/ sábado 14 de agosto de 2021

Hibakusha: las memorias de Yashuai, sobreviviente de la bomba atómica

A 76 años del ataque que mató a 250 mil civiles, el niño, hoy un hombre de 82 años de edad nacionalizado mexicano, vierte su relato en el libro Hibakusha

En el momento en que una luz destellante entró por las ventanas de la casa, la madre de Yasuaki Yamashita, un niño de seis años de edad, lo tiró al suelo para alcanzar a cubrirlo con su cuerpo. Sabían que su comunidad en Nagasaki era foco de los atentados del ejército estadounidense, pero en ese instante en que todo se iluminó como con mil rayos, no entendían de qué se trataba. Era, después lo supieron, la bomba atómica lanzada el 9 de agosto de 1945.

A 76 años del ataque que mató a 250 mil civiles, el niño, hoy un hombre de 82 años de edad nacionalizado mexicano, vierte su relato en el libro Hibakusha. Testimonio de Yashuai Yamashita, escrito por Sergio Hernández e ilustrado por Edu Molina, a manera de recordatorio sobre el daño que puede ocasionar el armamento nuclear, y, sobre todo, una memoria de las víctimas mortales y de quienes sufrieron diversas enfermedades causadas por la radiación.

“La bomba atómica es un suceso que conmovió al mundo, es una historia que hay que seguir retomando para que se conozca no sólo desde la perspectiva histórica, de los hechos de 1945, sino también la parte propiamente humana, hay gente que sigue afectada, gente que muere año tras año por la radiación, es importante el aspecto humano que afecta a muchas personas que aún viven y siguen padeciendo los efectos de la radiación”, refirió en entrevista Hernández.

Yamashita llegó a la Ciudad de México en 1968 tras huir de su propia ciudad natal donde los recuerdos de la tragedia lo invadían, al tiempo que la desinformación sobre los efectos de la radicación comenzó a generar un ambiente de racismo hacia la población afectada por la bomba. En su nueva vida, el sobreviviente se esforzó por jamás volver a recordar su pasado, pues en ese ataque perdió a sus padres y más familiares.

Por muchos años ocultó su historia, pero en la década de los 90, un grupo de estudiantes le solicitaron que contara al público joven lo que había vivido aquella mañana. Entonces entendió que podía convertirse en una suerte de memoria andante, al tiempo de generar conciencia sobre la magnitud del ataque para jamás olvidarlo.

“Él es un activista en el sentido de que su historia quiere que sea conocida por todos porque no quiere que se repita, su plática sigue siendo muy importante, él trabaja este tema de manera dolorosa por la muerte de su padres, su familia afectada, pero a los 82 años sigue pensando que es una historia que hay que contar ahora y también se dio cuenta que contar lo que le sucedió era una especie de terapia personal”, añadió el escritor.

A decir de Hernández, si bien se ha escrito mucho sobre la bomba nuclear desde diferentes perspectivas, una de las ventajas de su relato es la fuente directa, un testimonio cercano. “Las cosas malas no las queremos recordar, pero hay que hacerlo; él siendo muy joven trabajó en un hospital que se creó en su ciudad natal para atender a los enfermos por la bomba, gente que tenía leucemia, cáncer en la piel, bebés que nacieron con deformaciones genéticas de madres expuestas a la radiación, y es importante conocer todo esto de viva voz”, insistió.

En el momento en que una luz destellante entró por las ventanas de la casa, la madre de Yasuaki Yamashita, un niño de seis años de edad, lo tiró al suelo para alcanzar a cubrirlo con su cuerpo. Sabían que su comunidad en Nagasaki era foco de los atentados del ejército estadounidense, pero en ese instante en que todo se iluminó como con mil rayos, no entendían de qué se trataba. Era, después lo supieron, la bomba atómica lanzada el 9 de agosto de 1945.

A 76 años del ataque que mató a 250 mil civiles, el niño, hoy un hombre de 82 años de edad nacionalizado mexicano, vierte su relato en el libro Hibakusha. Testimonio de Yashuai Yamashita, escrito por Sergio Hernández e ilustrado por Edu Molina, a manera de recordatorio sobre el daño que puede ocasionar el armamento nuclear, y, sobre todo, una memoria de las víctimas mortales y de quienes sufrieron diversas enfermedades causadas por la radiación.

“La bomba atómica es un suceso que conmovió al mundo, es una historia que hay que seguir retomando para que se conozca no sólo desde la perspectiva histórica, de los hechos de 1945, sino también la parte propiamente humana, hay gente que sigue afectada, gente que muere año tras año por la radiación, es importante el aspecto humano que afecta a muchas personas que aún viven y siguen padeciendo los efectos de la radiación”, refirió en entrevista Hernández.

Yamashita llegó a la Ciudad de México en 1968 tras huir de su propia ciudad natal donde los recuerdos de la tragedia lo invadían, al tiempo que la desinformación sobre los efectos de la radicación comenzó a generar un ambiente de racismo hacia la población afectada por la bomba. En su nueva vida, el sobreviviente se esforzó por jamás volver a recordar su pasado, pues en ese ataque perdió a sus padres y más familiares.

Por muchos años ocultó su historia, pero en la década de los 90, un grupo de estudiantes le solicitaron que contara al público joven lo que había vivido aquella mañana. Entonces entendió que podía convertirse en una suerte de memoria andante, al tiempo de generar conciencia sobre la magnitud del ataque para jamás olvidarlo.

“Él es un activista en el sentido de que su historia quiere que sea conocida por todos porque no quiere que se repita, su plática sigue siendo muy importante, él trabaja este tema de manera dolorosa por la muerte de su padres, su familia afectada, pero a los 82 años sigue pensando que es una historia que hay que contar ahora y también se dio cuenta que contar lo que le sucedió era una especie de terapia personal”, añadió el escritor.

A decir de Hernández, si bien se ha escrito mucho sobre la bomba nuclear desde diferentes perspectivas, una de las ventajas de su relato es la fuente directa, un testimonio cercano. “Las cosas malas no las queremos recordar, pero hay que hacerlo; él siendo muy joven trabajó en un hospital que se creó en su ciudad natal para atender a los enfermos por la bomba, gente que tenía leucemia, cáncer en la piel, bebés que nacieron con deformaciones genéticas de madres expuestas a la radiación, y es importante conocer todo esto de viva voz”, insistió.

Local

Regresan las visitas al Asilo

Apertura ha beneficiado la salud mental de los adultos mayores que tras dos años de pandemia han padecido de tristeza

Local

Regularizarán el abasto de medicamentos

“Ahorita lo que se plantea dejar surtido es para mes, mes y medio, y que podamos seguir con el abasto suficiente”: secretaria de Salud, Martina Pérez Rendón

Local

Hospital General atenderá cuarta ola

“Dependiendo del número de pacientes y la carga que tenga, que el propio seguro se pudiera quedar con los pacientes para su manejo”: secretaria de Salud, Martina Pérez Rendón 

Mundo

Alemania cierra la era Merkel y abre el capítulo Scholz

El miércoles pasará las riendas de la primera economía europea a Olaf Scholz, que fue su adversario político pero también su vicecanciller y ministro de Finanzas

Mundo

Birmania condena a Aung San Suu Kyi a cuatro años de prisión

"Fue sentenciada a dos años de prisión bajo la sección 505(b) y dos años de prisión bajo la ley de desastres naturales", precisó Zaw Min Tun, portavoz de la junta militar

Mundo

Argentina reporta primer caso de variante ómicron

El caso hallado corresponde a un hombre de 38 años residente en la provincia de San Luis (oeste) que regresó a Argentina el 30 de noviembre

Mundo

Islandia eleva nivel de alerta del volcán más activo del país

El nivel de alerta se ha elevado a "naranja" desde "amarillo" debido a la "alta actividad sísmica", después de que se detectara uno de magnitud 3.6.

Local

Entregan Kuri y Sosa estaciones de monitoreo de calidad del aire

El mandatario local, destacó la importancia de trabajar en materia ambiental y hacer uso de todas las herramientas para hacer frente a un cambio climático que es una realidad

Doble Vía

Aceite de aguacate ideal para pieles maduras

Sus propiedades ayudan a prevenir los efectos de la edad, hidratar o eliminar aquellos signos del cansancio