/ lunes 21 de octubre de 2019

Las cuatro tormentas de Saturno que perturbaron al planeta

Acabaron interaccionando entre ellas hasta provocar "una gran perturbación en toda la banda que cubre el planeta justo por debajo del polo

En marzo de 2018, un astrónomo aficionado captó una gran mancha blanca y brillante cerca del polo norte de Saturno. Dos meses después aparecieron una segunda, una tercera y una cuarta, lo nunca visto. Ahora, un estudio ha revelado que fueron cuatro tormentas aisladas que acabaron afectando a todo el planeta.

El trabajo, publicado en Nature Astronomy, es resultado de una investigación internacional liderada por el catedrático de Física de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Agustín Sánchez Lavega, y en la que han colaborado investigadores del Grupo de Ciencias Planetarias de la misma universidad y científicos de la NASA, de la Universidad de Berkeley (California) y de la Sociedad Astronómica de Francia, entre otras.

En Saturno, que es un planeta gaseoso diez veces más grande que la Tierra, hay dos tipos de tormentas: las pequeñas, que surgen de vez en cuando, y las grandes manchas blancas, que son unas tormentas gigantescas que solo se han visto en unas cinco o seis ocasiones en los más de cien años de observación de Saturno.

Pero en 2018, entre marzo y septiembre, el planeta albergó un fenómeno que nunca se había visto antes: una sucesión de tormentas secuenciales que se iniciaron de manera inesperada, como focos aislados que arrancaron en distintas latitudes del planeta y en momentos distintos.

En esos meses, las manchas se desplazaron a distintas velocidades arrastradas por los vientos atmosféricos de Saturno, y mientras que la primera tormenta -la situada más al sur- se movía a unos 220 kilómetros por hora hacia el este, la más norteña se dirigía al oeste a 20 kilómetros por hora.

Al moverse a distintas velocidades, las cuatro tormentas acabaron interaccionando entre ellas hasta provocar "una gran perturbación en toda la banda que cubre el planeta justo por debajo del polo", explica Sánchez-Lavega.

Al final, la sucesión de las cuatro tormentas -la primera con una extensión equivalente a los Estados Unidos, unos 4.000 kilómetros- dejó una perturbación conjunta tan grande que ha dado la vuelta al planeta, "algo que una mancha blanca hace por sí sola y que en esta ocasión lo han logrado entre cuatro", detalla el físico.

Las tormentas de Saturno, las pequeñas, las intermedias y las manchas blancas, tienen algo en común: son de convección de vapor de agua, y son muy parecidas a las de la Tierra.

Esos eventos se originan en las profundidades de Saturno, "a unos 200 kilómetros por debajo de las nubes superiores se observan desde la Tierra, hay vapor de agua. Cuando se concentra y se condensa, libera mucho calor, en un proceso similar al de una tormenta de verano. Entonces, el aire poco denso sube vigorosamente y llega a las nubes superiores, que es donde se manifiestan las tormentas y la gran mancha blanca", explica el catedrático vasco.

El proceso, que se parece bastante a una gota fría del Mediterráneo, termina generando una tormenta convectiva, algo muy interesante de observar porque "este tipo de fenómenos ocurren también en la Tierra pero en un ambiente distinto".

"Somos un poco como el Meteosat de otros planetas", bromea el catedrático, porque "estudiamos fenómenos meteorológicos muy semejantes a los de la Tierra pero en otros planetas. Estudiar sus atmósferas es como tener laboratorios naturales que son sumamente interesantes para aprender qué mecanismos están detrás de estos eventos y mejorar las predicciones futuras", destaca Sánchez-Lavega.

Además, el trabajo es un gran ejemplo de "ciencia ciudadana", ya que los investigadores pudieron analizar este fenómeno gracias a las imágenes que los aficionados de todo el mundo captaron con sus telescopios, "algunas de ellas excepcionales", subraya.

Esas imágenes, combinadas con las del telescopio espacial Hubble, las enviadas por la sonda Cassini de la NASA y la cámara PlanetCam del Observatorio de Calar Alto (Almería) han permitido llevar a cabo las observaciones necesarias para esta investigación.

En marzo de 2018, un astrónomo aficionado captó una gran mancha blanca y brillante cerca del polo norte de Saturno. Dos meses después aparecieron una segunda, una tercera y una cuarta, lo nunca visto. Ahora, un estudio ha revelado que fueron cuatro tormentas aisladas que acabaron afectando a todo el planeta.

El trabajo, publicado en Nature Astronomy, es resultado de una investigación internacional liderada por el catedrático de Física de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), Agustín Sánchez Lavega, y en la que han colaborado investigadores del Grupo de Ciencias Planetarias de la misma universidad y científicos de la NASA, de la Universidad de Berkeley (California) y de la Sociedad Astronómica de Francia, entre otras.

En Saturno, que es un planeta gaseoso diez veces más grande que la Tierra, hay dos tipos de tormentas: las pequeñas, que surgen de vez en cuando, y las grandes manchas blancas, que son unas tormentas gigantescas que solo se han visto en unas cinco o seis ocasiones en los más de cien años de observación de Saturno.

Pero en 2018, entre marzo y septiembre, el planeta albergó un fenómeno que nunca se había visto antes: una sucesión de tormentas secuenciales que se iniciaron de manera inesperada, como focos aislados que arrancaron en distintas latitudes del planeta y en momentos distintos.

En esos meses, las manchas se desplazaron a distintas velocidades arrastradas por los vientos atmosféricos de Saturno, y mientras que la primera tormenta -la situada más al sur- se movía a unos 220 kilómetros por hora hacia el este, la más norteña se dirigía al oeste a 20 kilómetros por hora.

Al moverse a distintas velocidades, las cuatro tormentas acabaron interaccionando entre ellas hasta provocar "una gran perturbación en toda la banda que cubre el planeta justo por debajo del polo", explica Sánchez-Lavega.

Al final, la sucesión de las cuatro tormentas -la primera con una extensión equivalente a los Estados Unidos, unos 4.000 kilómetros- dejó una perturbación conjunta tan grande que ha dado la vuelta al planeta, "algo que una mancha blanca hace por sí sola y que en esta ocasión lo han logrado entre cuatro", detalla el físico.

Las tormentas de Saturno, las pequeñas, las intermedias y las manchas blancas, tienen algo en común: son de convección de vapor de agua, y son muy parecidas a las de la Tierra.

Esos eventos se originan en las profundidades de Saturno, "a unos 200 kilómetros por debajo de las nubes superiores se observan desde la Tierra, hay vapor de agua. Cuando se concentra y se condensa, libera mucho calor, en un proceso similar al de una tormenta de verano. Entonces, el aire poco denso sube vigorosamente y llega a las nubes superiores, que es donde se manifiestan las tormentas y la gran mancha blanca", explica el catedrático vasco.

El proceso, que se parece bastante a una gota fría del Mediterráneo, termina generando una tormenta convectiva, algo muy interesante de observar porque "este tipo de fenómenos ocurren también en la Tierra pero en un ambiente distinto".

"Somos un poco como el Meteosat de otros planetas", bromea el catedrático, porque "estudiamos fenómenos meteorológicos muy semejantes a los de la Tierra pero en otros planetas. Estudiar sus atmósferas es como tener laboratorios naturales que son sumamente interesantes para aprender qué mecanismos están detrás de estos eventos y mejorar las predicciones futuras", destaca Sánchez-Lavega.

Además, el trabajo es un gran ejemplo de "ciencia ciudadana", ya que los investigadores pudieron analizar este fenómeno gracias a las imágenes que los aficionados de todo el mundo captaron con sus telescopios, "algunas de ellas excepcionales", subraya.

Esas imágenes, combinadas con las del telescopio espacial Hubble, las enviadas por la sonda Cassini de la NASA y la cámara PlanetCam del Observatorio de Calar Alto (Almería) han permitido llevar a cabo las observaciones necesarias para esta investigación.

Local

Aeropuerto intercontinental de Querétaro retoma el vuelo

A este retorno en el séptimo mes del año se suma la aerolínea United

Local

En áreas de trabajo respetan sana distancia, en eventos sociales no

“La recomendación es las reuniones que se vayan a hacer con un número importante de gente tendrá que hacerse todas las medidas preventivas”

Local

Graduaciones al modo pandemia

Muchos colegios optaron por mandar los certificados vía internet, que solo sirvieron para tomarse la foto del recuerdo

Política

Designan a Óscar Alberto Aparicio como titular del CNAC

El ahora titular del CNAC renunció a su cargo como titular de la Comisión Estatal de Seguridad en Chihuahua en mayo

Ciencia

India defiende sus ensayos clínicos para vacuna vs Covid-19

Prevé lanzar la vacuna que ha generado críticas por los riesgos del proceso, "a más tardar el 15 de agosto"

Finanzas

La crisis va "a cambiar profundamente" la economía mundial: Lagarde

"Va a acelerar las transformaciones y probablemente va a provocar una evolución hacia un modo de vida más sostenible y ecológico", sostuvo

Sociedad

Fallece director del ISSSTE en Torreón por Covid-19

El médico Antonio Dávila había asumido su cargo como director del ISSSTE apenas en abril

República

Guanajuato, primer lugar de policías asesinados en el país: Causa en Común

Celaya es el municipio donde más policías han sido asesinados, con 20 casos