/ jueves 23 de septiembre de 2021

A Fuego Lento, la nueva novela de Paula Hawkins, autora de La Chica del Tren

A la gente le gustan las vidas comunes con giros oscuros, dice en la presentación de su nuevo libro, A fuego lento

La chica del tren (Planeta, 2016) es uno de los libros más vendidos de la última década, pero su autora, Paula Hawkins, no sabe cómo es que sucedió. Lo dice ahora y lo ha dicho siempre: la literatura no es una fórmula del éxito.

Los bestsellers y las filas de fans pertenecen a un Olimpo al que muy pocos escritores tienen acceso. Sin embargo, esta escritora británica no se siente parte de ese mundo exclusivo. Su sencillez no sólo radica en su prosa: también en su persona.

Al hablar sobre su nueva novela, A fuego lento (Planeta, 2021), intuye que sus libros se leen por una razón que parece muy simple: a la gente le gustan los personajes comunes y corrientes. Esa, dice, es la clave de casi cualquier thriller exitoso.

“Hay mucho apetito por este tipo de ficción porque se habla de personas ordinarias que podrían ser tus vecinos o tus familiares. Mis personajes, por ejemplo, no son espías ni gángsters: son gente normal. Por eso ha habido un boom de las historias de crímenes reales en cualquier plataforma, desde los podcasts hasta las series de Netflix”, asegura Hawkins, quien antes de escribir novelas se dedicaba al periodismo económico y financiero.

Tras ser cuestionada sobre el gran éxito comercial que han tenido sus libros, la autora concluye que al público siempre le han llamado la atención las personas ordinarias cuyas vidas han dado giros muy oscuros. Ejemplo de ello es, justamente, A fuego lento, cuyos personajes llevan al lector, inevitablemente, a reflexionar en torno al perdón y la venganza.

“Me interesa preguntarme si el perdón ayuda, si la venganza ayuda. La venganza quizás no, ¿pero el perdón? Nadie es un juez tan bondadoso como para poder perdonar”, comenta Hawkins, quien no cree que su nueva novela sea llevada al cine, como sí sucedió con La chica del tren.

Este libro está ambientado en Londres, la ciudad donde la autora vive actualmente. La capital inglesa, tan rebosante de historias ordinarias y extraordinarias, ha sido la caldera de emociones con la que Hawkins experimenta hasta moldear personajes contradictorios y complejos: terriblemente humanos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

¿Cómo es que una persona que sufrió en el pasado puede hoy tener un terco impulso de matar? ¿Cómo es que una persona busca desahogar su odio en quien jamás la hirió sólo porque tiene sed de venganza? Esas son sólo algunas de las preguntas que se hacen las protagonistas de A fuego lento.

Sobre el sesgo feminista de su prosa, explica: “Creo que las mujeres han hecho su propio espacio en el mercado literario, y creo que sí hay mucho respeto por las escritoras que hacen literatura sobre crímenes. Se puede escribir siendo feminista sin que estas ideas sean explícitas: eso sólo se logra si te enfocas en los personajes y no tratando de pensar en que quieres demostrar un punto ideológico. Son importantes los mensajes feministas, pero mi forma de expresarlos es a través de la historia, no directamente”, concluye Hawkins.

La chica del tren (Planeta, 2016) es uno de los libros más vendidos de la última década, pero su autora, Paula Hawkins, no sabe cómo es que sucedió. Lo dice ahora y lo ha dicho siempre: la literatura no es una fórmula del éxito.

Los bestsellers y las filas de fans pertenecen a un Olimpo al que muy pocos escritores tienen acceso. Sin embargo, esta escritora británica no se siente parte de ese mundo exclusivo. Su sencillez no sólo radica en su prosa: también en su persona.

Al hablar sobre su nueva novela, A fuego lento (Planeta, 2021), intuye que sus libros se leen por una razón que parece muy simple: a la gente le gustan los personajes comunes y corrientes. Esa, dice, es la clave de casi cualquier thriller exitoso.

“Hay mucho apetito por este tipo de ficción porque se habla de personas ordinarias que podrían ser tus vecinos o tus familiares. Mis personajes, por ejemplo, no son espías ni gángsters: son gente normal. Por eso ha habido un boom de las historias de crímenes reales en cualquier plataforma, desde los podcasts hasta las series de Netflix”, asegura Hawkins, quien antes de escribir novelas se dedicaba al periodismo económico y financiero.

Tras ser cuestionada sobre el gran éxito comercial que han tenido sus libros, la autora concluye que al público siempre le han llamado la atención las personas ordinarias cuyas vidas han dado giros muy oscuros. Ejemplo de ello es, justamente, A fuego lento, cuyos personajes llevan al lector, inevitablemente, a reflexionar en torno al perdón y la venganza.

“Me interesa preguntarme si el perdón ayuda, si la venganza ayuda. La venganza quizás no, ¿pero el perdón? Nadie es un juez tan bondadoso como para poder perdonar”, comenta Hawkins, quien no cree que su nueva novela sea llevada al cine, como sí sucedió con La chica del tren.

Este libro está ambientado en Londres, la ciudad donde la autora vive actualmente. La capital inglesa, tan rebosante de historias ordinarias y extraordinarias, ha sido la caldera de emociones con la que Hawkins experimenta hasta moldear personajes contradictorios y complejos: terriblemente humanos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

¿Cómo es que una persona que sufrió en el pasado puede hoy tener un terco impulso de matar? ¿Cómo es que una persona busca desahogar su odio en quien jamás la hirió sólo porque tiene sed de venganza? Esas son sólo algunas de las preguntas que se hacen las protagonistas de A fuego lento.

Sobre el sesgo feminista de su prosa, explica: “Creo que las mujeres han hecho su propio espacio en el mercado literario, y creo que sí hay mucho respeto por las escritoras que hacen literatura sobre crímenes. Se puede escribir siendo feminista sin que estas ideas sean explícitas: eso sólo se logra si te enfocas en los personajes y no tratando de pensar en que quieres demostrar un punto ideológico. Son importantes los mensajes feministas, pero mi forma de expresarlos es a través de la historia, no directamente”, concluye Hawkins.

Local

Buscan erradicar impunidad en Querétaro

Diputado señala la necesidad de fortalecer a la fiscalía general para que cuente con más personal que, a su vez, permita atender de mejor manera a las víctimas

Local

Ciudadanía no ha descuidado medidas sanitarias: Lara Becerril

Señaló que en lo que respecta a la opinión de la iglesia, la gente ha mantenido orden

Local

Comerciantes establecidos piden retiro de ambulantes en el Centro

"Venimos a exigir que ya la autoridad tome ahora sí, cartas en el asunto porque esto se está saliendo de control"

Justicia

Militares mantienen blindaje en Hospital General de Chihuahua por presencia de 'El Jaguar'

Alrededor de 20 militares se mantienen en las zonas aledañas al nosocomio para su resguardo

Futbol

Catar espera al menos 1,2 millones de visitantes para el Mundial-2022

El estadio de Lusail, donde se jugará la final, está terminado al 98,5%

Celebridades

Ed Sheeran da positivo al covid-19 antes de la salida de su nuevo disco

Su próximo álbum, "=", saldrá a la venta el viernes 29 de octubre, por lo que el músico tenía varias actuaciones y entrevistas programadas

Deportes

"El miedo es una sensación positiva", afirma Ancelotti

Ancelotti considera "un partido especial" este clásico, pero no cree que se sea crucial para el campeonato

Ecología

Energía renovable barata y abundante impulsa clúster de centros de datos en Quebec

Google está aumentando su presencia en Quebec con la compra de unas 60 hectáreas en las que construirá su primer centro de datos local por 735 millones de dólares canadienses

Cine

Llaman a prohibir armas de fuego en sets de cine tras tiroteo de Alec Baldwin

La directora de fotografía Halyna Hutchins murió de un tiro en el torso el jueves cuando Alec Baldwin disparó una pistola utilizada como utilería en el western "Rust"