imagotipo

Dialogues on Disability busca la inclusión de estudiantes con discapacidad en la UNAM

  • Redacción El Sol de México
  • en Doble Vía

Estudiantes de diversos rincones del orbe y condiciones físicas se reunieron en el seno del  programa internacional Dialogues on Disability 2017, que se lleva a cabo en la UNAM.

El programa es una iniciativa emprendida por la Universidad de Delhi, en la India, y el King’s College of London, Inglaterra, que busca la inclusión, en el ámbito universitario y laboral, de jóvenes con discapacidad.

La finalidad es vincular a alumnos en esa condición para tejer entre ellos redes de movilidad e intercambio, y que compartan cómo viven la escolarización, los retos a los que se enfrentan día a día, y las políticas que sus instituciones educativas han implementado, explicó Adriana Tovar Rojo, titular de la Unidad de Atención para Personas con Discapacidad (UNAPDI) de la Dirección General de Atención a la Comunidad (DGACO) de la Universidad Nacional.

Hasta hoy un grupo de 30 estudiantes y egresados de instituciones de educación superior provenientes de Brasil, Reino Unido, India, Alemania y México se reúnen en este tercer encuentro, en el que sostienen conversatorios, talleres y diversas actividades lúdicas y culturales.

En el acto de apertura, en la Sala 1 del Consejo Universitario de la Torre de Rectoría, César Iván Astudillo Reyes, secretario de Atención a la Comunidad Universitaria, dijo que uno de los mejores indicadores del grado de desarrollo alcanzado por una sociedad es la capacidad para integrar a personas con diferentes condiciones en términos de igualdad.

Acompañado de Eduardo Guerrero Villegas, director General de Atención a la Comunidad (DGACO), Astudillo dijo que “lo más importante para una universidad como la nuestra es ser ejemplo práctico de la diversidad, la inclusión, tolerancia y humanismo, con respeto a la dignidad y a la integridad de las personas”.
Cinco universitarios, un mundo

Yzma es la integrante más cautivadora de la delegación de la UNAM: es ineludible, recipiendaria de miradas, irrenunciablemente atenta y siempre con buen temperamento: es un perro guía.

Entregada a su profesión, camina segura y hace binomio con su compañera Karla Mariana Escobar Magallanes, pasante de la licenciatura en Desarrollo y Gestión Interculturales de la Facultad de Filosofía y Letras, a quien la retinosis pigmentaria no le impide emprender una vida extraordinaria.

En tanto, Sergio Daniel Rivera Flores hila frase tras frase, acomoda las palabras con dicción, desborda su gusto por la radio; es estudiante del cuarto semestre de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Su padre lo asiste en los manubrios de la silla de ruedas.

“Me gusta la radio y el periodismo de investigación; soy bueno para encontrar fuentes. Tengo parálisis cerebral de nacimiento, con discapacidad motriz, pero me siento afortunado de estar en la UNAM, honrado de pertenecerle, feliz de estudiar”, acotó.

Aldo Alejandro Mejía Cruz cursa el noveno semestre de Derecho en la FES Acatlán. La parálisis cerebral no lo condiciona para estudiar, ser consejero universitario y manejar su propio auto de Azcapotzalco a su plantel.

Y en un emblema de solidaridad, Hugo Samuel Sánchez Reyes, con problemas visuales (egresado de la Facultad de Ingeniería, actualmente cursa un doctorado en la Université de Grenoble Alpes Joseph Fourier, Francia), empuja la silla de ruedas de Fernando Javier Polo, de la Facultad de Psicología; ambos charlan, ríen y recorren Ciudad Universitaria sin límites.