/ viernes 5 de marzo de 2021

Película La misión, reflexiones mínimas

Literatura y Filosofía

En el llamado séptimo arte, hay obras que invitan a la reflexión en varios sentidos. Una de ellas es La misión, película británica (1986) dirigida por Roland Joffé. Sus protagonistas son: Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally y Aidan Quinn. Cabe mencionar que entre sus valores, además del artístico, están el histórico y el religioso, y de este último se desprende el teológico, al menos como invitación a reflexionar acerca de la función de la Iglesia en determinados contextos históricos y sobre el ser humano en cuanto a su fe. En este artículo reflexiono brevemente acerca de cuatro protagonistas: el Padre Gabriel, Rodrigo Mendoza, el Cardenal Altamirano y los guaraníes, posteriormente anoto algunas reflexiones acerca de la misión de la Iglesia en la actualidad, a propósito de la película. Empecemos.

I

1. Padre Gabriel. Su papel es fundamental para la película, representa al sacerdote entregado a servir a Dios a través de llevar el Evangelio hasta los rincones más apartados (en este caso a los guaraníes). Un elemento base en su papel (el cual, por cierto, está basado en un personaje real de la época) es el de la defensa de la fe, la religión y —a la vez— de los evangelizados. Esto muestra el amor que hay entre la doctrina cristiana, la Iglesia, como institución, y los fieles. Me parece que el Padre Gabriel representa el sentido del jesuita del siglo XVIII (al igual que otras órdenes religiosas de los siglos XVI y XVII). Transmite un profundo valor espiritual. Sobre todo, al final de la cinta, en donde prefiere tener a Cristo por escudo y dar su propia vida como consecuencia de su fe inquebrantable.

2. Rodrigo Mendoza. Su papel es sui generis. Muestra de manera clara y contundente la conversión de alguien que ha cometido un pecado gravísimo, dar muerte a su propio hermano (pienso en Caín y Abel). Sus pasiones, orgullo, egoísmo, así como ansias de poder y dinero, representan —me parece— los pecados que tenemos muchos, de una u otra manera; sin embargo, permiten observar cómo es que se pueden vencer por medio de la fe. Aunque, para ello, primero tuvo que pasar por un período de aislamiento de los demás y de sí mismo. El no perdonarse lo llevó a ser un ente solitario, con una dignidad fragmentada. Esto muestra, entre otras cosas, que una condición extrema puede llevar a otra condición extrema: caer en el fondo, en la sima de la condición humana, para subir a la cima de la comunión con Cristo a través de ver al otro como prójimo. Tómese en cuenta que ese ‘otro’ en el caso de Rodrigo Mendoza era el indio que había esclavizado, por no considerarlo en su condición de ser humano. En fin, me parece que su papel muestra el perdón que podemos dar a otros, a través de perdonarnos a nosotros mismos.

3. Cardenal Altamirano. Representa el conflicto que se da entre el deber a obedecer las órdenes recibidas, en oposición a defender lo que él mismo sabía: las misiones jesuitas estaban dando frutos. Al respecto me parece que, como fieles, tenemos que obedecer lo que dicta la jerarquía: el Papa, sin embargo, en el caso del Cardenal Altamirano, se presenta la disyuntiva de manifestar lo que él veía. Creo que su papel es importante desde el sentido de la argumentación y desarrollo del sentido de la existencia de ‘la misión’, a la vez que, como en el caso de Rodrigo Mendoza, se da un conflicto entre la razón y el sentimiento.

4. Los guaraníes. Al igual que en el caso de Mendoza, lo guaraníes tienen un papel dramático, pues deben optar por la nueva religión que les muestra el Padre Gabriel en contraposición con seguir con su propia vida, a partir de las agresiones que sufren. El final es desolador: regresan a su anterior vida; sin embargo, el problema es más grande si se toma en cuenta que son los niños los que terminan por rechazar al cristianismo a causa de los eventos que vivieron. Al respecto hay que considerar que fueron testigos de la masacre que sufrió su pueblo. ¿Cómo entender a Cristo así? ¿Quiénes eran estos extranjeros (europeos) que por un lado les hablaban del amor, la comunión, la fraternidad, mientras que por otro se mostraban agresivos y los masacraban? En suma: su papel (el cual, por cierto, no es ficticio) habla de lo mucho que tenemos que trabajar para mostrar el Evangelio fuera de las contradicciones y, a la vez, dentro de las mismas contradicciones.

II

Esta película es una buena provocación respecto de ‘la misión’ de la Iglesia en nuestra época, la cual, me parece, es vital. Uso este término, «vital», en dos sentidos: primero, como algo necesarísimo para la sobrevivencia de la propagación del Evangelio; así, de <vital> se colige <vida>; segundo, como la vida misma que tiene la Iglesia dentro de un contexto cultural e histórico. En el primer caso, nótese, la vitalidad refiere a la acción; mientras que en el segundo se habla de quien realiza la acción. Así, se comprende que para llevar a cabo una acción vital se necesita a fortiori que quien realiza la acción esté plenamente vivo, y, para ello —a su vez— se requiere que se complemente con quien va a dar el mensaje.

En suma: cuando se habla de la «vida cristiana» no se puede hablar de dos vidas: la de quien evangeliza y la del evangelizado, sino de una sola a través del amor de Cristo. Entonces el evangelizador se ve (se asume) como parte de quien va a evangelizar (no le es ajeno a su propia existencia y fe), lo cual lo posiciona en un contexto ontológicamente cristológico.

En este sentido, el papel de la Iglesia es la de vivir a Cristo a partir de verse como parte de la comunidad a quien evangeliza. Por último, la película nos permite reflexionar —me parece— sobre tres cosas en nosotros, como Iglesia: 1) cómo es nuestra fe, 2) cómo vemos a los ‘otros’, y 3) hasta dónde estamos dispuestos a llegar por nuestra fe. Nótese, sin embargo, que, para todo ello, nos es necesario advertir que la Iglesia que fundó Jesucristo es Una, es decir, no puede haber división en ella; es decir, en nosotros.

En el llamado séptimo arte, hay obras que invitan a la reflexión en varios sentidos. Una de ellas es La misión, película británica (1986) dirigida por Roland Joffé. Sus protagonistas son: Robert De Niro, Jeremy Irons, Ray McAnally y Aidan Quinn. Cabe mencionar que entre sus valores, además del artístico, están el histórico y el religioso, y de este último se desprende el teológico, al menos como invitación a reflexionar acerca de la función de la Iglesia en determinados contextos históricos y sobre el ser humano en cuanto a su fe. En este artículo reflexiono brevemente acerca de cuatro protagonistas: el Padre Gabriel, Rodrigo Mendoza, el Cardenal Altamirano y los guaraníes, posteriormente anoto algunas reflexiones acerca de la misión de la Iglesia en la actualidad, a propósito de la película. Empecemos.

I

1. Padre Gabriel. Su papel es fundamental para la película, representa al sacerdote entregado a servir a Dios a través de llevar el Evangelio hasta los rincones más apartados (en este caso a los guaraníes). Un elemento base en su papel (el cual, por cierto, está basado en un personaje real de la época) es el de la defensa de la fe, la religión y —a la vez— de los evangelizados. Esto muestra el amor que hay entre la doctrina cristiana, la Iglesia, como institución, y los fieles. Me parece que el Padre Gabriel representa el sentido del jesuita del siglo XVIII (al igual que otras órdenes religiosas de los siglos XVI y XVII). Transmite un profundo valor espiritual. Sobre todo, al final de la cinta, en donde prefiere tener a Cristo por escudo y dar su propia vida como consecuencia de su fe inquebrantable.

2. Rodrigo Mendoza. Su papel es sui generis. Muestra de manera clara y contundente la conversión de alguien que ha cometido un pecado gravísimo, dar muerte a su propio hermano (pienso en Caín y Abel). Sus pasiones, orgullo, egoísmo, así como ansias de poder y dinero, representan —me parece— los pecados que tenemos muchos, de una u otra manera; sin embargo, permiten observar cómo es que se pueden vencer por medio de la fe. Aunque, para ello, primero tuvo que pasar por un período de aislamiento de los demás y de sí mismo. El no perdonarse lo llevó a ser un ente solitario, con una dignidad fragmentada. Esto muestra, entre otras cosas, que una condición extrema puede llevar a otra condición extrema: caer en el fondo, en la sima de la condición humana, para subir a la cima de la comunión con Cristo a través de ver al otro como prójimo. Tómese en cuenta que ese ‘otro’ en el caso de Rodrigo Mendoza era el indio que había esclavizado, por no considerarlo en su condición de ser humano. En fin, me parece que su papel muestra el perdón que podemos dar a otros, a través de perdonarnos a nosotros mismos.

3. Cardenal Altamirano. Representa el conflicto que se da entre el deber a obedecer las órdenes recibidas, en oposición a defender lo que él mismo sabía: las misiones jesuitas estaban dando frutos. Al respecto me parece que, como fieles, tenemos que obedecer lo que dicta la jerarquía: el Papa, sin embargo, en el caso del Cardenal Altamirano, se presenta la disyuntiva de manifestar lo que él veía. Creo que su papel es importante desde el sentido de la argumentación y desarrollo del sentido de la existencia de ‘la misión’, a la vez que, como en el caso de Rodrigo Mendoza, se da un conflicto entre la razón y el sentimiento.

4. Los guaraníes. Al igual que en el caso de Mendoza, lo guaraníes tienen un papel dramático, pues deben optar por la nueva religión que les muestra el Padre Gabriel en contraposición con seguir con su propia vida, a partir de las agresiones que sufren. El final es desolador: regresan a su anterior vida; sin embargo, el problema es más grande si se toma en cuenta que son los niños los que terminan por rechazar al cristianismo a causa de los eventos que vivieron. Al respecto hay que considerar que fueron testigos de la masacre que sufrió su pueblo. ¿Cómo entender a Cristo así? ¿Quiénes eran estos extranjeros (europeos) que por un lado les hablaban del amor, la comunión, la fraternidad, mientras que por otro se mostraban agresivos y los masacraban? En suma: su papel (el cual, por cierto, no es ficticio) habla de lo mucho que tenemos que trabajar para mostrar el Evangelio fuera de las contradicciones y, a la vez, dentro de las mismas contradicciones.

II

Esta película es una buena provocación respecto de ‘la misión’ de la Iglesia en nuestra época, la cual, me parece, es vital. Uso este término, «vital», en dos sentidos: primero, como algo necesarísimo para la sobrevivencia de la propagación del Evangelio; así, de <vital> se colige <vida>; segundo, como la vida misma que tiene la Iglesia dentro de un contexto cultural e histórico. En el primer caso, nótese, la vitalidad refiere a la acción; mientras que en el segundo se habla de quien realiza la acción. Así, se comprende que para llevar a cabo una acción vital se necesita a fortiori que quien realiza la acción esté plenamente vivo, y, para ello —a su vez— se requiere que se complemente con quien va a dar el mensaje.

En suma: cuando se habla de la «vida cristiana» no se puede hablar de dos vidas: la de quien evangeliza y la del evangelizado, sino de una sola a través del amor de Cristo. Entonces el evangelizador se ve (se asume) como parte de quien va a evangelizar (no le es ajeno a su propia existencia y fe), lo cual lo posiciona en un contexto ontológicamente cristológico.

En este sentido, el papel de la Iglesia es la de vivir a Cristo a partir de verse como parte de la comunidad a quien evangeliza. Por último, la película nos permite reflexionar —me parece— sobre tres cosas en nosotros, como Iglesia: 1) cómo es nuestra fe, 2) cómo vemos a los ‘otros’, y 3) hasta dónde estamos dispuestos a llegar por nuestra fe. Nótese, sin embargo, que, para todo ello, nos es necesario advertir que la Iglesia que fundó Jesucristo es Una, es decir, no puede haber división en ella; es decir, en nosotros.

Local

Celia Maya no firmará el pacto de civilidad

En un video publicado en sus redes sociales, la candidata indicó que no recibió el documento, por lo que desconoce su contenido

Local

Ausencia de algunos candidatos es prueba del clima político en el estado: Beatriz León

“Que quede claro que no venimos a hacer perder el tiempo al ciudadano, sino a proponer cómo sí nuestro estado puede salir adelante"

Policiaca

Detienen a policía municipal por intentar robar un vehículo

La dependencia municipal confirmó que se trató de un elemento activo de dicha corporación

Local

Registra PRI 100% de candidaturas; Ospital asegura son los mejores perfiles

Paul Ospital Carrera, emitió un mensaje en el que aseguró que cuando su partido gobierna “nos va mucho mejor”

Policiaca

Detienen a dos presuntos implicados en homicidio

La Fiscalía informó que en las próximas horas se realizará su audiencia inicial a proceso

Policiaca

Aeronave aterriza de emergencia en el AIQ

Autoridades del aeropuerto indicaron que el incidente pudo deberse a una falla mecánica, aunque hasta el momento no han ofrecido más detalles

Local

IEEQ registra más de 200 candidaturas

Será a más tardar el 18 de abril, cuando los Consejos Distritales y Municipales avalen las candidaturas para los cargos de ayuntamientos y diputaciones locales

Policiaca

Alerta en Querétaro por robo de fuente radiactiva

La dependencia federal informó que si la fuente radiactiva es extraída de su contenedor, es manipulada o se tiene contacto directo con la misma durante unos minutos u horas, puede ocasionar lesiones permanentes

Deportes

Daniela Torres a Juegos Olímpicos

La queretana consiguió la marca mínima para la justa veraniega