/ jueves 22 de julio de 2021

“Tarantela” para sobrevivir a la picadura

#Recomendacionesperras

En mi familia hay una maldición. Porque mi tío se murió por tener el mismo nombre que su tío. Que también se murió. A la misma edad. Pero también hay lo contrario a una maldición. Una coincidencia.


La semana pasada terminé de leer Tarantela de Abril Castillo, he tratado de digerirlo, no porque sea un libro difícil, sino porque como que tengo un bloqueo mental para contarles de que va sin dar spoilers ¿No odian los spoilers? ¿O esas reseñas donde te cuentan todo? … yo sí y trato de evitarlas.

En fin, que tenía este libro en mi wishlist porque empecé a escuchar mucho el nombre de Abril Castillo, yo no la conocía, ni la tenía en el radar hasta hace poco y pues sí, Abril es una chica super talentosa y multidisciplinaria, no solo es escritora, también es editora, ilustradora, tallerista, y entre otras tantas cosas, feminista. Leer Tarantela fue mi primer acercamiento a su trabajo y me llevé una grata sorpresa y sí quisiera seguir explorándolo.

De la muerte no se habla a menos que ocurra mientras duermes y tengas más de ochenta años de edad. De la muerte no se habla a menos de que sea algo que te ocurre sin querer. No algo que provocas.

Otra razón por la que leí este libro es porque no tenia la menor idea que era una tarantela y pues en mi mente dije “si lo leo, en algún momento lo va a revelar” y sí, pero no… Tarantela es un baile al sur de Italia que se usaba para “eliminar” el veneno de la picadura de una tarántula. Y pues esto es una metáfora de lo que nos cuenta Abril en esta obra.

Tarantela es un libro de auto ficción, porque parte de un suceso real, pero como lector, en realidad no sabes quien te lo esta narrando, si es la autora o alguien más, lo que sí es que es un monólogo de una mujer que hace una genealogía de su familia, tratando de analizar sus relaciones con sus parientes cercanos: como su abuela, su tío Jano, su abuelo, su mamá , su papá, su hermano y la relación que tienen con este hecho y como marcó su vida diaria.

Todos somos todos. Versiones de lo que otros necesitan de uno. Versiones de lo que necesitamos de los demás. Fragmentos. Unos ojos de uno, la boca de otro. Es como no conocer a alguien del todo y ver en su cara la cara del mundo.

Debido a que este libro reconstruye una historia familiar y los vínculos a partir de sus memorias y los diarios de su abuelo, es nostálgico, y hay ciertos silencios y pausas dramáticas mientras lo lees “Hay dolores que no puedes enunciar de corrido, se muestran como una respiración entrecortada” dice Abril. También hay dolores y alianzas que se reconocen y por supuesto hay duelo, no solo por la pérdida de algunos de los personajes, sino por aquello que a veces ocurre y que no se nombra.

Al final, pienso que tarantela fue el baile que Abril tuvo que hacer para resignificar a su propia familia y eliminar el veneno que de alguna u otra manera, los consumía.

Si no queda un cuerpo que lo sostenga, ¿en dónde habita este dolor?

Ése nos lo quedamos los vivos.

Lo edita Antílope (@edicionesantilope) y no tengo que decirles que sigan de cerca, con lupa de ser necesario, a Abril Castillo Cabrera (@abrilcastilloc) , sin duda, su trabajo es imperdible.

Nosotros nos leemos pronto en la próxima #recomendaciónperra

En mi familia hay una maldición. Porque mi tío se murió por tener el mismo nombre que su tío. Que también se murió. A la misma edad. Pero también hay lo contrario a una maldición. Una coincidencia.


La semana pasada terminé de leer Tarantela de Abril Castillo, he tratado de digerirlo, no porque sea un libro difícil, sino porque como que tengo un bloqueo mental para contarles de que va sin dar spoilers ¿No odian los spoilers? ¿O esas reseñas donde te cuentan todo? … yo sí y trato de evitarlas.

En fin, que tenía este libro en mi wishlist porque empecé a escuchar mucho el nombre de Abril Castillo, yo no la conocía, ni la tenía en el radar hasta hace poco y pues sí, Abril es una chica super talentosa y multidisciplinaria, no solo es escritora, también es editora, ilustradora, tallerista, y entre otras tantas cosas, feminista. Leer Tarantela fue mi primer acercamiento a su trabajo y me llevé una grata sorpresa y sí quisiera seguir explorándolo.

De la muerte no se habla a menos que ocurra mientras duermes y tengas más de ochenta años de edad. De la muerte no se habla a menos de que sea algo que te ocurre sin querer. No algo que provocas.

Otra razón por la que leí este libro es porque no tenia la menor idea que era una tarantela y pues en mi mente dije “si lo leo, en algún momento lo va a revelar” y sí, pero no… Tarantela es un baile al sur de Italia que se usaba para “eliminar” el veneno de la picadura de una tarántula. Y pues esto es una metáfora de lo que nos cuenta Abril en esta obra.

Tarantela es un libro de auto ficción, porque parte de un suceso real, pero como lector, en realidad no sabes quien te lo esta narrando, si es la autora o alguien más, lo que sí es que es un monólogo de una mujer que hace una genealogía de su familia, tratando de analizar sus relaciones con sus parientes cercanos: como su abuela, su tío Jano, su abuelo, su mamá , su papá, su hermano y la relación que tienen con este hecho y como marcó su vida diaria.

Todos somos todos. Versiones de lo que otros necesitan de uno. Versiones de lo que necesitamos de los demás. Fragmentos. Unos ojos de uno, la boca de otro. Es como no conocer a alguien del todo y ver en su cara la cara del mundo.

Debido a que este libro reconstruye una historia familiar y los vínculos a partir de sus memorias y los diarios de su abuelo, es nostálgico, y hay ciertos silencios y pausas dramáticas mientras lo lees “Hay dolores que no puedes enunciar de corrido, se muestran como una respiración entrecortada” dice Abril. También hay dolores y alianzas que se reconocen y por supuesto hay duelo, no solo por la pérdida de algunos de los personajes, sino por aquello que a veces ocurre y que no se nombra.

Al final, pienso que tarantela fue el baile que Abril tuvo que hacer para resignificar a su propia familia y eliminar el veneno que de alguna u otra manera, los consumía.

Si no queda un cuerpo que lo sostenga, ¿en dónde habita este dolor?

Ése nos lo quedamos los vivos.

Lo edita Antílope (@edicionesantilope) y no tengo que decirles que sigan de cerca, con lupa de ser necesario, a Abril Castillo Cabrera (@abrilcastilloc) , sin duda, su trabajo es imperdible.

Nosotros nos leemos pronto en la próxima #recomendaciónperra

Policiaca

Denuncia asalto masivo en el libramiento noroeste

Buscan a 3 por presuntamente usaron armas hechizas con la que amagaban a sus víctimas

Local

Entrega Kuri certificaciones a Fiscales

Además anuncio las acciones de mejora regulatoria en la Fiscalía General del estado

Local

Cristal, la droga de mayor impacto en Querétaro

El 90% de los usuarios que entran a los diferentes centros de rehabilitación de adicciones, es por consumo de esta sustancia

Finanzas

Foro Davos: “horizonte oscuro” para la economía, advierte el FMI

Aunque descarta una recesión, el organismo asegura que existen riesgos desiguales que impactarán a países golpeados por la guerra

Finanzas

Detenida la inclusión financiera en el sur

El confinamiento voluntario debido a la pandemia, así como la pérdida de los empleos, estarían relacionados con el estancamiento, dijo BBVA

Sociedad

Alarma alza de contagios de VIH en Tamaulipas

En los primeros cinco meses del año se han detectado alrededor de 200 nuevos casos de jóvenes infectados con VIH

Gossip

Inmortalizan el universo de Cauduro en un libro

Aquí "estubo" Cauduro es el título de la obra compuesta por 400 obras del artista

Gossip

Ingrid Coronado lanza su nuevo libro MujerÓN para inspirar a la superación

Ingrid, ha mantenido su vida personal al margen del ojo público, sin embargo, en este ejemplar toca algunos temas

Cine

Películas en competencia anticipan un futuro distopico

David Cronenberg regresa a sus 79 años a la competición donde fue premiado en 1996