/ sábado 24 de agosto de 2019

Todos esos sentimientos positivos que te mantienen alerta y vivo

El coraje creativo

o… la Dialógica de Simon Nabatov

Varias decisiones y reflexiones en esta tarde de lunes lluvioso que invita a la disección introspectiva en el proceso elaborativo para el Coraje Creativo y la próxima entrega, sin embargo, el enfado llega de inmediato, seis discos elaborados en las décadas de los 90 y 2000, todo ellos italianos, enmarcados en la necedad de repetir los esquemas tradicionales de un lenguaje del jazz creado entre los años 40 a los 60 del siglo pasado; lo más atrevido, una saxofonista que emula a John Coltrane, surge la pregunta: ¿Para qué carajos escuchar a alguien que copia y no desarrolla una propuesta nueva?

Si lo han pensado hasta este momento estimados lectores, han acertado; un click y han sido borrados del ordenador, el Coraje Creativo no desea músicos que copian, que no aportan. Se recuerda de inmediato esa propuesta insana-aberrante que va en contra del espíritu del jazz, la escuela de Joan Chamorro en España, que en un ardid no se sabe con qué intenciones, aunque se intuye; la comercialización y malformación de un grupo de chiquillos y chiquillas que los ha llevado a repetir hasta el cansancio productos de museo de la música que nos ocupa, preparándolos para ser habilidosos instrumentalmente, pero no el planteamiento de nuevos postulados. La tradición ha sido corrompida una vez más, así lograr productos vendibles, comestibles, insulsos y fácilmente digeribles para un consumidor nada exigente. Nuevamente un acto de recreación del pasado. El pensamiento de Chamorro ya dio frutos en el negocio del entretenimiento fácil, la internacionalización de Andrea Motis, que inclusive fue criticada en los estertores de Cuadernos de Jazz, haciendo patente la falta de credibilidad de las propuestas realizadas por adolescentes, casos como este son demasiados. Motis y sus compañeritas son un ejemplo espantoso de clonación de cantantes pioneros en el jazz y la bossa nova.

Luminosidad acústica

El oasis llega de inmediato con una triada perfecta, el pianista ruso - estadounidense Simon Nabatov, el baterista norteamericano Gerry Hemingway y el contrabajista inglés Barru Guy, todos ellos conceptualistas, compositores vanguardistas y ejecutantes todo terreno. La grabación Simon Nabatov, Barry Guy, Gerry Hemingway - Luminous (NobusinessRecords, 2018), entonces empieza a desatrofiarse el cerebro, las neuronas, la plasticidad y la red neuronal comienzan a trabajar, a acercarse al conocimiento y gozo sensorial de una propuesta radical, el caos es el sino. Escuchar a tres improvisadores de alto calibre implica acceder a un mundo de sorpresas, la experimentación sonora en cada instrumento lleva a caminos abiertos, no existe linealidad en la música creada por éste dream team. No existe competencia, sino una comunicación inaudita de tres músicos que se integran, que interaccionan a la perfección, siendo unos maestros del lenguaje del free jazz, de la libertad en toda su expresión. La transformación sonora hace alejar cualquier atisbo de convencionalidad; en manos de ellos son otros los instrumentos, son texturas, timbres, colores que deslumbran por su luminosidad, ¿No es acaso así el nombre del disco? Las armonías se convierten en cascadas de notas profundas y de una claridad que vislumbran, la batería no es una hacedora de ritmos, sino de melodías percusivas que complementan la dialógica entre los integrantes, el contrabajo, las líneas melódicas toman el lugar de la percusión, en momentos extrayendo sonidos dulces para de inmediato volcarse en un caos pleno de gruñidos, efectos y sonidos que obligan a pensar en cualquier otro instrumento, menos en un bajo acústico que gracias a las manos de Guy y al uso de técnicas extendidas. Mientras tanto, en momentos la integración de la marimba a cargo de Hemingway acaricia los armónicos extraídos del instrumentos de cuatro cuerdas. Existe polifonía y densidad ambiental en un trío que ya cumple cuatro años de formación gracias a la idea visión luminosa de Nabatov.

“La improvisación colectiva puede tomar varias formas: abstracta y textural; lineal y polifónico; dinámico y expresivo. Ninguna de estas formas excluye necesariamente a otras, y gran parte de la improvisación colectiva más atractiva y satisfactoria las contendrá todas, a menudo de manera inesperada. Esto es cierto para Luminous, un conjunto de improvisaciones colectivas particularmente gratificante producido por tres de los músicos más consumados y completos de la música improvisada”

Daniel Barbiero-Avant Music News-June 2019*

Clean Feed

Doce temas que integran el disco, oscilando por más de 60 minutos, en un viaje que obliga a escucharlo de nuevo, con riesgo a que el oyente termine extenuado. Demasiada fortaleza, demasiada información en un viaje insólito de ruptura y modernismo, no por algo son también conocedores, hacedores e integradores de la música contemporánea y el jazz más radical. Un respiro no se hace necesario, se da de inmediato la necesidad de escuchar más en este contexto. Entonces…

… llega la recompensa a través de la marca portuguesa Clean Feed que en esta mitad de 2019 invita a la escucha de la nueva grabación de Simon Nabatov bajo el nombre de Simon Nabatov Quintet - Last Minute Theory, que empieza con un tema engañoso Old fashioned, bajo el manto rítmico del swing ¿Huele a convencionalidad? Por supuesto que no, las líneas melódicas y armonías se empiezan a desarrollar a los cuantos minutos en off bajo la misma rítmica pujante, aparecen extraños sonidos que no se alcanza a comprender de donde provienen, entonces se busca quiénes acompañan a Nabatov en este viaje, aparece el nombre del saxofonista Tony Malaby, ¡oh sorpresa! el hiperkinético guitarrista Brandon Seabrook, quien es capaz de extraer sonidos sorprendentes a su guitarra en un contexto normalmente salvaje de punk rock, aquí totalmente contenido. Se descubren de inmediato el nombre de contrabajista Michael Formanek y finalmente el del baterista Gerald Cleaver, todos ellos provenientes del ámbito neoyorkino. Por cierto, no se había olvidado, efectivamente esos sonidos extraños provienen de Seabrook en una de sus primeras incursiones, no podría ser otro.

El segundo tema es de una extraña belleza, donde el saxofón soprano de Malaby sirve de guía para lucir la composición y dirección de Nabatov. Existe mucho de escritura en esta grabación y quietud desacostumbrada en este joven-viejo, gordo y maravilloso pianista.

"El formato de quinteto es el favorito para el pianista Simon Nabatov. Después de (los discos) Master y Margarita, Roundup and Readings con músicos estadounidenses y europeos, aquí hay uno nuevo con los mejores músicos de Nueva York Tony Malaby, Brandon Seabrook, Michael Formanek y Gerald Cleaver. Un par de minutos después de presionar Reproducir para escuchar esta Teoría de los últimos minutos, descubres que este no es solo un quinteto más, sino un nuevo paso en la evolución de un concepto musical que cruza una comprensión muy particular de lo que significa tocar música de fuego con motivos y estructuras de música clásica. En este disco, sientes la energía de la Gran Manzana actual, pero también el alma vieja de Rusia, ya sea en los momentos en que la música se vuelve épica y espiritual o en aquellos en los que los matices, la sutileza y los detalles son el foco principal, a veces pasando de uno de estos enfoques al otro en solo unos segundos. Nunca sabes qué esperar, solo que te sorprenderán, engañarán y desafiarán, todos esos sentimientos positivos que te mantienen alerta y vivo ...”

A partir de ahí en minutos discurren los demás temas sin poder darse cuenta conscientemente, con una fluidez impresionante. Esta música abstrae, concluyendo que es un disco hermosamente poético, con aristas de enorme lirismo, la estructura no se escapa de la improvisación, es una dialógica constante entre dos lenguajes que se complementan en un acto creativo circular. Existe calma y fiereza controlada, elegancia e introspección. Simon ha dado un paso más allá de sus fronteras, ha realizado una grabación preciosamente contenida y equilibrada, dejando la idea que ha escogido especialmente a estos músicos para ser vehículo de su concepto musical. ¡Bienvenido Simon Nabatov! ¡La inmensa minoría lo agradecemos!

La historia continuará…

o… la Dialógica de Simon Nabatov

Varias decisiones y reflexiones en esta tarde de lunes lluvioso que invita a la disección introspectiva en el proceso elaborativo para el Coraje Creativo y la próxima entrega, sin embargo, el enfado llega de inmediato, seis discos elaborados en las décadas de los 90 y 2000, todo ellos italianos, enmarcados en la necedad de repetir los esquemas tradicionales de un lenguaje del jazz creado entre los años 40 a los 60 del siglo pasado; lo más atrevido, una saxofonista que emula a John Coltrane, surge la pregunta: ¿Para qué carajos escuchar a alguien que copia y no desarrolla una propuesta nueva?

Si lo han pensado hasta este momento estimados lectores, han acertado; un click y han sido borrados del ordenador, el Coraje Creativo no desea músicos que copian, que no aportan. Se recuerda de inmediato esa propuesta insana-aberrante que va en contra del espíritu del jazz, la escuela de Joan Chamorro en España, que en un ardid no se sabe con qué intenciones, aunque se intuye; la comercialización y malformación de un grupo de chiquillos y chiquillas que los ha llevado a repetir hasta el cansancio productos de museo de la música que nos ocupa, preparándolos para ser habilidosos instrumentalmente, pero no el planteamiento de nuevos postulados. La tradición ha sido corrompida una vez más, así lograr productos vendibles, comestibles, insulsos y fácilmente digeribles para un consumidor nada exigente. Nuevamente un acto de recreación del pasado. El pensamiento de Chamorro ya dio frutos en el negocio del entretenimiento fácil, la internacionalización de Andrea Motis, que inclusive fue criticada en los estertores de Cuadernos de Jazz, haciendo patente la falta de credibilidad de las propuestas realizadas por adolescentes, casos como este son demasiados. Motis y sus compañeritas son un ejemplo espantoso de clonación de cantantes pioneros en el jazz y la bossa nova.

Luminosidad acústica

El oasis llega de inmediato con una triada perfecta, el pianista ruso - estadounidense Simon Nabatov, el baterista norteamericano Gerry Hemingway y el contrabajista inglés Barru Guy, todos ellos conceptualistas, compositores vanguardistas y ejecutantes todo terreno. La grabación Simon Nabatov, Barry Guy, Gerry Hemingway - Luminous (NobusinessRecords, 2018), entonces empieza a desatrofiarse el cerebro, las neuronas, la plasticidad y la red neuronal comienzan a trabajar, a acercarse al conocimiento y gozo sensorial de una propuesta radical, el caos es el sino. Escuchar a tres improvisadores de alto calibre implica acceder a un mundo de sorpresas, la experimentación sonora en cada instrumento lleva a caminos abiertos, no existe linealidad en la música creada por éste dream team. No existe competencia, sino una comunicación inaudita de tres músicos que se integran, que interaccionan a la perfección, siendo unos maestros del lenguaje del free jazz, de la libertad en toda su expresión. La transformación sonora hace alejar cualquier atisbo de convencionalidad; en manos de ellos son otros los instrumentos, son texturas, timbres, colores que deslumbran por su luminosidad, ¿No es acaso así el nombre del disco? Las armonías se convierten en cascadas de notas profundas y de una claridad que vislumbran, la batería no es una hacedora de ritmos, sino de melodías percusivas que complementan la dialógica entre los integrantes, el contrabajo, las líneas melódicas toman el lugar de la percusión, en momentos extrayendo sonidos dulces para de inmediato volcarse en un caos pleno de gruñidos, efectos y sonidos que obligan a pensar en cualquier otro instrumento, menos en un bajo acústico que gracias a las manos de Guy y al uso de técnicas extendidas. Mientras tanto, en momentos la integración de la marimba a cargo de Hemingway acaricia los armónicos extraídos del instrumentos de cuatro cuerdas. Existe polifonía y densidad ambiental en un trío que ya cumple cuatro años de formación gracias a la idea visión luminosa de Nabatov.

“La improvisación colectiva puede tomar varias formas: abstracta y textural; lineal y polifónico; dinámico y expresivo. Ninguna de estas formas excluye necesariamente a otras, y gran parte de la improvisación colectiva más atractiva y satisfactoria las contendrá todas, a menudo de manera inesperada. Esto es cierto para Luminous, un conjunto de improvisaciones colectivas particularmente gratificante producido por tres de los músicos más consumados y completos de la música improvisada”

Daniel Barbiero-Avant Music News-June 2019*

Clean Feed

Doce temas que integran el disco, oscilando por más de 60 minutos, en un viaje que obliga a escucharlo de nuevo, con riesgo a que el oyente termine extenuado. Demasiada fortaleza, demasiada información en un viaje insólito de ruptura y modernismo, no por algo son también conocedores, hacedores e integradores de la música contemporánea y el jazz más radical. Un respiro no se hace necesario, se da de inmediato la necesidad de escuchar más en este contexto. Entonces…

… llega la recompensa a través de la marca portuguesa Clean Feed que en esta mitad de 2019 invita a la escucha de la nueva grabación de Simon Nabatov bajo el nombre de Simon Nabatov Quintet - Last Minute Theory, que empieza con un tema engañoso Old fashioned, bajo el manto rítmico del swing ¿Huele a convencionalidad? Por supuesto que no, las líneas melódicas y armonías se empiezan a desarrollar a los cuantos minutos en off bajo la misma rítmica pujante, aparecen extraños sonidos que no se alcanza a comprender de donde provienen, entonces se busca quiénes acompañan a Nabatov en este viaje, aparece el nombre del saxofonista Tony Malaby, ¡oh sorpresa! el hiperkinético guitarrista Brandon Seabrook, quien es capaz de extraer sonidos sorprendentes a su guitarra en un contexto normalmente salvaje de punk rock, aquí totalmente contenido. Se descubren de inmediato el nombre de contrabajista Michael Formanek y finalmente el del baterista Gerald Cleaver, todos ellos provenientes del ámbito neoyorkino. Por cierto, no se había olvidado, efectivamente esos sonidos extraños provienen de Seabrook en una de sus primeras incursiones, no podría ser otro.

El segundo tema es de una extraña belleza, donde el saxofón soprano de Malaby sirve de guía para lucir la composición y dirección de Nabatov. Existe mucho de escritura en esta grabación y quietud desacostumbrada en este joven-viejo, gordo y maravilloso pianista.

"El formato de quinteto es el favorito para el pianista Simon Nabatov. Después de (los discos) Master y Margarita, Roundup and Readings con músicos estadounidenses y europeos, aquí hay uno nuevo con los mejores músicos de Nueva York Tony Malaby, Brandon Seabrook, Michael Formanek y Gerald Cleaver. Un par de minutos después de presionar Reproducir para escuchar esta Teoría de los últimos minutos, descubres que este no es solo un quinteto más, sino un nuevo paso en la evolución de un concepto musical que cruza una comprensión muy particular de lo que significa tocar música de fuego con motivos y estructuras de música clásica. En este disco, sientes la energía de la Gran Manzana actual, pero también el alma vieja de Rusia, ya sea en los momentos en que la música se vuelve épica y espiritual o en aquellos en los que los matices, la sutileza y los detalles son el foco principal, a veces pasando de uno de estos enfoques al otro en solo unos segundos. Nunca sabes qué esperar, solo que te sorprenderán, engañarán y desafiarán, todos esos sentimientos positivos que te mantienen alerta y vivo ...”

A partir de ahí en minutos discurren los demás temas sin poder darse cuenta conscientemente, con una fluidez impresionante. Esta música abstrae, concluyendo que es un disco hermosamente poético, con aristas de enorme lirismo, la estructura no se escapa de la improvisación, es una dialógica constante entre dos lenguajes que se complementan en un acto creativo circular. Existe calma y fiereza controlada, elegancia e introspección. Simon ha dado un paso más allá de sus fronteras, ha realizado una grabación preciosamente contenida y equilibrada, dejando la idea que ha escogido especialmente a estos músicos para ser vehículo de su concepto musical. ¡Bienvenido Simon Nabatov! ¡La inmensa minoría lo agradecemos!

La historia continuará…

Local

TAR ofrece su 1er vuelo internacional

Iniciará a partir de abril con seis vuelos semanales a Estados Unidos, informó su director

Local

Respaldarán propuesta de geoparque

Alcaldesa dice que abonaría para el desarrollo turístico de la zona

Local

Turistas gastan $1,730 por día en Querétaro

El 60% de quienes visitaron la entidad regresaron nuevamente y el 48% calificó como excelente el destino

Futbol

Vetan el Estadio Jalisco por grito homofóbico

La afición rojinegra le gritó al portero del Puebla en un par de ocasiones

Sociedad

El 2019 rompe récord en homicidios dolosos con más de 34 mil registrados

La cifra representa un aumento del 2.48 % con respecto a los homicidios dolosos registrados en 2018

Sociedad

Fueron 402 hondureños los detenidos por la Guardia Nacional: INM

Los migrantes fueron trasladados a las instalaciones del INM para proporcionarles alojamiento

Policiaca

Derrumbe bloqueó carretera 120

El derrumbe ocurrió a la altura de la comunidad de La Sierrita, Landa de Matamoros

Gossip

[Video] Así se prepara J.Lo para el show de medio tiempo del Super Bowl LIV

La cantante compartió a sus seguidores un vistazo de los ensayos

Futbol

¡"Chicharito" será presentado el jueves con el Galaxy!

La era de Javier Hernández con el Galaxy está por iniciar