/ jueves 29 de abril de 2021

Plaza del Pípila entorno | El mercado "Del crucero"

Cartografía del tiempo

Un gatito me decía / yo soy de barrio / de un barrio pobre y trabajador [...] Qué bonito es mi barrio / sobre todo en las mañanas / cuando sale echando chispas el camión / a lueguito por la tarde / se columpian las campanas / invitando a todo mundo a la oración.

Fragmento de: El Gato de Barrio. Francisco Gabilondo Soler.


Lavaderos públicos

Al finalizar la década de los cincuenta, el mercadillo "Del Crucero" se extendía desde las calle de Héroe de Nacozari, hasta las calles de Invierno, Encanto, Luis Moya y Filomeno Mata. En este espacio donde se encuentra la Plaza de El Pípila se dispusieron los lavaderos públicos a donde acudían las vecinas y locatarios del mercado. Se convirtió en un lugar para compartir información y socializar; ahí "santo y seña", vida y milagros de los moradores eran conocidas. Dice Juan Vargas –poeta y maestro albañil, vecino de la Otra Banda–, que "si les quedaba tiempo se ponían a lavar la ropa". En no pocas ocasiones fue escenario de reyertas por mínimas diferencias, al paso del tiempo y con el cambio del mercado los lavaderos quedaron poco a poco en desuso y fueron desmontados. La Plaza se encuentra en remodelación; de igual manera se intervienen las calles aledañas del barrio del Tepetate.

"El Crucero"

Por muchos años el mercado llamado popularmente del Crucero, fue el lugar de encuentro entre los vecinos de la Otra Banda, del Centro y de algunas comunidades y rancherías cercanas. El nombre refería el cruce de la vía del Ferrocarril. Sobre las calles de Invierno y Héroe de Nacozari (Antiguas del Camaleón y Porfirio Díaz), en ambas aceras eran colocados los puestos de loza de barro, de "varilla". Se encontraban mujeres y niños que se desplazaban de San Miguel Carrillo y Santa María Magdalena a vender productos de la milpa y la hortaliza; además de tortillas. En ese espacio convivían los vendedores de tierra negra para las macetas. Se podía encontrar de raicilla y sombreros tejidos de palma. Alternándose en días precisos, los que se encontraban diariamente eran los puestos de comida en vía pública. La algarabía del mercado tenía su colorido y aromas características. Era además un lugar estratégico para ofrecer productos diversos en las salas y andenes del ferrocarril. Los locales y puestos del exterior vendían tripas y la pancita. Los expendios del pan aromático y colorido: cuernitos, picones, pambazos, bolillos, las chilindrinas y conchas. También el tradicional pan de piloncillo; los ladrillos, las chorreadas, los puerquitos. Las fondas cuyos comensales eran arrieros, vendedores ambulantes, trabajadores del ferrocarril, soldados y agentes viajeros que se aventuraban a degustar las delicias culinarias, de esas barracas sentados sobre grasientas bancas corridas. Los viejos vecinos todavía recuerdan el paso de los borricos con sus cargas de leña, nopales, tunas y pulque. Las carnicerías de los Chávez, de los Míchaux, las tiendas de abarrotes, entre ellas La Guadalupana. ¡Toda una época!

De la medicina tradicional al producto Milagro

En el barrio la medicina tradicional era parte de los procesos de salud - enfermedad. Las parteras y los "hueseros" eran muy solicitados, no solamente por los vecinos, los buscaban familias de la oligarquía regional. Tuvieron prestigio por sus resultados "yerberos" y curanderas que practicaban "limpias". Los martes y jueves se podían encontrar puestos con las plantas, raíces, cortezas de árbol y otras de la botánica relacionada con la milenaria medicina tradicional. Hoy en día conviven con los "productos milagro"; infusiones afrodisíacas, tratamientos para adelgazar para "curar la azúcar", perfumes para atraer salud, dinero y amor. El martes era un buen día para conocer el futuro y solicitar un amuleto o talismán para propiciar "buena suerte" y defensa contra cualquier mal. Los había diversos; chupamirtos disecados, ojos de venado, patas de conejo, víboras de cascabel y otros más. En el entorno todavía perduran cirios pascales, veladoras de diversos colores -dependiendo de lo que se quiera propiciar-. Oraciones para una infinidad de santos, ángeles y arcángeles. Las imágenes de la Santa Muerte y San Judas Tadeo son las más solicitadas.

Traslado y otras historias...

En la década de los sesenta del pasado siglo lo locatarios fueron trasladados a la confluencia de las calles Invierno, San Roque, Juan Álvarez, Luis Moya, Jiménez y Riva Palacio. En ese sitio fue colocada la fuente del niño abrazando a un cisne, que originalmente estaba al interior del Mercado Pedro Escobedo-donde hoy se encuentra la Plaza de la Constitución-. En la segunda mitad del la década de los setenta del siglo pasado fue puesto en marcha el mercado Benito Juárez, los vecinos lo llamaron siempre el mercado del Tepetate o del Tepe. En la próxima entrega caminaremos por ese espacio.

Que bonito es mi barrio / sobre todo en la noche / cuando empiezan los cochinos a roncar / a lo lejos por los cerros / ladran juntos 20 perros / y no dejan las chicharras de cantar.

Gabilondo Soler ídem.



Desde Anbanica - Teocalhueyacan. Abril de MMXXI.

Un gatito me decía / yo soy de barrio / de un barrio pobre y trabajador [...] Qué bonito es mi barrio / sobre todo en las mañanas / cuando sale echando chispas el camión / a lueguito por la tarde / se columpian las campanas / invitando a todo mundo a la oración.

Fragmento de: El Gato de Barrio. Francisco Gabilondo Soler.


Lavaderos públicos

Al finalizar la década de los cincuenta, el mercadillo "Del Crucero" se extendía desde las calle de Héroe de Nacozari, hasta las calles de Invierno, Encanto, Luis Moya y Filomeno Mata. En este espacio donde se encuentra la Plaza de El Pípila se dispusieron los lavaderos públicos a donde acudían las vecinas y locatarios del mercado. Se convirtió en un lugar para compartir información y socializar; ahí "santo y seña", vida y milagros de los moradores eran conocidas. Dice Juan Vargas –poeta y maestro albañil, vecino de la Otra Banda–, que "si les quedaba tiempo se ponían a lavar la ropa". En no pocas ocasiones fue escenario de reyertas por mínimas diferencias, al paso del tiempo y con el cambio del mercado los lavaderos quedaron poco a poco en desuso y fueron desmontados. La Plaza se encuentra en remodelación; de igual manera se intervienen las calles aledañas del barrio del Tepetate.

"El Crucero"

Por muchos años el mercado llamado popularmente del Crucero, fue el lugar de encuentro entre los vecinos de la Otra Banda, del Centro y de algunas comunidades y rancherías cercanas. El nombre refería el cruce de la vía del Ferrocarril. Sobre las calles de Invierno y Héroe de Nacozari (Antiguas del Camaleón y Porfirio Díaz), en ambas aceras eran colocados los puestos de loza de barro, de "varilla". Se encontraban mujeres y niños que se desplazaban de San Miguel Carrillo y Santa María Magdalena a vender productos de la milpa y la hortaliza; además de tortillas. En ese espacio convivían los vendedores de tierra negra para las macetas. Se podía encontrar de raicilla y sombreros tejidos de palma. Alternándose en días precisos, los que se encontraban diariamente eran los puestos de comida en vía pública. La algarabía del mercado tenía su colorido y aromas características. Era además un lugar estratégico para ofrecer productos diversos en las salas y andenes del ferrocarril. Los locales y puestos del exterior vendían tripas y la pancita. Los expendios del pan aromático y colorido: cuernitos, picones, pambazos, bolillos, las chilindrinas y conchas. También el tradicional pan de piloncillo; los ladrillos, las chorreadas, los puerquitos. Las fondas cuyos comensales eran arrieros, vendedores ambulantes, trabajadores del ferrocarril, soldados y agentes viajeros que se aventuraban a degustar las delicias culinarias, de esas barracas sentados sobre grasientas bancas corridas. Los viejos vecinos todavía recuerdan el paso de los borricos con sus cargas de leña, nopales, tunas y pulque. Las carnicerías de los Chávez, de los Míchaux, las tiendas de abarrotes, entre ellas La Guadalupana. ¡Toda una época!

De la medicina tradicional al producto Milagro

En el barrio la medicina tradicional era parte de los procesos de salud - enfermedad. Las parteras y los "hueseros" eran muy solicitados, no solamente por los vecinos, los buscaban familias de la oligarquía regional. Tuvieron prestigio por sus resultados "yerberos" y curanderas que practicaban "limpias". Los martes y jueves se podían encontrar puestos con las plantas, raíces, cortezas de árbol y otras de la botánica relacionada con la milenaria medicina tradicional. Hoy en día conviven con los "productos milagro"; infusiones afrodisíacas, tratamientos para adelgazar para "curar la azúcar", perfumes para atraer salud, dinero y amor. El martes era un buen día para conocer el futuro y solicitar un amuleto o talismán para propiciar "buena suerte" y defensa contra cualquier mal. Los había diversos; chupamirtos disecados, ojos de venado, patas de conejo, víboras de cascabel y otros más. En el entorno todavía perduran cirios pascales, veladoras de diversos colores -dependiendo de lo que se quiera propiciar-. Oraciones para una infinidad de santos, ángeles y arcángeles. Las imágenes de la Santa Muerte y San Judas Tadeo son las más solicitadas.

Traslado y otras historias...

En la década de los sesenta del pasado siglo lo locatarios fueron trasladados a la confluencia de las calles Invierno, San Roque, Juan Álvarez, Luis Moya, Jiménez y Riva Palacio. En ese sitio fue colocada la fuente del niño abrazando a un cisne, que originalmente estaba al interior del Mercado Pedro Escobedo-donde hoy se encuentra la Plaza de la Constitución-. En la segunda mitad del la década de los setenta del siglo pasado fue puesto en marcha el mercado Benito Juárez, los vecinos lo llamaron siempre el mercado del Tepetate o del Tepe. En la próxima entrega caminaremos por ese espacio.

Que bonito es mi barrio / sobre todo en la noche / cuando empiezan los cochinos a roncar / a lo lejos por los cerros / ladran juntos 20 perros / y no dejan las chicharras de cantar.

Gabilondo Soler ídem.



Desde Anbanica - Teocalhueyacan. Abril de MMXXI.

Local

No permitiremos que no haya orden en la ciudad: advierte Kuri

Mandatario dijo que hay espacios ideales para esta actividad y que debe haber orden para este sector

Local

UAQ trabajará con el estado para llegar al Peso a Peso 

Propuesta de presupuesto estatal para la UAQ será planteada esta semana a LX legislatura y al gobernador

Local

Compran 80% de casas con créditos

En el estado se han vendido 10 mil durante el primer semestre de este año

Deportes

Organizadores de GP de Catar de F1 cuentan con llenar las tribunas

El Gran Premio de Catar de F1, previsto el 21 de noviembre, reemplaza al Gran Premio de Australia, anulado a causa de la pandemia y de las restricciones sanitarias

Futbol

La FIFA pide ayuda internacional para realojar a deportistas afganos

Más de 150 deportistas afganos, entre ellos unas 50 jugadoras de fútbol, fueron evacuados este octubre hacia Catar con sus familias, en coordinación con la FIFA

Mundo

RightForge será el anfitrión de la plataforma de redes sociales de Trump

Facebook prohibió a Trump indefinidamente el 7 de enero, un día después de que sus partidarios atacaron el Capitolio para intentar evitar la certificación de la victoria electoral de Joe Biden

Mundo

La ceremonia del Nobel de la Paz será presencial

La ceremonia de gala se celebra tradicionalmente el 10 de diciembre, aniversario de la muerte en 1896 del fundador de los premios, Alfred Nobel

Mundo

Telecomunicaciones en Haití afectadas por amenaza de las pandillas

Escuelas y comercios permanecían cerrados este martes en Puerto Príncipe, donde calles normalmente muy transitadas, estaban desiertas

Mundo

La reina Isabel II renuncia "a su pesar" a participar en la COP26

Su presencia en la conferencia del clima de la ONU a principios de la próxima semana en Glasgow, Escocia, era muy esperada