/ viernes 25 de diciembre de 2020

La depresión entre los deportistas sale de entre las sombras

París, Francia | AFP.- Tema tabú durante mucho tiempo entre los deportistas, la depresión sale poco a poco de entre las sombras. Cada vez son más los que dicen que se sienten mal, signo también de una mejor gestión de los problemas psicológicos, algo necesario para pasar por un covid que no parece que vaya a irse a corto plazo.

La nadadora francesa Béryl Gastaldello, de 25 años, entró en una depresión severa en 2018. "Caí muy, muy bajo. Ya no tenía ningún control sobre mi cuerpo. Me recetaron medicamentos", confió hace unos meses.

Este testimonio de una deportista en mitad de su carrera, con opciones de participar en los JO de Tokio, sigue siendo bastante raro.

El tenista australiano Nick Kyrgios, de 25 años, desveló recientemente su "situación triste y solitaria" mientras luchaba contra la depresión provocada por el ritmo arrollador del circuito ATP. El basquetbolista estadounidense Kevin Love también hizo pública su ansiedad y su depresión.

Pero la mayoría de las veces es una vez retirados cuando los deportistas cuentan su caída, como el multimedallista olímpico Michael Phelps.

"Se han abierto mucho, los deportistas aceptan hablar un poco más de lo que sienten, son humanos, no robots", explica a la AFP Cécilia Delage, psicóloga del deporte, que sigue a futbolistas del Lens pero también a saltadores y esquiadores.

"El deporte de élite no rima especialmente con la salud mental", recuerda Makis Chamalidis, también psicólogo del deporte. "Sintiéndose en una misión", pueden estar "en los extremos" y pasan de la "omnipotencia" de ganar al "'soy pésimo'" del fracaso, explica.

El final de una carrera o una lesión que dura mucho tiempo pueden ser también momentos difíciles.

En el INSEP, un instituto francés del deporte y el rendimiento, donde crecen los campeones en potencia, el equipo de psicólogos ha aumentado en los últimos años.

"Cada vez tenemos más solicitudes de apoyo de los deportistas con una doble dimensión: psicológica y ayuda al rendimiento", explica Anaëlle Malberbe, uno de las cinco psicólogos. "Los entrenadores son más abiertos con este tema", señala.

"El freno es: 'eres un deportista de alto nivel, no tienes derecho a fallar'. Eso es falso", describe. El rugbier neozelandés John Kirwan, que sufrió depresión, tituló así su libro: "Los All Blacks no lloran".

Trastornos de ansiedad, episodios depresivos, problemas de comportamiento alimentario, adicciones... "el deportista puede encontrarse con los mismos problemas que todo el mundo", explica Malherbe.

Dentro de la población, una persona de cada cinco sufre o sufrirá una depresión a lo largo de su vida.

Desde 2006, los deportistas de élite hacen una entrevista psicológica por año, dos en caso de ser menores, como parte de su seguimiento médico.

- Riesgo de exceso de entrenamiento -

¿Existen deportes que sean más duros psicológicamente?

"Hay deportes donde existe una fuerte carga de entrenamiento, como la natación, la gimnasia, el tenis de mesa", explica Malherbe, con un riesgo de "sobreentrenamiento", la variante del 'burn out' o desgaste profesional entre los deportistas.

"No es lo mismo golpear un balón que contar las baldosas cuando nadas 15 km por día", profundiza Chamalidis, evocando la "soledad" de los "deportes de repetición".

El nadador francés Yannick Agnel, víctima de un 'burn out', dijo el año pasado que lamentó no beneficiarse de un apoyo psicológico suficiente.

"En el fútbol, hay muchos jugadores y pocas plazas, nos encontramos jóvenes que invierten demasiado en su práctica y no lo consiguen", detalla también Delage.

Un punto positivo, dice ella, es el hecho de que ahora los psicólogos deportivos estén "identificados como una necesidad e integrados en los 'staff'", lo que permite la prevención.

Chamalidis también menciona la ajetreada vida de los entrenadores, "que viajan mucho, lejos de sus familias, exprimidos como limones (...)" teniendo como consecuencia "una vida personal no siempre muy equilibrada".

Con la crisis del covid-19, los deportistas profesionales se han visto a prueba. Desde fines de noviembre, Malherbe observa "más problemas depresivos menores" entre los deportistas, al igual que el resto de la población por culpa de competiciones con periodicidad irregular, un "vínculo social limitado" y quizá también familiares afectados por el virus.

dec/ng/ole/gh

© Agence France-Presse

París, Francia | AFP.- Tema tabú durante mucho tiempo entre los deportistas, la depresión sale poco a poco de entre las sombras. Cada vez son más los que dicen que se sienten mal, signo también de una mejor gestión de los problemas psicológicos, algo necesario para pasar por un covid que no parece que vaya a irse a corto plazo.

La nadadora francesa Béryl Gastaldello, de 25 años, entró en una depresión severa en 2018. "Caí muy, muy bajo. Ya no tenía ningún control sobre mi cuerpo. Me recetaron medicamentos", confió hace unos meses.

Este testimonio de una deportista en mitad de su carrera, con opciones de participar en los JO de Tokio, sigue siendo bastante raro.

El tenista australiano Nick Kyrgios, de 25 años, desveló recientemente su "situación triste y solitaria" mientras luchaba contra la depresión provocada por el ritmo arrollador del circuito ATP. El basquetbolista estadounidense Kevin Love también hizo pública su ansiedad y su depresión.

Pero la mayoría de las veces es una vez retirados cuando los deportistas cuentan su caída, como el multimedallista olímpico Michael Phelps.

"Se han abierto mucho, los deportistas aceptan hablar un poco más de lo que sienten, son humanos, no robots", explica a la AFP Cécilia Delage, psicóloga del deporte, que sigue a futbolistas del Lens pero también a saltadores y esquiadores.

"El deporte de élite no rima especialmente con la salud mental", recuerda Makis Chamalidis, también psicólogo del deporte. "Sintiéndose en una misión", pueden estar "en los extremos" y pasan de la "omnipotencia" de ganar al "'soy pésimo'" del fracaso, explica.

El final de una carrera o una lesión que dura mucho tiempo pueden ser también momentos difíciles.

En el INSEP, un instituto francés del deporte y el rendimiento, donde crecen los campeones en potencia, el equipo de psicólogos ha aumentado en los últimos años.

"Cada vez tenemos más solicitudes de apoyo de los deportistas con una doble dimensión: psicológica y ayuda al rendimiento", explica Anaëlle Malberbe, uno de las cinco psicólogos. "Los entrenadores son más abiertos con este tema", señala.

"El freno es: 'eres un deportista de alto nivel, no tienes derecho a fallar'. Eso es falso", describe. El rugbier neozelandés John Kirwan, que sufrió depresión, tituló así su libro: "Los All Blacks no lloran".

Trastornos de ansiedad, episodios depresivos, problemas de comportamiento alimentario, adicciones... "el deportista puede encontrarse con los mismos problemas que todo el mundo", explica Malherbe.

Dentro de la población, una persona de cada cinco sufre o sufrirá una depresión a lo largo de su vida.

Desde 2006, los deportistas de élite hacen una entrevista psicológica por año, dos en caso de ser menores, como parte de su seguimiento médico.

- Riesgo de exceso de entrenamiento -

¿Existen deportes que sean más duros psicológicamente?

"Hay deportes donde existe una fuerte carga de entrenamiento, como la natación, la gimnasia, el tenis de mesa", explica Malherbe, con un riesgo de "sobreentrenamiento", la variante del 'burn out' o desgaste profesional entre los deportistas.

"No es lo mismo golpear un balón que contar las baldosas cuando nadas 15 km por día", profundiza Chamalidis, evocando la "soledad" de los "deportes de repetición".

El nadador francés Yannick Agnel, víctima de un 'burn out', dijo el año pasado que lamentó no beneficiarse de un apoyo psicológico suficiente.

"En el fútbol, hay muchos jugadores y pocas plazas, nos encontramos jóvenes que invierten demasiado en su práctica y no lo consiguen", detalla también Delage.

Un punto positivo, dice ella, es el hecho de que ahora los psicólogos deportivos estén "identificados como una necesidad e integrados en los 'staff'", lo que permite la prevención.

Chamalidis también menciona la ajetreada vida de los entrenadores, "que viajan mucho, lejos de sus familias, exprimidos como limones (...)" teniendo como consecuencia "una vida personal no siempre muy equilibrada".

Con la crisis del covid-19, los deportistas profesionales se han visto a prueba. Desde fines de noviembre, Malherbe observa "más problemas depresivos menores" entre los deportistas, al igual que el resto de la población por culpa de competiciones con periodicidad irregular, un "vínculo social limitado" y quizá también familiares afectados por el virus.

dec/ng/ole/gh

© Agence France-Presse

Local

Identifican a persona asesinada en una mueblería

Provenía de Tamaulipas y no tenía actividades en el estado, aseveró el fiscal general del estado, Alejandro Echeverría Cornejo

Policiaca

Ejecutado a balazos en La Estancia

El incidente ocurrió a un costado de la escuela primaria de este fraccionamiento

Sociedad

Hay pocas reacciones a la vacuna contra Covid-19, asegura la Ssa

Al cierre de octubre, 31 mil 095 personas presentaron malestares, lo que representa 0.04 por ciento de las 81.8 millones dosis aplicadas

Finanzas

Deciden hoy cambio en Banxico

La candidata para gobernar el Banxico dijo que habrá estabilidad de precios

Mundo

EU, con pruebas de posible ataque ruso

Blinken amenaza a Moscú con sanciones más fuertes que en el pasado no usaron

Finanzas

Filial Pemex compite con 847 permisos

Hasta septiembre pasado había 541 permisos vigentes para comercializar petrolíferos y petroquímicos en el país

Política

AMLO acepta que la paz puede tardar, tras tres años gobernando

El Presidente aseguró que durante su mandato se ha logrado reducir el huachicol en 95 por ciento

Literatura

Cuauhtémoc Cárdenas crítica estrategias del actual gobierno durante la FIL

El excandidato presidencial reapareció en la feria participar en el panel denominado “En defensa de una democracia igualitaria frente a las alternativas autoritarias”