/ jueves 6 de septiembre de 2018

Exhiben obra gráfica de Rufino Tamayo realizado en 1964

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019 en el Museo Tamayo de la Ciudad de México

El Museo Tamayo exhibe el 90 por ciento de las obras gráficas del pintor mexicano realizó realizó en 1964 en el Tamarind Lithographic Workshop, taller de experimentación neoyorquino.

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019, reúne 26 de las 28 litografías que Tamayo hizo en ese taller y que ahora se encuentran en diversas colecciones pertenecientes a los herederos del maestro, para compartir con el público un pequeño capítulo de la trayectoria de Tamayo como artista.

Juan Carlos Pereda, subdirector de Colecciones del Museo Tamayo, destacó que el trabajo gráfico de Tamayo es muy amplio y paralelo a su trayectoria como pintor, pues abarca 75 años ya que se dedicó a la gráfica desde los años 20 hasta un poco antes de morir.

Esta exposición, dijo, presenta la experiencia que el pintor vivió en 1964 cuando fue invitado a participar en el Tamarind Lithographic Workshop, junto a otros artistas internacionales, en un proyecto para revitalizar la litografía, que es básicamente un dibujo coloreado y que había quedado en desuso.

Por México asistieron José Luis Cuevas, el enfant terrible del arte y Rufino Tamayo, el creador más célebre de nuestro país, quienes trabajaron en una suite cuya característica principal fue la renovación de la litografía.

Ahí, Tamayo experimentó con muchos recursos técnicos que no eran considerados posibles dentro de la litografía clásica y de hecho incorporó la falta de pericia, que era un problema técnico, como un elemento estético renovador y modernizante en este género surgido en el siglo XVIII.

Lo que hizo Tamayo en el Tamarind, según Juan Carlos Pereda, fue extraordinario pues renovó la gráfica impresa como también renovó la pintura. México es un país de artistas gráficos con grandes figuras como Leopoldo Méndez que hacía una litografía impecable, tradicional, ortodoxa, en cambio Tamayo, la nutre, la enaltece y lleva la gráfica a lugares insospechados.

Y es que por ejemplo, en su obra gráfica todos los errores y las faltas de pericia de los técnicos de los talleres, los utiliza con una gran libertad creativa. Si la impresión se manchaba con un toque, una huella o una gota, quedaba eliminada y Tamayo abrió la posibilidad de incorporar esos errores como una gestualidad contemporánea, que embellecen y llenan de elocuencia cada ejemplar.

Esta muestra presenta la gráfica más sofisticada de Tamayo, Hombre transparente que deja ver al papel como valor artístico, pues tiene espacios en blanco que le dan cierta vibración a la obra.

También se exhibe el tríptico Variaciones de un hombre hecho en papel kraft enchapopotado, materiales inmediatos los cuales manejó con calidad, sutileza y elegancia y que convierten a esta serie en una obra maestra de la litografía del siglo XX.

En la serie Fantasma, Tamayo hizo algo que hasta ese momento no había ocurrido en la gráfica: dejar ver el proceso artesanal, subterráneo y casi secreto de la litografía, al presentar cada parte del proceso: el dibujo inicial, luego con textura y finalmente el mismo dibujo entintado en color.

Los asistentes también podrán apreciar litografías en blanco y negro que si bien parecen a una tinta, en realidad tienen tres: una negra opaca, una transparente y una brillosa, donde el artista deja visibles también los trazos generados por el crayón.

Rufino Tamayo en el Tamarind Lithographic Workshop exhibe además las litografías Perfil de un hombre, Dos niños, Media luna, Personaje en una cueva, Hombre a la puerta y Cabeza de coloso, entre muchas otras, las cuales se complementan con los óleos que están de manera permanente en la Sala Tamayo como Hombre en rojo, Dos mujeres, La gran galaxia y Sandías.

La muestra estará abierta hasta e febrero de 2019. La exposición ofrece una oportunidad única para ver reunidas estas obras provenientes de diversas colecciones y de las cuales sólo se hicieron 20 ejemplares, mismas que se encuentran en recintos de todo el mundo como el MoMA y el Museo Albertina de Viena. La cita es en el Museo Tamayo, ubicado en Reforma y Gandhi.

El Museo Tamayo exhibe el 90 por ciento de las obras gráficas del pintor mexicano realizó realizó en 1964 en el Tamarind Lithographic Workshop, taller de experimentación neoyorquino.

La exhibición, que estará abierta hasta febrero de 2019, reúne 26 de las 28 litografías que Tamayo hizo en ese taller y que ahora se encuentran en diversas colecciones pertenecientes a los herederos del maestro, para compartir con el público un pequeño capítulo de la trayectoria de Tamayo como artista.

Juan Carlos Pereda, subdirector de Colecciones del Museo Tamayo, destacó que el trabajo gráfico de Tamayo es muy amplio y paralelo a su trayectoria como pintor, pues abarca 75 años ya que se dedicó a la gráfica desde los años 20 hasta un poco antes de morir.

Esta exposición, dijo, presenta la experiencia que el pintor vivió en 1964 cuando fue invitado a participar en el Tamarind Lithographic Workshop, junto a otros artistas internacionales, en un proyecto para revitalizar la litografía, que es básicamente un dibujo coloreado y que había quedado en desuso.

Por México asistieron José Luis Cuevas, el enfant terrible del arte y Rufino Tamayo, el creador más célebre de nuestro país, quienes trabajaron en una suite cuya característica principal fue la renovación de la litografía.

Ahí, Tamayo experimentó con muchos recursos técnicos que no eran considerados posibles dentro de la litografía clásica y de hecho incorporó la falta de pericia, que era un problema técnico, como un elemento estético renovador y modernizante en este género surgido en el siglo XVIII.

Lo que hizo Tamayo en el Tamarind, según Juan Carlos Pereda, fue extraordinario pues renovó la gráfica impresa como también renovó la pintura. México es un país de artistas gráficos con grandes figuras como Leopoldo Méndez que hacía una litografía impecable, tradicional, ortodoxa, en cambio Tamayo, la nutre, la enaltece y lleva la gráfica a lugares insospechados.

Y es que por ejemplo, en su obra gráfica todos los errores y las faltas de pericia de los técnicos de los talleres, los utiliza con una gran libertad creativa. Si la impresión se manchaba con un toque, una huella o una gota, quedaba eliminada y Tamayo abrió la posibilidad de incorporar esos errores como una gestualidad contemporánea, que embellecen y llenan de elocuencia cada ejemplar.

Esta muestra presenta la gráfica más sofisticada de Tamayo, Hombre transparente que deja ver al papel como valor artístico, pues tiene espacios en blanco que le dan cierta vibración a la obra.

También se exhibe el tríptico Variaciones de un hombre hecho en papel kraft enchapopotado, materiales inmediatos los cuales manejó con calidad, sutileza y elegancia y que convierten a esta serie en una obra maestra de la litografía del siglo XX.

En la serie Fantasma, Tamayo hizo algo que hasta ese momento no había ocurrido en la gráfica: dejar ver el proceso artesanal, subterráneo y casi secreto de la litografía, al presentar cada parte del proceso: el dibujo inicial, luego con textura y finalmente el mismo dibujo entintado en color.

Los asistentes también podrán apreciar litografías en blanco y negro que si bien parecen a una tinta, en realidad tienen tres: una negra opaca, una transparente y una brillosa, donde el artista deja visibles también los trazos generados por el crayón.

Rufino Tamayo en el Tamarind Lithographic Workshop exhibe además las litografías Perfil de un hombre, Dos niños, Media luna, Personaje en una cueva, Hombre a la puerta y Cabeza de coloso, entre muchas otras, las cuales se complementan con los óleos que están de manera permanente en la Sala Tamayo como Hombre en rojo, Dos mujeres, La gran galaxia y Sandías.

La muestra estará abierta hasta e febrero de 2019. La exposición ofrece una oportunidad única para ver reunidas estas obras provenientes de diversas colecciones y de las cuales sólo se hicieron 20 ejemplares, mismas que se encuentran en recintos de todo el mundo como el MoMA y el Museo Albertina de Viena. La cita es en el Museo Tamayo, ubicado en Reforma y Gandhi.

Local

“Mucha preocupación” en sector de autopartes

Preocupación y cautela se registra en las empresas del sector de autopartes en la entidad

Local

Resaltan solidaridad por herida de La Valla

Reiteró el mensaje de la Iglesia a las familias y deudos del accidente, además pedirán por la recuperación de quienes siguen hospitalizados

Local

Apoyo de Bienestar deberá evaluarse

Existe una preocupación legítima por el bien de los niños, quienes son el eje central de esta política pública

Local

Eligen a 50 consejeros de Morena

Fueron mil 600 militantes los que participaron en las 5 asambleas

Cultura

Triqui homenajea en París a la cultura boliviana

Por sexto año, la Casa de la Música y las Artes Interculturales reunió en una misma comunidad, a franceses y latinoamericanos  para celebrar el arte y la historia de los andes en el Festival de Encuentros de Charango

Círculos

Diana Mota y Edgar López contrajeron nupcias

Durante la celebración, todos brindaron, dieron consejos y desearon lo mejor en esta nueva etapa de matrimonio para Diana y Edgar, para que perdure el amor y felicidad

Local

Son pocos negocios con licencia municipal

Incrementaron un 5% las licencias de funcionamiento, en comparación con el año anterior

Local

Jefe Diego no llora por el adeudo

De forma irónica exclamó que no lloraba por el asunto del adeudo predial de su rancho en Colón

Local

Llegará recurso para salarios de profes reinstalados

En 15 días podría llegar el recurso federal para pagar algunas prestaciones y salarios a los docentes que fueron reinstalados