/ jueves 17 de septiembre de 2020

Teatro a la orden desde tu auto

La Miscelánea arrancará temporada con la obra Sugar Honey Honey, que cuestiona la actual cultura de consumo, en la que se priorizan las ventas por encima de la salud de la población

Con un innovador formato de autoteatro, La Miscelánea estrenará su nueva obra” Sugar Honey Honey”; una historia que desde la comicidad, pone bajo los reflectores a la actual cultura del consumo y la industria alimentaria, en la que se priorizan las ventas por encima de la salud de la población.

Será en la cochera de Casa Atma –ubicada en Fresnos 1046, colonia Santa Isabel–, donde este 18 de septiembre, a las 20:00 horas, la compañía arranque con su primera temporada de funciones, luego de cinco meses de inactividad por la pandemia de Covid-19.

Para mantener la sana distancia y en apego a los protocolos sanitarios, en el garaje del recinto solo podrán acceder tres vehículos con un máximo cuatro personas a bordo, quienes aunque no podrán tener contacto con el exterior, podrán interactuar con elenco a través de los mecanismos de sus propios automóviles.

Se trata de una estrategia que el dramaturgo, actor y director de esta compañía, Ernesto Galán, ideó para reunirse de nuevo con su público.

A falta de foros y teatros abiertos para ensayar y presentar las puestas en escena, comparte que decidió que era buena idea utilizar estos espacios domésticos, que además de darle un toque más íntimo a las funciones, permite generar un ambiente más familiar.

Con las actuaciones de René Matehuala y Jesica Ramos, y en coproducción con la compañía teatral Atva, la temporada se presentará los días viernes, sábados y domingos de septiembre hasta el 11 de octubre. El costo del boleto es de 150 pesos por persona y deberá reservarse con anticipación a través de la página de La Miscelánea Teatro.

Dulce veneno

Inspirado en su propia experiencia familiar, el director decidió ahondar en los efectos de la actual industria alimentaria sobre la población; no solo pensando en el daño que produce el consumo de productos trans y con exceso de azucares, sino también en la manera en que dicha industria acrecenta y acentúa la presencia de enfermedades como la diabetes, considerada la segunda causa de muerte en el país (INEGI, 2016).

“Yo no soy diabético pero sí alguien de mi familia. Mi papá tiene 15 años siendo diabético y ha estado entre ese ir y venir de la hipertensión, fallas oculares, problemas en las extremidades. (Así fue como surgió la) necesidad de pensarme en términos de la diabetes y el consumo del azúcar”, recuerda.

Tras una ardua investigación, Galán bosquejó a dos risibles personajes, inspirados en programas como Kilos Mortales de Discovery Channel y en aquel capítulo: “Homero tamaño familiar” de Los Simpson.

Haciendo también varios guiños a personajes de animé –como lo hiciera en Cheilor Mun–, presenta la historia de dos obesos que, por causa de la gula, mueren y terminan en el tercer círculo del infierno de Dante Alighieri. Ahí se encuentran con un grupo de espectadores a bordo de sus coches, a quienes deciden relatar la historia de cómo llegaron hasta ahí tras sufrir paros cardiacos, amputaciones y hemodiálisis por la tal “Sugar honey honey”, quien a través de la diabetes y la hipertensión quiere acabar con todo el mundo.

“Es través de la farsa y del bufón que descontextualizamos los cuerpos de los actores y nos acercarnos a ese ‘coso’ (la obesidad y la diabetes) para poderlo hacerlo risible, asumiendo lo doloroso que es”, agrega.

Como una metáfora del sistema digestivo, la obra se presentará en seis capítulos: “el primero es digestión, posteriormente vienen las secreciones; luego la digestión química, la digestión mecánica, la descomposición, la defecación y el epílogo”, explica el director.

Además de proyecciones multimedia, Galán detalla que durante la puesta en escena se romperá la llamada cuarta pared (muro imaginario que separa a los actores de los espectadores), para que el público forme parte de la trama, a través del juego con las luces de sus automóviles y otras estrategias de interacción a distancia.

Entre otros 107 proyectos locales, la obra “Sugar honey honey” de Ernesto Galán fue beneficiada en julio con el programa para el Apoyo a la Comunidad Artística del Estado de Querétaro (Apoyarte).

Con un innovador formato de autoteatro, La Miscelánea estrenará su nueva obra” Sugar Honey Honey”; una historia que desde la comicidad, pone bajo los reflectores a la actual cultura del consumo y la industria alimentaria, en la que se priorizan las ventas por encima de la salud de la población.

Será en la cochera de Casa Atma –ubicada en Fresnos 1046, colonia Santa Isabel–, donde este 18 de septiembre, a las 20:00 horas, la compañía arranque con su primera temporada de funciones, luego de cinco meses de inactividad por la pandemia de Covid-19.

Para mantener la sana distancia y en apego a los protocolos sanitarios, en el garaje del recinto solo podrán acceder tres vehículos con un máximo cuatro personas a bordo, quienes aunque no podrán tener contacto con el exterior, podrán interactuar con elenco a través de los mecanismos de sus propios automóviles.

Se trata de una estrategia que el dramaturgo, actor y director de esta compañía, Ernesto Galán, ideó para reunirse de nuevo con su público.

A falta de foros y teatros abiertos para ensayar y presentar las puestas en escena, comparte que decidió que era buena idea utilizar estos espacios domésticos, que además de darle un toque más íntimo a las funciones, permite generar un ambiente más familiar.

Con las actuaciones de René Matehuala y Jesica Ramos, y en coproducción con la compañía teatral Atva, la temporada se presentará los días viernes, sábados y domingos de septiembre hasta el 11 de octubre. El costo del boleto es de 150 pesos por persona y deberá reservarse con anticipación a través de la página de La Miscelánea Teatro.

Dulce veneno

Inspirado en su propia experiencia familiar, el director decidió ahondar en los efectos de la actual industria alimentaria sobre la población; no solo pensando en el daño que produce el consumo de productos trans y con exceso de azucares, sino también en la manera en que dicha industria acrecenta y acentúa la presencia de enfermedades como la diabetes, considerada la segunda causa de muerte en el país (INEGI, 2016).

“Yo no soy diabético pero sí alguien de mi familia. Mi papá tiene 15 años siendo diabético y ha estado entre ese ir y venir de la hipertensión, fallas oculares, problemas en las extremidades. (Así fue como surgió la) necesidad de pensarme en términos de la diabetes y el consumo del azúcar”, recuerda.

Tras una ardua investigación, Galán bosquejó a dos risibles personajes, inspirados en programas como Kilos Mortales de Discovery Channel y en aquel capítulo: “Homero tamaño familiar” de Los Simpson.

Haciendo también varios guiños a personajes de animé –como lo hiciera en Cheilor Mun–, presenta la historia de dos obesos que, por causa de la gula, mueren y terminan en el tercer círculo del infierno de Dante Alighieri. Ahí se encuentran con un grupo de espectadores a bordo de sus coches, a quienes deciden relatar la historia de cómo llegaron hasta ahí tras sufrir paros cardiacos, amputaciones y hemodiálisis por la tal “Sugar honey honey”, quien a través de la diabetes y la hipertensión quiere acabar con todo el mundo.

“Es través de la farsa y del bufón que descontextualizamos los cuerpos de los actores y nos acercarnos a ese ‘coso’ (la obesidad y la diabetes) para poderlo hacerlo risible, asumiendo lo doloroso que es”, agrega.

Como una metáfora del sistema digestivo, la obra se presentará en seis capítulos: “el primero es digestión, posteriormente vienen las secreciones; luego la digestión química, la digestión mecánica, la descomposición, la defecación y el epílogo”, explica el director.

Además de proyecciones multimedia, Galán detalla que durante la puesta en escena se romperá la llamada cuarta pared (muro imaginario que separa a los actores de los espectadores), para que el público forme parte de la trama, a través del juego con las luces de sus automóviles y otras estrategias de interacción a distancia.

Entre otros 107 proyectos locales, la obra “Sugar honey honey” de Ernesto Galán fue beneficiada en julio con el programa para el Apoyo a la Comunidad Artística del Estado de Querétaro (Apoyarte).

Local

Más de 800 comercios participarían en Buen Fin

La edición 2020, por primera vez se extiende de cuatro a 12 días con la intención de evitar aglomeraciones

Local

Destacan labor de cuerpos de seguridad y salubridad

La protección civil ha permitido históricamente, advertir sobre los fenómenos naturales e inhibir sus efectos al tener una respuesta adecuada

Local

Comprometido en enfrentar la pandemia

Tras ser posicionado como uno de los líderes más reconocidos por las decisiones en la lucha contra el Covid-19 en el país, Nava Guerrero se dijo más comprometido en enfrentar la pandemia

Local

Detuvieron a exnotario por fraude

Elementos de la Policía de Investigación del Delito (PID) cumplieron una orden de aprehensión en contra de un imputado por el delito de fraude genérico

Local

Que Morena no emitirá opinión del caso Maya

Méndez subrayó que lo ocurrido, obedeció a una situación personal, por lo que el partido no emitirá un llamado a la morenista

Local

Quinto informe de Pancho será el 27

Se prevé la asistencia en el informe de miembros del gabinete estatal, así como los presidentes municipales y los diputados locales

Local

Más de 800 comercios participarían en Buen Fin

La edición 2020, por primera vez se extiende de cuatro a 12 días con la intención de evitar aglomeraciones

Local

Abonarán a reactivar la economía local

la industria manufacturera se convierte en un sector clave para la recuperación de la economía de Querétaro y el país en general

Local

Destacan labor de cuerpos de seguridad y salubridad

La protección civil ha permitido históricamente, advertir sobre los fenómenos naturales e inhibir sus efectos al tener una respuesta adecuada