compromisos” como sostener al colectivo económica y moralmente. “Lo único que me ha sostenido, es que a nivel creativo y con todas las limitantes de ánimo, he podido consolidar aunque sea teóricamente algunos textos, algunos diseños de talleres, cursos y la planeación y puesta en marcha desde lo virtual, de uno de los proyectos que estrenaremos en 2021”.

Sobre las estrategias digitales implementadas por las instancias culturales, opina que si bien la oferta se amplió considerablemente a través de la web, se ha hecho en menoscabo del trabajo de los artistas.

“Afectará –a la larga– al sector artístico, pues aunque se trate de la mejor intención, el mensaje que lleva intrínseco es que el arte no tiene costo, y más aún, la idea de que el arte es moldeable, adaptable y que es lo que pasa a través de las pantallas, teniendo la posibilidad de suprimirse con un clic de la computadora o el teléfono”.

Sobre otras de las acciones impulsadas, la directora pone bajo el foco los apoyos por convocatoria y propone que en su lugar, las dependencias implementen un crédito para los artistas, que no solo ayude al gremio a sobrevivir hoy y mañana, sino que permita la continuidad de su labor en la nueva normalidad. “Un crédito que se pague con nuestra participación en festivales y espacios culturales al regreso, y no una deformación de nuestro trabajo: apresurada, aceptando cualquier condición, manipulando nuestra propia obra, por una cuestión de sobrevivencia”.

Como agregado, señala urgente la apertura del Gobierno al diálogo con el sector cultural para generar estrategias conjuntas apegadas a la realidad de los artistas locales. “Necesitamos dejar de ser un número en las estadísticas de los gobiernos así como voluntad de parte de todos para buscar la mejor salida. Para empezar, sería necesario que las instancias abrieran un espacio de escucha y diálogo. Sería una acción muy humana, empática y de reconocimiento hacia quienes hacemos arte y contribuimos en la formación cultural de los habitantes de este país”.


Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro


Refugio en el arte a puerta cerrada

Como gestor de proyectos evidentemente Alejandro Vázquez se ha enfrentado al cese de las actividades que preparaba, tales como el Festival Madonnari, el Encuentro Universitario de las Artes y el Festival Internacional del Flamenco que venía gestándose.

“También como docente de arte, como maestro, he puesto una pausa indefinida a esas labores hasta que ese tema se resuelva, sobre todo por la seguridad de mis alumnos, sin embargo, como artista realmente no, ya que la pintura que es mi trabajo regular se hace a puerta cerrada y a solas, y afortunadamente he seguido produciendo y vendiendo”, comparte y asegura que incluso también ha aprovechado para comprar obra de otros artistas plásticos.

Y es debido a la continuidad que ha visto en su labor como artista, que dice, no se ha visto en la necesidad de solicitar alguno de los apoyos que ha ofrecido la Secretaría de Cultura del Estado, pero reconoce el impulso que ha brindado a quienes se han encontrado entorpecidos por la pandemia.

Para concluir y refiriéndose a la realización del Hay Festival, señala que es importante que se haya retomado de manera virtual, aunque en este modo encuentra pros y contras.

“La ventaja es que mucha gente puede acceder a estos panelistas, y la pandemia nos ha enseñado que uno no debe estar presente en un espacio para participar de él, aunque la desventaja es que no todos tenemos acceso al internet, pero esta situación nos está dando la oportunidad de apreciar actividades a través de redes sociales, es decir vamos a salir de esto con este aprendizaje y herramientas que muchos artistas nos hemos visto obligado a utilizar, viendo los horizontes y las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías”.

Foto: Cortesía | Alejandro Vázquez

Toma de decisiones con diagnóstico

“¿Cómo será el regreso a los conciertos y tocadas en vivo?”, se cuestiona el gestor cultural e investigador de la escena musical en Querétaro, Jesús Estrada, quien plantea la urgencia de generar un diagnóstico sobre la situación actual del gremio, para crear mecanismos y estrategias que permitan reactivar a la brevedad la actividad cultural.

Entre sus propuestas se encuentra el diseño de protocolos que incluyan la perspectiva de diferentes actores del sector, tanto representantes de las instituciones culturales de los diferentes niveles de Gobierno, como gestores, artistas y personas expertas en la materia.

Asimismo plantea la necesaria capacitación de los gestores culturales sobre las medidas que deberán seguirse para evitar la propagación del Covid-19, así como la realización de una cartografía que permita ubicar diferentes espacios al aire libre donde puedan realizarse las actividades con menor riesgo para la población.

“En lugar de cancelar la actividad cultural hay que generar estrategias para poder llevar a cabo eventos seguros con un aforo menor, aunado a otras estrategias como el ingreso vía pre registro (para controlar el aforo)”.

En cuanto el tema sobre los recursos, afirma que el mismo diagnóstico arrojará luces sobre cómo maximizar los beneficios del presupuesto municipal o estatal. “Muchos artistas me han manifestado que estos apoyos (entregados en los últimos meses por la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro y la Secretaría de Cultura del Municipio de Querétaro) definitivamente no compensan en nada las perdidas que han tenido por esta emergencia sanitaria. Apenas alcanza para gastos de manutención, pero definitivamente no para gastos de operación”, lamenta.

Sobre la polémica desatada en torno al presupuesto municipal destinado a la quinta edición del Hay Festival, lamenta que en el contexto actual se haya invertido 2.5 millones de pesos en un festival “que está dirigido a un público muy específico, y que más de la mitad de los participantes son extranjeros (…) Habría que priorizar con mucho mayor conciencia el uso de recursos y saber cuál es el impacto que tiene este tipo de festivales en la ciudad (…) Habría que ver el aporte en la audiencia y qué otras necesidades están sucediendo a la par y priorizar a partir de eso”.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Teatro sí

Luego de cinco meses sin poder abrir las puertas de la compañía Jaja Teatro, Gerardo Pacheco, quien es director artístico, productor y dramaturgo, comparte que poco a poco se le han ido agotando los pocos ahorros que tenía.

En tanto, el apoyo que ha recibido por parte de la Secretaría de Cultura Municipal ha sido gracias a su participación en la Celebración del teatro 2020, que se desarrolló en el marco del programa “cultura desde casa”, recurso que invirtió en pagar la renta del espacio que permanece cerrado.

Ante la desesperada situación propone el regreso del público al teatro, procurando las medidas de “sana distancia”, y para ello sugiere apoyar a los sectores independientes con la facilitación de espacios al aire libre donde puedan hacerse las presentaciones, hasta que tanto los actores como la gente pueda regresar al teatro tal como se le conoce. “[Podría facilitarse] el uso de espacios de gobierno como patios o foros abiertos”, señala.

Sobre el tema de la inversión a festivales grandes, como el Hay Festival, que se realiza con presupuesto de Gobierno Municipal, lo considera como algo bueno, ya que menciona, es un presupuesto que se tenía destinado de manera previa; “sólo creo que debe ser equitativa la inversión para eventos donde participe la comunidad local como para eventos con artistas foraneos”, dice.

Foto: Cortesía | Gerardo Pacheco

Las ventajas de la crisis

Para la restauradora y encargada del Centro Queretano de la Imagen (CQI), Analí Núñez la pandemia solo ha hecho más evidente que el arte y la cultura no son consideradas actividades esenciales para la sociedad y es necesario visibilizar su relevancia a través de acciones concretas.

“(La contingencia sanitaria) probablemente nos permita como funcionarios o trabajadores de la cultura reflexionar sobre nuestras labores: acerca de la gratuidad de las actividades que son generadas a partir de la administración pública y cómo hacernos indispensables y también independientes de esta y más integrados en nuestra función social”.

Sin embargo, asegura que no todo ha sido negativo, pues la crisis ha permitido robustecer las actividades internas de muchas organizaciones e instituciones como el CQI, que a través de sus plataformas han podido difundir nuevos contenidos como las Visitas virtuales a fotógrafas y Periferias de la imagen.

Asimismo ha posibilitado la evaluación de logros con base en los objetivos que se plantearon inicialmente para instrumentar, por medio de protocolos adecuados, los quehaceres. De hacerlo todas las instituciones culturales: “reabriremos fortalecidos”, manifestiesta.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Han pasado 22 semanas desde que las actividades culturales y artísticas fueron suspendidas en el espacio público. Ante el embate económico que esta parálisis ha causado en el sector debido a la contingencia sanitaria por Covid-19, las instituciones culturales han ofrecido iniciativas como el Apoyarte 1 y 2, además de la convocatoria del PECDA.

Sin embargo, gestores culturales, directores, docentes y artistas locales se han cuestionado si estos beneficios han sido suficientes para evitar un salto al vacío, por lo que BARROCO abrió sus páginas para no sólo prestar atención a su visión y experiencia, sino también para ofrecer sus páginas en pro de generación de un diagnóstico, así como propuestas que podrían contribuir a suplir las necesidades del gremio.

Una mirada crítica

Al poeta y crítico Rafael Volta, la pandemia lo obligó a cerrar, durante dos meses y medio el restaurante Zeppelin Music Factory, del que es artista y gestor, lo que evidentemente afectó sus ingresos en un 100%.

Sobre los apoyos que han implementado las instituciones culturales, tales como las dos ediciones de Apoyarte, señala que han impactado positivamente, sin embargo, aclara que ante la situación actual “nunca hay dinero que alcance”.

Por ello considera que son programas que deberían marcar un precedente y continuar de manera permanente y al respecto también se refiere al Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA). “La última convocatoria fue del 2018 y en el 2019 no la hubo. Creo que son programas que necesitan una mejor calendarización para que cada año existan artistas beneficiados”.

Aunque derivado de la pandemia recibió un apoyo por parte de la instancia municipal de 4 mil pesos, asegura que hasta el momento no ha contado con otro incentivo. “Todo mi obra literaria la he escrito de manera autogestiva. Escribir para obtener un proyecto o beca es un género literario aparte que a lo mejor todavía no domino”, señala.

Con miras hacia el futuro sugiere que deberían promoverse talleres artísticos de forma permanente, lo que exigiría la contratación de maestros para brindar su experiencia para cada área, ya que advierte, “no necesariamente ser un artista destacado te lleva a ser un buen docente de artes”.

Asimismo sugiere la integración de creadores en una bolsa de trabajo, donde puedan ser llamados para fungir como consultores en áreas que incluso pueden ser productivas y de la industria. “Si algo tiene el artista es que vemos cosas que los demás no”, dice.

Finalmente, confiesa que a lo largo de los años ha mantenido una postura crítica con respecto al Hay Festival, ya que considera, se invierten demasiados recursos en éste, empero reconoce que esta iniciativa ha impulsado el turismo local, así como el prestigio cultural de la ciudad.

“Si se gasta tal cantidad de dinero las entradas debieron ser gratuitas desde el inicio. Ahora en esta edición 100% digital, la entrada es libre y eso es positivo. Ojalá se quede así para las siguientes ediciones”, puntualiza.

Foto: Cortesía | Rafael Volta

Pensar y actuar desde lo local: Estefanía Palacio

Como muchos espacios culturales independientes en Querétaro, la Central de Cultura Compartida (CCC) tuvo que cerrar sus puertas por la pandemia. Y ahora, ante la imposibilidad de mantener económicamente un espacio físico, el equipo de gestores cuestiona su viabilidad para el futuro.

Estefanía Palacio, gestora cultural y encargada de producción y comunicación en el espacio, afirma que es necesario que se trabaje de manera conjunta (Gobierno e instancias culturales) para la reactivación del sector, priorizando para ello las iniciativas y proyectos locales.

“Nos parece inconsciente destinar apoyos tan grandes a un solo programa anual que apoya directamente a muy pocos artistas locales mientras que a los que estamos constantemente construyendo la escena artística del estado nos ofrecen, por concurso, después de hacer malabares y dar brincos a través de aros en llamas, entre 20 mil y 50 mil pesos una vez al año, pero sabemos que los beneficios culturales y artísticos que el gobierno logra con el Hay Festival son efectos colaterales y no el objetivo principal de realizarlo”, manifestó la gestora sobre este macro evento, que tras su anuncio y la difusión del monto invertido para su quinta edición en digital (2.5 millones de pesos), desató la inconformidad en una parte del sector, que acusó la distribución desigual del presupuesto por parte del Municipio de Querétaro y la falta de apoyo a las iniciativas queretanas.

Al igual que otros gestores, Palacio propone el diseño de estrategias más oportunas y apropiadas a la situación actual del gremio. “En estos meses han habido más convocatorias e inversión para becas y concursos, que pueden servir como oportunidades de fondeo para artistas. Sin embargo, los montos otorgados suelen ser insuficientes para un proyecto profesional y/o colaborativo y para este período tan largo sin poder trabajar”.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Hacia adelante

Judith Guerrero Ramírez es representante de la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas y fundadora de La Noria Taller de Arte y Diseño, espacio que considera “su proyecto de vida”.

Guerrero Ramírez reconoce que la pandemia ha representado un momento clave para la creación, pero también habla de los problemas económicos a los que se ha enfrentado.

“Ha sido preocupante ya que se ha procurado cubrir los sueldos de los colaboradores, ya llevamos seis meses y son familias que dependen de ese ingreso, los gastos fijos y de servicios no esperan, además del pago de impuestos que no se pueden dejar de lado puesto que repercute directamente en el historial crediticio. He dejado de cobrar o siquiera pensar en adquirir algo no esencial, porque no alcanza”, dice.

Razón por la cual, este año ha optado por solicitar la ayuda del “Apoyarte” para espacios independientes, y con ello “respirar y poder continuar con el proyecto”.

A modo de reflexión señala que existe un antes y después de la pandemia, en la que se han gestado cambios impresionantes en todos los rubros y sentidos.

“Es el momento de replantearnos y avanzar, avanzar es aprender a vivir con lo que nos acontece. El arte, en cualquiera de sus disciplinas ha sido lo más noble y ha permitido a muchos sobrellevar el aislamiento, embriagarnos de la ilusión de que todo estará bien. Si no somos optimistas para reactivar nuestra vida, nuestra economía, no hemos aprendido nada”, advierte.

De tal manera insiste en su visión de ver más allá y dedicar los esfuerzos a enseñar a las nuevas generaciones sobre una mentalidad pro ambiente. “[Enseñar] cómo a través de la creación artística se logran grandes formas de concientizar para dejar un mejor mundo”.

Finalmente y refiriéndose a la inyección económica que se realiza a eventos como el Hay Festival reconoce que sí es costoso, sin embargo, ve en su desarrollo la generación de fuentes de empleo para brindar seguridad económica a las familias, además de tener de por medio la cultura para la sociedad.

Foto: Cortesía | Judith Guerrero


Cruzada Central por el Teatro en peligro

Tanto el cierre de los recintos teatrales, el cese de programas artísticos y la imposibilidad de continuar con los propios proyectos, ha ocasionado no sólo una pérdida monetaria considerable, sino también el desánimo entre los artistas, lamenta la directora de la compañía Atabal Creación Artística, Ana Bertha Cruces.

“Se detuvieron tres temporadas, se aplazó un estreno y, en estos momentos, estamos cuestionándonos fuertemente si debemos continuar esperanzados en que el Museo de la Ciudad abrirá sus puertas en septiembre, con la planeación de la Onceava Cruzada Central por el Teatro, pues tanto el espíritu del intercambio como su financiamiento dependen absolutamente de la presencia del público”, dice Cruces.

Pese a esta situación, la directora afirma que lucha por mantener el ánimo y la esperanza en alto “pues hay compromisos” como sostener al colectivo económica y moralmente. “Lo único que me ha sostenido, es que a nivel creativo y con todas las limitantes de ánimo, he podido consolidar aunque sea teóricamente algunos textos, algunos diseños de talleres, cursos y la planeación y puesta en marcha desde lo virtual, de uno de los proyectos que estrenaremos en 2021”.

Sobre las estrategias digitales implementadas por las instancias culturales, opina que si bien la oferta se amplió considerablemente a través de la web, se ha hecho en menoscabo del trabajo de los artistas.

“Afectará –a la larga– al sector artístico, pues aunque se trate de la mejor intención, el mensaje que lleva intrínseco es que el arte no tiene costo, y más aún, la idea de que el arte es moldeable, adaptable y que es lo que pasa a través de las pantallas, teniendo la posibilidad de suprimirse con un clic de la computadora o el teléfono”.

Sobre otras de las acciones impulsadas, la directora pone bajo el foco los apoyos por convocatoria y propone que en su lugar, las dependencias implementen un crédito para los artistas, que no solo ayude al gremio a sobrevivir hoy y mañana, sino que permita la continuidad de su labor en la nueva normalidad. “Un crédito que se pague con nuestra participación en festivales y espacios culturales al regreso, y no una deformación de nuestro trabajo: apresurada, aceptando cualquier condición, manipulando nuestra propia obra, por una cuestión de sobrevivencia”.

Como agregado, señala urgente la apertura del Gobierno al diálogo con el sector cultural para generar estrategias conjuntas apegadas a la realidad de los artistas locales. “Necesitamos dejar de ser un número en las estadísticas de los gobiernos así como voluntad de parte de todos para buscar la mejor salida. Para empezar, sería necesario que las instancias abrieran un espacio de escucha y diálogo. Sería una acción muy humana, empática y de reconocimiento hacia quienes hacemos arte y contribuimos en la formación cultural de los habitantes de este país”.


Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro


Refugio en el arte a puerta cerrada

Como gestor de proyectos evidentemente Alejandro Vázquez se ha enfrentado al cese de las actividades que preparaba, tales como el Festival Madonnari, el Encuentro Universitario de las Artes y el Festival Internacional del Flamenco que venía gestándose.

“También como docente de arte, como maestro, he puesto una pausa indefinida a esas labores hasta que ese tema se resuelva, sobre todo por la seguridad de mis alumnos, sin embargo, como artista realmente no, ya que la pintura que es mi trabajo regular se hace a puerta cerrada y a solas, y afortunadamente he seguido produciendo y vendiendo”, comparte y asegura que incluso también ha aprovechado para comprar obra de otros artistas plásticos.

Y es debido a la continuidad que ha visto en su labor como artista, que dice, no se ha visto en la necesidad de solicitar alguno de los apoyos que ha ofrecido la Secretaría de Cultura del Estado, pero reconoce el impulso que ha brindado a quienes se han encontrado entorpecidos por la pandemia.

Para concluir y refiriéndose a la realización del Hay Festival, señala que es importante que se haya retomado de manera virtual, aunque en este modo encuentra pros y contras.

“La ventaja es que mucha gente puede acceder a estos panelistas, y la pandemia nos ha enseñado que uno no debe estar presente en un espacio para participar de él, aunque la desventaja es que no todos tenemos acceso al internet, pero esta situación nos está dando la oportunidad de apreciar actividades a través de redes sociales, es decir vamos a salir de esto con este aprendizaje y herramientas que muchos artistas nos hemos visto obligado a utilizar, viendo los horizontes y las posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías”.

Foto: Cortesía | Alejandro Vázquez

Toma de decisiones con diagnóstico

“¿Cómo será el regreso a los conciertos y tocadas en vivo?”, se cuestiona el gestor cultural e investigador de la escena musical en Querétaro, Jesús Estrada, quien plantea la urgencia de generar un diagnóstico sobre la situación actual del gremio, para crear mecanismos y estrategias que permitan reactivar a la brevedad la actividad cultural.

Entre sus propuestas se encuentra el diseño de protocolos que incluyan la perspectiva de diferentes actores del sector, tanto representantes de las instituciones culturales de los diferentes niveles de Gobierno, como gestores, artistas y personas expertas en la materia.

Asimismo plantea la necesaria capacitación de los gestores culturales sobre las medidas que deberán seguirse para evitar la propagación del Covid-19, así como la realización de una cartografía que permita ubicar diferentes espacios al aire libre donde puedan realizarse las actividades con menor riesgo para la población.

“En lugar de cancelar la actividad cultural hay que generar estrategias para poder llevar a cabo eventos seguros con un aforo menor, aunado a otras estrategias como el ingreso vía pre registro (para controlar el aforo)”.

En cuanto el tema sobre los recursos, afirma que el mismo diagnóstico arrojará luces sobre cómo maximizar los beneficios del presupuesto municipal o estatal. “Muchos artistas me han manifestado que estos apoyos (entregados en los últimos meses por la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro y la Secretaría de Cultura del Municipio de Querétaro) definitivamente no compensan en nada las perdidas que han tenido por esta emergencia sanitaria. Apenas alcanza para gastos de manutención, pero definitivamente no para gastos de operación”, lamenta.

Sobre la polémica desatada en torno al presupuesto municipal destinado a la quinta edición del Hay Festival, lamenta que en el contexto actual se haya invertido 2.5 millones de pesos en un festival “que está dirigido a un público muy específico, y que más de la mitad de los participantes son extranjeros (…) Habría que priorizar con mucho mayor conciencia el uso de recursos y saber cuál es el impacto que tiene este tipo de festivales en la ciudad (…) Habría que ver el aporte en la audiencia y qué otras necesidades están sucediendo a la par y priorizar a partir de eso”.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Teatro sí

Luego de cinco meses sin poder abrir las puertas de la compañía Jaja Teatro, Gerardo Pacheco, quien es director artístico, productor y dramaturgo, comparte que poco a poco se le han ido agotando los pocos ahorros que tenía.

En tanto, el apoyo que ha recibido por parte de la Secretaría de Cultura Municipal ha sido gracias a su participación en la Celebración del teatro 2020, que se desarrolló en el marco del programa “cultura desde casa”, recurso que invirtió en pagar la renta del espacio que permanece cerrado.

Ante la desesperada situación propone el regreso del público al teatro, procurando las medidas de “sana distancia”, y para ello sugiere apoyar a los sectores independientes con la facilitación de espacios al aire libre donde puedan hacerse las presentaciones, hasta que tanto los actores como la gente pueda regresar al teatro tal como se le conoce. “[Podría facilitarse] el uso de espacios de gobierno como patios o foros abiertos”, señala.

Sobre el tema de la inversión a festivales grandes, como el Hay Festival, que se realiza con presupuesto de Gobierno Municipal, lo considera como algo bueno, ya que menciona, es un presupuesto que se tenía destinado de manera previa; “sólo creo que debe ser equitativa la inversión para eventos donde participe la comunidad local como para eventos con artistas foraneos”, dice.

Foto: Cortesía | Gerardo Pacheco

Las ventajas de la crisis

Para la restauradora y encargada del Centro Queretano de la Imagen (CQI), Analí Núñez la pandemia solo ha hecho más evidente que el arte y la cultura no son consideradas actividades esenciales para la sociedad y es necesario visibilizar su relevancia a través de acciones concretas.

“(La contingencia sanitaria) probablemente nos permita como funcionarios o trabajadores de la cultura reflexionar sobre nuestras labores: acerca de la gratuidad de las actividades que son generadas a partir de la administración pública y cómo hacernos indispensables y también independientes de esta y más integrados en nuestra función social”.

Sin embargo, asegura que no todo ha sido negativo, pues la crisis ha permitido robustecer las actividades internas de muchas organizaciones e instituciones como el CQI, que a través de sus plataformas han podido difundir nuevos contenidos como las Visitas virtuales a fotógrafas y Periferias de la imagen.

Asimismo ha posibilitado la evaluación de logros con base en los objetivos que se plantearon inicialmente para instrumentar, por medio de protocolos adecuados, los quehaceres. De hacerlo todas las instituciones culturales: “reabriremos fortalecidos”, manifestiesta.

Foto: Donna Oliveros | Diario de Querétaro

Local

Roberto Sosa en el tercer lugar del Ranking de Alcaldes

Con una aprobación del 74.1%, se ubica por debajo de Adrian Oseguera Kernion de Ciudad Madero Tamaulipas y César Garza Villarreal de Apodaca Nuevo León

Local

“Es un amago” la aspiración de Anaya

Afirma Jesús Méndez tras el anuncio del panista de volver a buscar la presidencia en el 2024

Local

Buscarán apoyo para afectados del incendio en San José el Alto

Consumió cinco viviendas del asentamiento irregular y dejó pérdidas económicas de hasta 300 mil pesos

Cultura

"¡Cuánto drama!", un taller virtual de apreciación teatral

La cuota de recuperación es de 2 mil 400 pesos, sin embargo existen facilidades de pago y descuento especial para estudiantes

Turismo

Países que piden la prueba negativa de Covid-19 para visitarlos

Cada vez más naciones solicitan una PCR para poder ingresar a ellas, por ejemplo, Argentina, Brasil, Chile y Colombia

Policiaca

Localizan a dos jóvenes originarios de Tequisquiapan muertos en Celaya

Los familiares reportaron la misteriosa desaparición de él par de jóvenes desde el pasado domingo 17 de enero

Mundo

Alemania endurece hasta mediados de febrero las medidas contra el Covid-19

Todas las limitaciones vigentes, como el cierre de escuelas, bares, restaurantes y espacios culturales, se aplicarán hasta el 14 de febrero de 2021

Deportes

Sarah Thomas será la primera mujer en arbitrar el Super Bowl

Sarah Thomas, de 47 años, será uno de los siete árbitros del Super Bowl que se disputará el 7 de febrero en Tampa

Turismo

La importancia del Turismo de Salud y lo que ofrece al viajero

Se prevé que este segmento de mercado crezca como consecuencia del Covid-19 además de que crecerá la población de la tercera edad