/ lunes 1 de abril de 2019

Yolixpa, el aguardiente milenario vigente por sus propiedades curativas

Apulco, Pue., (Notimex).- Con el objetivo de preservar la sabiduría ancestral náhuatl, Joaquin Varela Robles elabora el tradicional Yolixpa, aguardiente con fines medicinales que existe desde la época prehispánica.

De color verde oscuro, el licor es elaborado con más de 14 hierbas, entre ellas toronjil, maltanzin (propia de la región) y ruda, detalló a Notimex Varela Robles, quien al lado de su padre y hermanas mantiene vigente la herencia de su abuelo Joaquin Varela Sosa, cuya pasión por preservar las tradiciones de la cultura náhuatl se remonta a la década de los 40.

Varela Robles es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Nacional Autónoma de México y tras graduarse hizo de Apulco su residencia.

“Mi abuelo instaló en 1948 su fábrica de aguardiente en la sierra nororiental de Puebla, entre Cuetzalan y Zacapoaxtla, y en 1999 una tromba de tres días la arrastró, sin embargo, mi padre y mis hermanas decidimos levantarla de nuevo”, compartió.

Están por cumplirse dos décadas desde aquella tragedia y Joaquin Varela Robles mantiene con firmeza la promesa que le hizo a su abuelo: continuar con la elaboración de Yolixpa, licor que toma su nombre de la combinación de dos palabras Náhuatl: Yolix que significa corazón o pecho, y pa abreviatura de Pajti, que significa medicina.

Propiedades curativas de la bebida milenaria

De acuerdo con Joaquin Varela Robles, el Yolixpa cura distintas enfermedades, entre ellas el empacho y los sustos, incluso amortigua la bilis después de un fuerte enojo.

“La gente de la comunidad viene a comprarlo a granel, trae sus botellas de vidrio y nosotros le surtimos; es una bebida ancestral”, refiere el empresario, quien solo a través de solicitudes por correo o redes sociales hace envíos a Monterrey, Guadalajara o Ciudad de México.

El objetivo es crecer la producción y exportarla a donde sea necesario sin perder la calidad, por eso van a paso lento pero firme.

De sabor fuerte, esta bebida también es consumida para tratar enfermedades como la diabetes o las respiratorias, por lo que es común ver a madres dándoles a sus hijos una probadita.

Son cerca de 17 personas quienes trabajan en la elaboración de licores en la Finca Santa María Tres Arroyos, que mensualmente vende 600 litros de destilados, incluyendo los artesanales con sabor a limón, maracuyá y zarzamora.

“La consigna es demostrar que el aguardiente no es para el teporochito sino una bebida que se puede disfrutar como aperitivo antes de comer o como digestivo después de ingerir alimentos”, mencionó Varela Robles.

Al recorrer el negocio, Notimex observó decenas de barricas de roble blanco, las cuales evocan la moda “vintages” y el trabajo artesanal qué hay detrás de la creación de estas bebidas, las cuales alcanzan hasta los 25 grados de alcohol.

El proceso de creación

El ahora experto en destilación puntualizó que lo inician con la fermentación de piloncillo o panela como también se conoce en la región a este concentrado de azúcar.

“Fermentamos y destilamos el piloncillo dos veces para lograr un aguardiente de espíritu neutro. Luego lo maceramos (combinamos) con frutas o hiervas por al menos dos meses para que suelten su sabor”, agregó con orgullo el destilador, para quien es importante demostrar que su aguardiente es el mejor de la región por su elaboración artesanal.

A fin de ofertar productos propios de la región, la familia Varela también prepara aderezos y mermeladas de zarzamora, maracuyá, tejocote e higo, las cuales están a la venta en pequeños frascos de vidrio dispuestos en viejos anaqueles.

Y comprometidos con continuar la herencia de la cultura náhuatl, la finca es sede del Festival de la Medicina Tradicional, que este 2019 celebrará su quinta edición en abril próximo, reuniendo a médicos, curanderos y quiroprácticos que buscan a través de sus conocimientos sanar a todo aquel que presente algún malestar.

El reconocimiento de la Conquista

De acuerdo con investigadores como Carlos Viesca T. y María Blanca Ramos de Viesca, del Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Facultad de Medicina de la UNAM, la medicina que encontraron los españoles a su llegada a México en 1519 era un sistema médico integral que resumía el manejo de la herbolaria para tratar enfermedades.

En su artículo, “Aportaciones de la medicina natural prehispánica", ambos investigadores refieren que los conquistadores reconocieron la habilidad en el arte de curar de los médicos indígenas, incluso Hernán Cortés y Antonio de Mendoza recurrieron a ellos para tratar sus dolencias.

Asimismo, afirman que la medicina náhuatl prehispánica constituyó un sistema integral de conocimientos acerca de la salud y la enfermedad, así como de la manera de abordar los problemas relacionados con ellas. Tuvo, además, congruencias con su visión del mundo y con las posibilidades tecnológicas que se disponían.

En algunos códices encontrados se muestra cómo reducir e inmovilizar las fracturas constituyen información de primera mano acerca de lo que hacían los médicos náhuatl del siglo XVI, cuyos herederos son los numerosos hueseros, así como las plantas de las que se valían para sanar malestares.

Apulco, Pue., (Notimex).- Con el objetivo de preservar la sabiduría ancestral náhuatl, Joaquin Varela Robles elabora el tradicional Yolixpa, aguardiente con fines medicinales que existe desde la época prehispánica.

De color verde oscuro, el licor es elaborado con más de 14 hierbas, entre ellas toronjil, maltanzin (propia de la región) y ruda, detalló a Notimex Varela Robles, quien al lado de su padre y hermanas mantiene vigente la herencia de su abuelo Joaquin Varela Sosa, cuya pasión por preservar las tradiciones de la cultura náhuatl se remonta a la década de los 40.

Varela Robles es licenciado en Administración de Empresas por la Universidad Nacional Autónoma de México y tras graduarse hizo de Apulco su residencia.

“Mi abuelo instaló en 1948 su fábrica de aguardiente en la sierra nororiental de Puebla, entre Cuetzalan y Zacapoaxtla, y en 1999 una tromba de tres días la arrastró, sin embargo, mi padre y mis hermanas decidimos levantarla de nuevo”, compartió.

Están por cumplirse dos décadas desde aquella tragedia y Joaquin Varela Robles mantiene con firmeza la promesa que le hizo a su abuelo: continuar con la elaboración de Yolixpa, licor que toma su nombre de la combinación de dos palabras Náhuatl: Yolix que significa corazón o pecho, y pa abreviatura de Pajti, que significa medicina.

Propiedades curativas de la bebida milenaria

De acuerdo con Joaquin Varela Robles, el Yolixpa cura distintas enfermedades, entre ellas el empacho y los sustos, incluso amortigua la bilis después de un fuerte enojo.

“La gente de la comunidad viene a comprarlo a granel, trae sus botellas de vidrio y nosotros le surtimos; es una bebida ancestral”, refiere el empresario, quien solo a través de solicitudes por correo o redes sociales hace envíos a Monterrey, Guadalajara o Ciudad de México.

El objetivo es crecer la producción y exportarla a donde sea necesario sin perder la calidad, por eso van a paso lento pero firme.

De sabor fuerte, esta bebida también es consumida para tratar enfermedades como la diabetes o las respiratorias, por lo que es común ver a madres dándoles a sus hijos una probadita.

Son cerca de 17 personas quienes trabajan en la elaboración de licores en la Finca Santa María Tres Arroyos, que mensualmente vende 600 litros de destilados, incluyendo los artesanales con sabor a limón, maracuyá y zarzamora.

“La consigna es demostrar que el aguardiente no es para el teporochito sino una bebida que se puede disfrutar como aperitivo antes de comer o como digestivo después de ingerir alimentos”, mencionó Varela Robles.

Al recorrer el negocio, Notimex observó decenas de barricas de roble blanco, las cuales evocan la moda “vintages” y el trabajo artesanal qué hay detrás de la creación de estas bebidas, las cuales alcanzan hasta los 25 grados de alcohol.

El proceso de creación

El ahora experto en destilación puntualizó que lo inician con la fermentación de piloncillo o panela como también se conoce en la región a este concentrado de azúcar.

“Fermentamos y destilamos el piloncillo dos veces para lograr un aguardiente de espíritu neutro. Luego lo maceramos (combinamos) con frutas o hiervas por al menos dos meses para que suelten su sabor”, agregó con orgullo el destilador, para quien es importante demostrar que su aguardiente es el mejor de la región por su elaboración artesanal.

A fin de ofertar productos propios de la región, la familia Varela también prepara aderezos y mermeladas de zarzamora, maracuyá, tejocote e higo, las cuales están a la venta en pequeños frascos de vidrio dispuestos en viejos anaqueles.

Y comprometidos con continuar la herencia de la cultura náhuatl, la finca es sede del Festival de la Medicina Tradicional, que este 2019 celebrará su quinta edición en abril próximo, reuniendo a médicos, curanderos y quiroprácticos que buscan a través de sus conocimientos sanar a todo aquel que presente algún malestar.

El reconocimiento de la Conquista

De acuerdo con investigadores como Carlos Viesca T. y María Blanca Ramos de Viesca, del Departamento de Historia y Filosofía de la Medicina de la Facultad de Medicina de la UNAM, la medicina que encontraron los españoles a su llegada a México en 1519 era un sistema médico integral que resumía el manejo de la herbolaria para tratar enfermedades.

En su artículo, “Aportaciones de la medicina natural prehispánica", ambos investigadores refieren que los conquistadores reconocieron la habilidad en el arte de curar de los médicos indígenas, incluso Hernán Cortés y Antonio de Mendoza recurrieron a ellos para tratar sus dolencias.

Asimismo, afirman que la medicina náhuatl prehispánica constituyó un sistema integral de conocimientos acerca de la salud y la enfermedad, así como de la manera de abordar los problemas relacionados con ellas. Tuvo, además, congruencias con su visión del mundo y con las posibilidades tecnológicas que se disponían.

En algunos códices encontrados se muestra cómo reducir e inmovilizar las fracturas constituyen información de primera mano acerca de lo que hacían los médicos náhuatl del siglo XVI, cuyos herederos son los numerosos hueseros, así como las plantas de las que se valían para sanar malestares.

Local

UGRQ da por muerto el nuevo impuesto

Alejandro Ugalde advierte que Elvia Montes pretende golpear a ganaderos, que ya padecen la falta de apoyos

Local

Adiós a Hércules; a sus 174 años cierra

Apagan hoy las máquinas para la fabricación de manta, hilo, mezclilla y licra

Local

Garantiza Coparmex pago de aguinaldos

Reitera Lorena Jiménez mal paso de la economía y daños graves en la IP

Local

Entregarán cobijas a 4,200 en El Marqués

Enrique Vega Carriles puso en marcha el programa municipal para ayuda a comunidades en invierno

Círculos

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Con el objetivo principal continuar fortaleciendo los derechos e inclusión social

Policiaca

Familia resulta ilesa tras embestida

Un camión tipo torton los embistió y los proyectó a un dren pluvial

Local

Registran alta demanda de bodegas

Dinamismo de la economía local se refleja en esta zona de la capital, aseguran

Local

Propuesta de Trejo es poco viable: Dobler

Los municipios no están facultados para poner impuestos, la propuesta tendrá que pasar primero por cabildo

Gossip

Canciones por y para ellas

Busca brindarle valor a la mujer y al legado histórico del culto ancestral a la madre